Como vimos en Cómo viajar (muy) barato por Japón, una de las claves para que tu billetera no entre en coma o se quiera...