Existe un país llamado Kirguistán

Última actualización: 29/11/23

“Deberían estar agradecidos de haber nacido en un país que la gente puede reconocer, que saben el nombre y hasta les pueden decir algunos personajes famosos. No saben lo frustrante que es que nadie sepa que existe un país llamado Kirguistán. No pido que sepan dónde queda, ni siquiera que me digan cuál es la capital, pero que al menos consideren que forma parte del mapamundi.”

Éstas fueron algunas de las palabras que nos dijo Meerim, la chica que nos alojó en Jalal Abad, mientras comíamos unos ñoquis que le amasamos como si estuviéramos en casa.

“Cuando estaba estudiando en Estados Unidos, en un acto nombraban a todas las nacionalidades de los alumnos de la universidad, y al escuchar la nuestra teníamos que dar un paso hacia delante. El director leía todos los países, y cuando llegó mi turno se frenó, como si no tuviese idea de qué era ese nombre que tenía que leer. “Kirdistan”, dijo. Me agarró tanta bronca que me quedé en mi lugar y pedí que fueran a corregirlo. Nadie sabe pronunciarlo, ni siquiera al verlo escrito.”

Meerim tiene razón. Al verlo escrito en inglés, Kyrgyzstan, puede que parezca impronunciable. En español la cosa se simplifica: Kir-guis-tán. Así de fácil.

«Kirguis” significa literalmente «40 tribus», haciendo referencia a los clanes que se unieron para combatir distintas invasiones. Entonces, Kirguistán se traduce como «tierra de las 40 tribus».

¿Es un país?

Viajar a Kirguistan

Sí, como ya te contamos en “Curso acelerado sobre Kazajistán: lo que la escuela no nos enseñó”, Kirguistán es uno de los 15 nuevos países que se formaron con la caída de la Unión Soviética.

mapa

mapa kirguistan

Kirguistán fue el primero de los “stán” en firmar la independencia, en 1991. Siendo un país que tiene tan sólo 24 años, todavía está aprendiendo a arreglárselas solo.

Viajar a Kirguistan

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Si bien la mayoría de los kirguises están contentos con ser ciudadanos de la República de Kirguistán, la gente que vivió la etapa soviética y la independiente coincide en que cuando eran parte de la URSS, la economía estaba mucho mejor y la corrupción era menor.

Pero si por un lado los mayores se ponen sentimentales recordando los años soviéticos, los rusos buscaron “modernizar” Kirguistán y a los otros pueblos de Asia Central, suprimiendo o controlando las tradiciones, y sobre todo la religión. Pero como todo yin tiene un yang, también hay que reconocer que fueron ellos quienes hicieron enormes mejoras en el sistema de salud, educación, transporte y servicios.

Legado soviético: estatuas de Lenin por todos lados

Legado soviético: estatuas de Lenin por todos lados

Contame… ¿Qué hay en Kirguistán?

Esta pregunta es la que más nos hicieron este último tiempo y la que nosotros mismos le hicimos a Álvaro y Rafa, dos amigos españoles que conocimos en Irán, cuando nos contaron que seguían ruta por Asia Central. Turkmenistán, Tayikistán, Kirguistán, Kazajistán, Uzbekistán… todos estos nombres nos sonaban tan raros como inalcanzables.

Viajar a Kirguistan

Allá por el 2010, en nuestro segundo año de viaje, todavía pensábamos que este tipo de viajes eran utópicos, y que sólo podrían lograrlo aquellos que tenían todo lo que a nosotros nos faltaba. Hoy, cinco años más tarde de aquel encuentro en las calles de Shiraz, somos nosotros mismos quienes vamos convirtiendo las pequeñas porciones de nuestro mapa en historias, paisajes, personas y comidas. Y te lo contamos, para que vos también puedas crear un mundo paralelo cada vez que abras un mapa.

En Kirguistán hay montañas

Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan

En la mayor parte del país no hay instalaciones sanitarias

“Sólo quien tiene que cargar su propia agua sabe el valor de cada gota”

La próxima vez que abras la canilla y salga agua queremos que tomes conciencia de lo afortunado que sos. Si bien en las ciudades tienen este tipo de lujos, en la mayor parte del interior la rutina diaria empieza con uno o varios viajes hasta la fuente de agua más cercana, que puede ser una bomba o un aljibe.

En los pueblos la gente se tiene que acercar hasta uno de éstos para poder llevar agua a su casa.

En los pueblos la gente se tiene que acercar hasta uno de estos para poder llevar agua a su casa

SONY DSC

Por más que algunos tengan aljibe, no siempre sale agua del pozo.

En consecuencia, los baños están afuera de las casas

Tan simple como un pozo y cuatro paredes, que casi siempre son de lona o de madera.

Esto puede ser lo más complicado para un viajero, sobre todo en invierno, cuando la temperatura promedio es de unos -25ºC. Aunque el calor del verano, las moscas y las pilas de excremento ajeno no son una buena combinación. Pero te podemos asegurar que te terminás acostumbrando, el ser humano tiene una capacidad de adaptación increíble.

Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan

Pero que nunca falte el papel…

La primera vez que usamos un baño de este tipo fue en Mongolia, y debemos confesar que se nos complicó bastante, sobre todo cuando uno tiene que pasar más de cinco segundos adentro y ya no puede contener la respiración. Ahora ya directamente nos sorprendemos cuando encontramos finalmente un inodoro (ni hablar un bidet, elemento de ultra lujo que no vemos hace años). Viajar te hace valorar todos esos detalles que estando en casa damos por sentados.

Baño de una escuela cerca de Bishkek

Baño de una escuela cerca de Bishkek

En Kirguistán, hay gente que vive en yurtas

Viajar a Kirguistan

Una parte de la población de Kirguistán sigue siendo nómada. O bueno, en realidad semi-nómada, porque no es que viven en constante movimiento, sino que tienen un lugar donde viven en primavera/verano y otro para otoño/invierno, siempre dependiendo de la disponibilidad de vegetación para alimentar a sus animales.

Otros viven en los típicos bloques de departamentos soviéticos… 

Viajar a Kirguistan

Otros en un cuento de hadas…

Viajar a Kirguistan

Y otros, en carpa

Viajar a Kirguistan

Pero hay algo que tienen en común: la vista desde la ventana

Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan

Ruso vs Kirguís

“Si querés tener una chance con una chica, nunca le hables en kirguís; eso dejalo para hablar con tu abuelo.”

Lo más lógico sería que en Kirguistán fuera el kirguís el idioma de unión nacional, pero la realidad es que ese lugar está en pugna con el ruso.

En el Norte, hablar ruso te hace ver más cool, sofisticado y educado. Cuando nosotros mismos decíamos algunas palabras en kirguís en Bishkek, la gente se nos reía y nos corregían con la misma palabra pero en ruso.

En el Sur, donde la población es más conservadora y arraigada a las tradiciones, ven a los kirguises que prefieren hablar ruso como traidores a la patria. Pero hay una realidad: casi toda la educación es en ruso. Si bien hay escuelas en kirguís, es la minoría la que elige educarse en éstas, ya que es el ruso el que les abrirá muchas más puertas.

En Kirguistán comen mucho pan

Viajar a Kirguistan

El pan es considerado sagrado en Asia Central y forma parte de todas –TODAS– las comidas.

Dato de color: es de mala educación dejar sobre la mesa el pan dado vuelta.

Pero no sólo de pan vive el hombre

Five Fingers

También comen carne, mucha carne…

Samsa

Y samsa, la versión kirguisa de las empanadas, rellenas casi con la misma cantidad de carne de cordero que de grasa

Mantecol

También comen halva, de donde se inspiró la receta de nuestro querido Mantecol

Oromo

Para los vegetarianos, Oromo

Lahman

O los fideos Laghman (aunque la versión china es mucho mejor)

El té siempre presente

A la hora del té, no pueden faltar las boosok, una especie de tortas fritas

Torta de ricota

Y por qué no, una torta de ricota. ¡Qué alegría cuando vimos esto en las panaderías!

En Kirguistán rezan cinco veces al día

Nuestro país, nuestras costumbres. Los rusos se fueron y las tradiciones volvieron a tomar fuerza. En la religión es donde más se nota; de a poco el Islam está volviendo a tener el lugar de privilegio que había perdido.

En todos los pueblos se ven mezquitas nuevas, y los mullahs (personas con amplio conocimiento del islam, generalmente líderes de las mezquitas) vuelven a ser consejeros espirituales abiertamente.

Con tantos años de cepo religioso, los consejos del Corán no se siguen tan estrictamente como en otros países musulmanes; el vodka no falta en ningún negocio, el cerdo si no está claramente distinguible se come igual (parece que nadie sabe de dónde vienen las salchichas y el salame) y nadie se va a asombrar de ver a una chica en pollera y musculosa.

Mercado

En el mercado venden estos relojitos para que sepas a qué hora hay que rezar, ya que va cambiando según el mes del año

Mezquita nueva

Las mezquitas nuevas van apareciendo en todos los rincones del país

Mezquita en Bishkek

Mezquita en construcción en Bishkek

Rezando en el mercado

Rezando en el mercado, siempre en dirección a Mecca

En Kirguistán, los hombres usan gorros…

Para los adultos, usar el Kalpak es todo una cuestión de honor. Si bien la ropa china que está en todos los mercados arrasó con la vestimenta tradicional, el gorrito nunca pasa de moda.
Para ocasiones especiales se usa el kalpak completamente blanco, y es uno de los regalos que no puede faltar en todo casamiento.

Viajar a Kirguistan

Los gorros altos del fondo son los kalpaks

Viajar a Kirguistan

Viajar a Kirguistan

Los nenes también

Los nenes también

Viajar a Kirguistan

¿Cómo la ven como foto de pasaporte?

…y las mujeres, velo

Bueno, no todas, y acá se vuelve a ver la gran diferencia que hay entre el Norte liberal con más influencia rusa y el Sur conservador.

Viajar a Kirguistan

Nenas volviendo de la escuela

En los pueblos, las nenas en edad que los chicos las empiezan a mirar, también se cubren la cabeza

Viajar a Kirguistan

Restaurante

Hay gente que se mueve a caballo

Viajar a Kirguistan

Otros en burro…

Viajar a Kirguistan F

Otros en marshrutka…

Viajar a Kirguistan

Y otros a dedo!

Viajar a Kirguistan

En Kirguistán hay mercados (muchos)

Mercado de Jalal Abad

Mercado de Jalal Abad

Moda musulmana

Moda musulmana

Telas

Telas típicas de Asia Central

Las remeras

Y las remeras, que no salen de fábrica sin alguna inscripción sobre París o palabras mal escritas en inglés

Carnicería en el mercado de Arslanbob

Carnicería en el mercado de Arslanbob

Y también cines 3D
Viajar a Kirguistan

En Kirguistán hay Coca-Cola, claro…

Viajar a Kirguistan

Pero tiene que haber cosas más interesantes para probar…

…pero la bebida más popular es la que se compra suelta en casi todas las esquinas claves del país

Té frío y lácteos son los más buscados. Definitivamente el gusto ácido de las leches fermentadas es un sabor adquirido con el que no pudimos amigarnos. También, si cada vez que las tomamos tuvimos que salir corriendo al baño…

Viajar a Kirguistan

Pero lo que más nos llamó la atención, es que en Kirguistán está el papel higiénico más duro del mundo…

Después de un vaso de leche de vaca fermentada, nada peor que llegar al baño y tener que limpiarte con papel de lija. Y como si el castigo no fuera suficiente, ¡son de doble hoja!

Viajar a Kirguistan 97

Algunos viajeros pasan horas en el mercado buscando un souvenir para llevarse a casa. El mejor recuerdo: un pack de papel higiénico. Diez unidades por menos de un dólar, y vas a tener a toda tu familia sintiéndose en Kirguistán, al menos por un instante.

Especial: entrevista a Alexandra, una kirguisa viviendo en Buenos Aires

¿Qué edad tenías cuándo viniste a Argentina y cómo fue que tu familia eligió venir a tierras tan lejanas y distintas a las de sus orígenes, siendo que podrían haber emigrado a países culturalmente más cercanos?

Yo tenía 11 años cuando llegamos a Argentina con mi familia. La elección del país la verdad es que no tuve mucha participación, pero mis padres lo eligieron principalmente porque Argentina estaba abierta a inmigración y las visas de trabajo las daba prácticamente sin ningún problema, mis padres averiguaron acerca de Argentina, evaluaron las opciones y aca estamos. Creo que era más fácil obtener permanencia y ciudadanía en Argentina que en Rusia, además en 2000 (año que llegamos a Argentina), Rusia no estaba en su mejor momento, era irse de una crisis a otra y con dificultades que esto implica. Creo que no se pusieron a  pensar mucho acerca de lo lejano o lo cercano, mis padres estaban cansados de la situación de aquel momento de Kirguistan y querían irse en búsqueda de un mejor futuro para la familia, así que llegamos acá.

¿Recordás los primeros días en Argentina? ¿Qué fue lo que más te llamó la atención?

Por supuesto que me acuerdo. Lo primero que me acuerdo es que en el aeropuerto (Ezeiza) en migraciones, nos paró un señor (justo nuestro traductor se había ido a llamar taxis o algo asi), y nos agarró la valija más grande y pesada (que eran nuestros libros) y con cara rara nos preguntaba qué era eso (nosotros no entendíamos absolutamente nada, a pesar de que teníamos varios libros y diccionarios, la verdad es que llegamos al país sin saber ni decir “hola que tal”), yo había empezado a estudiar español pero sola y en casa, más que estudiar era leer palabras totalmente nuevas para mi, y volviendo a la historia del señor que con desconfianza tenia nuestra valija, me acerqué y le dije súper fuerte y segura: “LIBROS”… me sonrió y nos dejo ir, esa fue mi primer palabra en la tierra argentina.

Lo que nos llamó la atención a mi familia y a mí, fue el famoso “mate”. Llegamos en Junio a Argentina, y un día fuimos a caminar por una plaza. A pesar de que estaba súper fresco y muy nublado, vimos varias parejitas y gente tomando mate, al nunca ver un mate en nuestra vida, pensábamos que se estaban drogando, asi es… pensábamos que estaban tomando algo raro de una bombilla compartida, (lo relacionamos con el Hookah o algo asi).

 ¿Hablabas castellano antes de venir? Imaginamos que el primer año en la escuela debe haber sido duro. ¿Cómo te trataban tus compañeros? ¿Qué decían cuando les contabas que venías de Kirguistán?

No hablaba absolutamente nada, y a la semana de llegar al país, fui a la escuela. Me manejaba con el ingles básico que saben todos los nenes a nivel “colegio”, La verdad es que muy pocos nenes fueron amistosos, recuerdo un par de chicas que si fueron amigas, me invitaban a sus casas, a sus cumples (a pesar de que yo no hablaba castellano).

La verdad es que a esa edad nadie sabe que es Kirguistan, así que al preguntar mi nacionalidad y decir que soy rusa, decían que era de Rusia.

Si hay algo que todos los viajeros coincidimos, sin importar la nacionalidad, es que extrañamos nuestra comida estando de viaje. ¿Qué es lo que más extrañás de Kirguistán? Al haberte ido tan chica quizás haya cosas que no recuerdes, pero seguramente tu familia sí. ¿Siguen comiendo comida kirguisa/rusa en casa?

Lo que extraño mucho de Kirguistan y acá no se puede conseguir es el famoso pan que se hace en el horno de barro, que se llama “lepeshki” es redondo y finito, pero los costados son más gruesos. En mi familia se cocina bastante de comida de allá, es más, cocinamos más “nuestra” comida que milanesas y guisos, así que mantenemos un poquito nuestras tradiciones culinarias.

Cuando llegué a Argentina tenia 11 años, así que recuerdo absolutamente todo, por suerte tengo memoria muy buena.

¿En qué idioma se habla en tu casa?

En mi casa se habla en ruso, entre nosotros jamás hablamos en castellano, salvo que haya gente argentina entre nosotros, se me hace muy raro hablar con mis padres en castellano, no lo siento natural, pero igual así, hay palabras que reemplazamos por las “castellanas”, la que se me viene a la mente ahora es “el tren”, esa pasó a ser como una palabra rusa entre nosotros.

Así como para vos debe haber sido difícil integrarte en la escuela, para tus padres seguramente lo fue insertarse laboralmente. ¿Cómo fue este proceso?

Obviamente les costó, al no saber hablar absolutamente nada, y al ser más grandes, les costó más adaptarse, pero no quedo otra que salir a buscar trabajo de lo que había. La verdad es que los admiro un montón por la fortaleza que tienen, jamás bajaron los brazos ni pensaron nunca volver, y así llegando al país con poco y nada, pudieron comprar un terreno, y construir una casa sin ayuda de nadie, solamente laburando, en un lugar increíble que es el Sur argentino, son un orgullo para mí y un verdadero ejemplo.

Pasaste más tiempo de tu vida en Argentina que en Kirguistán. Cuando conocés gente nueva, ¿se dan cuenta que sos extranjera? En general, ¿la gente conoce algo de Kirguistán?

La verdad es que es muy variado. Hay gente que se da cuenta en seguida y hay gente que no se da cuenta para nada. Tengo un montón de profesores que me preguntan si tengo descendencia rusa (por el apellido), pero cuando digo que yo soy rusa nacida allá, se sorprenden. Yo digo que el acento por lo general siempre queda, y se me nota a lo largo de una charla, pero si digo un par de palabras como pedir un café en una cafetería, ahí no.

Por lo general, la gente no sabe que es Kirgistán ni donde queda, me preguntan si es uno de esos países que ya no existe, o la típica reacción es: EH??? Muy pocos saben la verdad dónde queda y que es un país de la ex unión soviética, y pocos saben que ser nacido allá, una cosa es  la nacionalidad otra la ciudadanía, me preguntan, si naciste en Kirguistán, ¿por que sos rusa? Sos kirguisa!!

♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

Un par de años atrás, esta parte del mapamundi no era más que un trabalenguas de “stans”. Acordarse cuál era cuál, distinguir sus banderas y recordar sus capitales era una misión casi imposible. Ahora, después de haber estudiado sus rutas para ver cuál nos convenía tomar para viajar a dedo, de tropezar con sus lácteos, de convivir con los kirguises en sus casas, y aprender algo de su idioma, cómo confundirlo. Kirguistán ya no es más el simple nombre de un país, es parte de nuestra historia, esa que se va escribiendo en cada kilómetro.

¿Planeando un viaje por Asia Central? No te pierdas todos los posteos y consejos mochileros de Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán.

Novedades

♦ ¿Querés generar ingresos durante tus viajes para poder recorrer el mundo sin fecha de regreso? Sumate al curso online Cómo financiar un viaje largo.

¡Ya está disponible el libro Eliminando fronteras en todo el mundo! 47.000 kilómetros a dedo para descubrir lo que los medios no nos muestran. A través de este libro te llevaremos de viaje a dedo por Asia de punta a punta, derribando la frontera más peligrosa, la que nosotros mismos creamos. Podés conseguirlo en este link.

♦ Si soñás con irte de viaje, podés leer Un Viaje Interior, nuestro primer libro, con el empujón que te falta para pasar de la motivación a la acción.  Se consigue a través de este link.

♦ ¡Ya inauguramos la nueva tienda viajera online! Ahí encontrarás todos nuestros productos inspirados en viajes. Date una vuelta por este link.

Info importante para tu viaje

🌏 Intercambio de trabajo por alojamiento: si querés quedarte algunas semanas en un mismo lugar, podés ver la posibilidad de hacer intercambio de trabajo por alojamiento. En la plataforma Worldpackers hay muchas propuestas en distintos destinos. Ingresando a este link y colocando el código MARCANDOELPOLO vas a tener USD10 de descuento en la membresía anual.

❤️ Colaborá con Marcando el Polo: si reservás tu alojamiento a través de Booking, Agoda o Hostelworld desde estos o alguno de los links que compartimos, estás dando una mano enorme para que el blog siga funcionando. Desde ya que los precios son los mismos.

⛑️ Viajá asegurado/a: por tu tranquilidad, siempre recomendamos que tengas un seguro de viajes. Para decidirte por cuál, pasá por Lo que tenés que saber antes de contratar un seguro de viaje.

Sobre Jota y Dani

Con 19 y 21 años salimos de Argentina para emprender un viaje que creímos sería de tres meses, pero se convirtió en nuestro estilo de vida. Quince años más tarde, seguimos descubriendo los rincones más remotos del mundo para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

¿Ya leíste los libros de Marcando el Polo?

Un viaje interior

Es la palabra amiga que te falta para pasar de la motivación a la acción, una compañía para cuando estás en ruta, y la oportunidad de tomar el viaje como mucho más que una suma de atractivos, sino como una suma de experiencias que te van a transformar para siempre.

Es un libro que te hará comprender que el viaje más importante de tu vida no empieza en un aeropuerto, sino en tu interior.

Eliminando fronteras

¿Y si lo que nos hicieron creer sobre el mundo es mentira?

Por la necesidad de descubrir lo que los medios prefieren ignorar, recorrimos Asia de punta a punta a dedo, desde Filipinas hasta Turquía.

Nos acusaron de terroristas, pasamos una tarde con presos de una cárcel filipina, varios días en una casa de refugiados iraníes, acampamos enfrente de la mansión del presidente de Tayikistán y rezamos con musulmanes en una mezquita de Malasia.

Fueron 47.000 kilómetros a dedo en 926 vehículos distintos durante tres años, con el objetivo de eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

Cursos online para ayudarte en tu viaje

Cómo financiar un viaje largo

Viajar durante un tiempo largo sin tener muchos ahorros o ser millonario es totalmente posible. Para lograrlo necesitarás generar ingresos en ruta, y que estos superen a tus gastos. Lo más importante es tener constancia, creatividad y aprovechar al máximo tus conocimientos y habilidades.

En este curso te compartiremos los conocimientos adquiridos durante más de diez años de viaje, en los que aprendimos cómo generar ingresos y reducir los gastos para poder hacer que vivir viajando sea sustentable.

GRATISCómo organizar un viaje largo

Organizar un viaje de forma independiente puede sonar abrumador cuando nos encontramos con todos los detalles que hay que tener en cuenta: visas, vacunas, itinerario, horarios de transporte, vuelos, requisitos de entrada a los países, presupuesto, equipamiento y mucho más. Saber por dónde empezar a abarcar todo esto no es fácil.

Por eso, decidimos crear este curso online totalmente gratuito, con todas las herramientas que fuimos conociendo para organizar nuestros recorridos desde que empezamos con esta vida de viaje en 2009.

Paso a paso, vamos a darle forma al viaje que tenés en mente.