El ojo turco: significado, usos y creencias

Marcandoelpolo | Destacados | 26 de agosto, 2018 | 0 Comentarios | 1703 Views

No hay viaje por Turquía (y Grecia) que no se encuentre interceptado por la penetrante mirada del ojo turco. Omnipresente y poderoso, es el encargado de espantar las malas energías y de protegernos contra la envidia. Seguramente te compraste más de uno como souvenir, pero… ¿cuáles son los usos y qué significado tiene? Te lo contamos en este posteo.

Ojos turcos en Cappadocia, Turquía

Las cosas por su nombre

Aunque en gran parte del mundo se conozca como “ojo griego” u “ojo turco”, su nombre original es “nazar”. Viene del árabe y significa seguridad y atención, que por supuesto tiene que ver con el uso que le dan.

“Usted está siendo observado”

¿Para qué se usa? 

El nazar es un amuleto que se usa para espantar el mal de ojo y las energías negativas. Constantemente estamos en contacto con la energía de otras personas. A veces es positiva; otras tantas, no. Y consciente o inconscientemente, pueden afectar nuestra existencia.

El ojo, al ser el portal de nuestra alma, refleja directamente nuestras emociones. Para eso, desde la antigüedad se inventaron distintos amuletos para protegernos contra la envidia y los malos deseos. El ojo turco es el elegido de la zona.

Ojo turco protegiendo una calle en Estambul

El mal de ojo: qué es y cómo reconocerlo

Siempre escuchamos hablar del mal de ojo y de que para curarlo, alguien tiene que tener tu nombre completo y pronunciar unas palabras secretas que todo lo curan. Y también es de público conocimiento que esa fórmula mágica puede ser transmitida a otra persona solo el día de Nochebuena. Si se pasa otro día, tanto la persona que lo cuenta como la que lo escucha perderán el “poder” de curarlo.

Lo que no muchos saben es que el mal de ojo puede llegar voluntaria o involuntariamente. Si bien se lo asocia a las personas envidiosas que irradian su energía negativa a través de sus miradas, puede generarse por efecto contrario: si algo o alguien están siendo muy halagados, hay posibilidades que terminen afectados.

En los adultos, el efecto del mal de ojo es más psicológico que físico (ya hablaremos de los bebés más adelante). La paranoia repentina, cambios en el humor, miedo o nerviosismo son algunos de los síntomas. En cuanto a lo físico, el sueño alterado y cansancio extremo son los más comunes.

Ojo turco en una calle cualquiera de Estambul

¿Es griego o turco? 

Como siempre, la historia depende de quién la cuente. Es una tradición que abarca toda la región, por eso es que lo vas a ver en ambos países (y también en Chipre). En realidad es un legado del Imperio Otomano, por eso la confusión que genera.

Tengo un ojo turco… ¿dónde lo pongo? 

El uso del ojo turco va a depender lo que quieras proteger. Muchos lo cuelgan en las entradas de las casas para desviar las malas energías; otros, en sus negocios para cuidar la economía; en aritos o colgantes para desviar las miradas negativas o en donde sientan que es necesario.

Ojo turco protegiendo la entrada de un negocio

Dime de qué color es tu nazar, y te diré cómo te protege

Si bien el más común es el azul, que brinda la protección más sublime, hay de varios colores.

♦ El rojo resguarda y fortalece el amor, la pasión y el deseo.

♦ El amarillo, la vitalidad, fuerza y salud.

♦ El blanco, la luz, purificación y bondad.

♦ El verde, la naturaleza, la esperanza y el desarrollo tanto físico como emocional y espiritual.

El ojo turco y los bebés

Es tradición en Turquía que cuando alguien va a ver a un recién nacido, le lleve un ojo turco para protegerlo. Por lo general se lo colocan en la ropita con un alfiler de gancho, en la cuna o en la habitación para protegerlo del exceso de miradas que recibe durante sus primeros días de vida.

Los bebés y los chicos suelen ser los más vulnerables al mal de ojo ya que no tienen las defensas energéticas necesarias para combatirlo. Por lo tanto, cuando un chico tiene pérdida de apetito, diarrea, vómito continuo, sueño alterado o brotes en la piel, se cree que fue afectado.

Por eso, aunque muchas familias no usen el ojo turco como amuleto en su vida diaria, cuando tienen un hijo lo aceptan “por las dudas”.

Algunas curiosidades

El Islam (así como el cristianismo) prohíbe los amuletos porque cree que Alá los protege de todo mal. Pero, pará… Turquía es un país con mayoría musulmana… ¿cómo puede ser? La realidad es que, si bien el 99% de los turcos son musulmanes, no todos son practicantes ni cumplen con la religión al pie de la letra, por eso es que incorporan el uso de amuletos a su día a día.

♦ Si bien hay de distintos materiales, el preferido es de vidrio, porque cuando se llena de mala energía, se rompe.

♦ Los deportistas que creen en esta tradición se suelen tatuar un ojo turco en su extremidad hábil. Piernas y brazos protegidos por el nazar son comunes en Turquía.

Como toda superstición, por supuesto que depende de las creencias de cada uno. “Yo no creo en las brujas, pero que las hay… las hay”.

“Yo, por las dudas, me tiro a dormir entre los ojos turcos”

Creer o reventar.

¿Planeando un viaje a Turquía? No te pierdas todos los consejos mochileros haciendo click en Viajar a Turquía.
Sobre Jota y Dani
Nosotros

Con 19 y 21 años emprendimos un viaje que creímos sería de tres meses, pero se convirtió en nuestro estilo de vida. Diez años más tarde, seguimos descubriendo los rincones más remotos del mundo para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos. 

Más sobre nosotros
¿Ya leíste el libro de Marcando el Polo?
Libro: Un viaje interior

7 años viajando se hicieron libro…

Inspirados en los mensajes que nos llegan pidiéndonos un empujón para salir de viaje largo, creamos “Un viaje interior”, el libro para pasar de la motivación a la acción.

Leé la intro gratis
¿Te gustó lo que leíste?
¡Sumate a la Comunidad Marcopólica y recibí las novedades en tu mail!

 Email 

TIENDA VIAJERA

Libros
Cuadernos
Mapas
Postales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.