Dicen los que saben que a la suerte hay que acompañarla, y es verdad, no se puede sentar uno esperando algún día ganar...