Primeras impresiones de Japón: lo que nos pasa del otro lado del mundo

Última actualización: 30/11/23

¿Cuándo van a dejar de viajar?, nos preguntaron (y nos preguntan) muchas veces. La respuesta es siempre la misma: el día que dejemos de sorprendernos. Es en Japón donde acabamos de cumplir 5 años y medio en ruta. Y es también acá, donde nos sorprendimos como si fuera el primer día. Felicidad viajera absoluta… ¡y esto recién empieza!

Aunque este es nuestro tercer viaje por Asia, nunca habíamos venido a Japón. En parte por miedo al presupuesto, pero también porque merecía dedicarle su tiempo. Habiendo pulido las técnicas para mantenernos viajando, nos convencimos de que por más caro que sea un país, siempre existe la forma de hacerlo mochilero. Es imposible mencionar Japón sin que se acompañe de un “…pero es de carooooo!”. Pero acá estamos, ¡y no te tenemos miedo, Japón!!

Primeras impresiones viajar a Japón - Dotomburi

¡Bienvenidos a Japón!

En este posteo te vamos a compartir todo lo que pasó por nuestras mentes durante los primeros tres días en Japón. No hay una cronología, ya que el orden de los factores no altera el producto. Esto es lo que fuimos anotando mientras caminábamos por Osaka. Cualquier similitud con la ficción es pura coincidencia.

Jota dice sentirse parte de Shenmue. No tengo idea de qué habla. Dice que es un videojuego donde todo es igual a lo que ahora ve, en especial con lo de la gente sacando los juguetes en cápsula de las máquinas. Supongo que en unos días voy a saber de qué se trata. ¿Estamos en Japón? No lo sé. Todo parece parte de un decorado. Estoy esperando a que alguien nos diga que esto es una cámara oculta y que tenemos que volver a realidad en un instante, pero eso no pasa, sino que las cosas suceden. Suceden más que nunca, y a la velocidad de la luz (literalmente).

Primeras impresiones viajar a Japón - lámparas Osaka

«No hay una segunda oportunidad para dar una primera impresión»

Nuestra primera impresión fue muy distinta a otros países de Asia. Estamos en un barrio de Osaka, la tercer ciudad más grande del país, pero nos parece que caimos en una maqueta. Todo es chiquito, todo es «cute». Casi no hay autos, todas bicicletas. Los bares tienen puertas bajitas y adentro están todos apretados. Cualquiera de nosotros se sentiría incómodo sentado tan pegado a un extraño sin dirigirle la palabra. ¿Será que atravesando la puerta existe un mundo paralelo? Puede ser. Espiamos para ver si podemos tener una pista, pero las cortinas nos recuerdan que no deberíamos. Japón es todo lo que esperamos y mucho más, estamos como dos nenes que los dejaron solos toda la noche en una juguetería. Nos olvidamos de dormir, pero ya va a haber tiempo para eso, ahora estamos demasiado ocupados.

SONY DSC

SONY DSC

Vamos al supermercado a comprar la cena. Tenemos hambre, pero no podemos evitar recorrerlo todo. La remera de un nene que camina entre las góndolas dice: «Stand up. Work as hard as possible for the weekend». Lo vemos perderse entre los noodles y seguimos caminando. Sentimos que un alivio inunda nuestro interior: los precios son mucho más baratos de lo que pensamos, y hay muchísima comida lista para llevar. Además, como es tarde, muchas cosas están rebajadas. La fruta no entra en esa categoría, sobre todo la gift fruit (fruta para regalar). Sandías a USD 16, racimo de uvas USD 11, dos mangos USD 56, otro mango a USD 29. Mientras nos entretenemos mirando en detalle al logo de la mayonesa japonesa que tanto veíamos en Australia y Nueva Zelanda (un bebé desnudo con los brazos abiertos), nuestros estómagos nos hacen notar que ya pasaron varias horas del último bocado. Compramos unos fideos udon con tofu y cebolla de verdeo, y unos panes de queso para ir picoteando.

Durante el día, los supermercados son un imán con sus muestras gratis. «¡Síiii, están dando sandía de 16 dólares… ahora o nunca!»

La puerta del supermercado nos recuerda que estamos en Japón

La puerta del supermercado nos recuerda que estamos en Japón

Jota esperando su muestra gratis de cereales con helado y yogurt.

Jota esperando su muestra gratis de cereales con helado y yogur.

Mmmmmmm...

Mmmmmmm…

SONY DSC

Las cajas nos dejan sin palabras: no hay cajón donde la cajera busca el vuelto, sino que sale automáticamente.

Couchsurfing nos sigue abriendo puertas. Esta vez las de la casa de Mizuki y sus hijas, Sarasa (sí, como leyeron) y Koyuki. Como llueve demasiado, proponen hacer algo bajo techo. Aceptamos sin saber dónde iríamos. Estaciona en un shopping. ¿Karaoke?, pregunta Sarasa. No, su mamá tenía un plan mejor: ir a una de las cabinas para sacar fotos que tan a la moda están. Justito lo que habíamos visto anoche, y no podíamos parar de sorprendernos de la seriedad -y la tontera- con la que se lo toman las chicas ya bastante grandecitas. Alquilan disfraces, planchita, buclera y se pasan horas maquillándose y peinándose sólo para algunas fotos, como si fueran vedettes. Nunca hubiéramos pensado que un día después íbamos a estar en la misma situación. Bueno, no nos disfrazamos, ni nos maquillamos, ni nos peinamos… pero hay que confesar que estuvo divertido. Lo más loco es que en la parte de edición, te da para elegir el tamaño de los ojos. Todas sueñan con tener ojos redondos y grandes…

SONY DSC

SONY DSC

Y acá estamos nosotros con Mizuki, Sara y Koyu.

Y acá estamos nosotros con Mizuki, Sara y Koyu.

Producto terminado.

Producto terminado.

No te pierdas el video para trasladarte a Japón…

Caminar por Dotonbori es tener todo lo que uno espera de Japón compactado en unas cuadras. Luces de neón, muñecos gigantes (algunos mecánicos) en la fachada de los negocios, gente, gente, y más gente. Vemos muchas chicas que si no se movieran pensaríamos que son de plástico y otras tantas que parece que tuvieran piel de porcelana, increíblemente lisa y blanca (para entender más del fenómeno de la piel blanca en Asia podés leer «¿Por qué los asiáticos se obsesionan con la piel blanca?«).

Muchos alternativos, en especial en una zona que se llama America-mura, donde hay una reproducción de la estatua de la libertad y negocios vendiendo parafernalia gringa. En uno venden un muñeco de Super-Obama, disfrazado de Superman y con la frase «Yes, we can» y «Hope». Acá es donde se juntan los skaters, punkies, raperos y varios extranjeros siguiendo la onda de las tribus urbanas japonesas. Seguro eran fanas en su país y cumplieron el sueño de venirse a vivir a la tierra prometida. No nos queremos imaginar lo que va a ser Tokyo…

SONY DSC

«The Glico 300-meter man» El enorme cartel luminoso de esta compañía de dulces es el símbolo de Osaka. Lo de «300 meter» viene porque dicen que el caramelo Glico original te da energía suficiente para correr esa distancia

SONY DSC

Y los zapatos. Por un lado están las ojotas tradicionales japonesas, que pesan una tonelada, tienen base de madera y son lo más incómodo que puede existir después de los tacos aguja. Lo más llamativo es que tienen que ser más chicos que tu pie. Y por otro lado, los diseños que sorprenderían hasta a Lady Gaga…

Jota con sus zapatos japoneses. Un poco chicos, ¿no?

Jota con sus zapatos japoneses. Un poco chicos, ¿no?

SONY DSC

SONY DSC

Las medias no se quedan atrás...

Las medias no se quedan atrás…

En Japón no hay casinos (todavía) pero está plagado de locales de «Pachinko & Slot». Ese sí que es un mundo paralelo. Puede estar viniendo el apocalipsis que los que están adentro no se dan cuenta. Es una rara sensación estar cerca de la puerta de uno de estos. Cada vez que se abre sale una ráfaga intensa de ruido, que nos da una cachetada como los pingüinos de Halls. Es como si se por unos segundos se abriera la puerta del infierno y cuando se vuelve a cerrar, agradecés de no estar ahí.

Aprovechamos para entrar, pero al ratito tenemos que salir. El ruido de las monedas cayendo de las máquinas no es como la intro de Money de Pink Floyd, sino una aguda tortura para nuestros oídos. Sumado a la nube de humo y los ceniceros llenos. Suficiente. Vamos a mirarlo desde afuera, y notamos que en la parte de arriba hay un cartel que dice “We are living in a stressful world. We need a break. We need a relaxation. Take a deep breath. Relax and release your mind from this stressful world”. Qué ironía, ¿no?

SONY DSC

Si hay algo que caracteriza a Japón es la comida de plástico. No, no es comida chatarra, sino las muestras de cada plato que tienen en la vidriera de los restaurantes para que la gente sepa lo que le van a servir. La idea nos encanta, se termina el engañado de los menús. Algunas son tan buenas que hasta parecen reales…

Parece real, pero no lo es...

Parece real, pero no lo es…

¡Éstos tampoco!

¡Éstos tampoco!

Y hablando de cosas que caracterizan a Japón, no podemos dejar de nombrar a las ommipresentes, inigualables, todopoderosas… máquinas expendedoras. Están hasta donde menos te lo imagines. Tanto que hasta hay algunas que venden bombachas usadas para los pervertidos, pero esas no las vimos todavía. ¡Cuántas emociones nos esperan!

Otras que también están por todos lados son las máquinas donde ponés una moneda y sale una cápsula con un muñequito. Todavía quedan algunas amarillentas en Argentina, pero el fanatismo por el manga y animé hace que en Japón nenes y adultos las sigan usando para coleccionar los personajes.

SONY DSC

Viajar a Japón: máquina de muñecos

Juguetes en cápsula: tenemos para elegir

Viajar por Asia es muy seguro, eso ya lo sabemos, pero no nos deja de sorprender que lleven las carteras y mochilas abiertas, o la billetera como el chico de esta foto en la calle más transitada de todo Osaka…

SONY DSC

O que como no tienen lugar en las casas, tengan su lavadero en la vereda, y el lavarropas quede ahí las 24 hs, y que nadie se lo lleve. Nos pone triste sorprendernos por estas cosas.

SONY DSC

Y los baños. Ay, los baños. ¿Por dónde empezar? Entrás y se levanta la tapa. Te sentás y la tabla está calentita (además de estar súper limpia). Hacés lo que tengas que hacer. Apretás un botón y desde adentro del inodoro se expande un tubito que te tira agua tibia y te limpia. Otro botón que mágicamente hace que salga aire (también tibio) y te seque. Podés tirar la cadena con otro botón, o sino se va a tirar sola cuando te vas. El agua con la que se llena el tanque cae de una canilla exterior que está arriba de este, con la que te podés lavar las manos y no desperdiciar nada. Ah, me olvidaba, también un mágico botón hace por unos parlantitos salga sonido de agua-llenando-el-tanque, para que no se escuchen esos ruidos incómodos inevitables. Japón, de a poco, por favor!! Que no tenemos tiempo para asimilar todo junto!!!

Curiosidades de Japón

Los baños del futuro

SONY DSC

Ya va a haber un posteo aparte dedicado exclusivamente a los baños, pero esto es muy fuerte y no nos aguantamos, se lo tenemos que contar. En un shopping había un mingitorio con una pantallita arriba. Jota no tenía ganas de hacer pis, pero la curiosidad le ganó. Resulta que es una especie de videojuego, que se activa cuando le «embocás» al blanco, ese puntito que se ve abajo. Si le errás, perdés puntos. Me hace acordar mucho a «si se lo explico con fútbol, lo entiende». Además, te dice los ml de pis que hiciste. ¡Esto es muy fuerte! Hay video confidencial sobre estos hechos, ya se los compartiremos…

SONY DSC

Nunca dejes de viciar: videojuegos mientras hacés pis

El 7 Eleven ya no es tan divertido como en Tailandia o en Taiwán. Los productos no son tan baratos y hay una gran diferencia de precios con los supermercados. Igual nos entretenemos mirando todos los nuevos productos, pero vemos que a muchos les llama más la atención la selección de revistas porno. «Estilosas», diría nuestro último jefe de Australia. Lo curioso es que estén al alcance de cualquiera, sin nada que las cubra. Otras tienen fotos de chicas semi desnudas en la tapa, pero adentro son cómics normales, o eso creemos a simple vista. Lo que confirmamos es la perversión que tienen por todo lo que sea «aniñado».

Japón

Por todos lados…

Lo único que no se cumplió del Japón que esperábamos fueron las sandías cuadradas, que hasta ahora no las encontramos. Pensábamos que era un chiste de los Simpsons, ¡pero existen! Invento italiano… ¿quién lo diría?
(Un poco más viajando por Japón y… ¿Pasó en Los Simpsons? ¡Nos pasó en Japón!)

Estas fueron sólo algunas de las primeras impresiones de este país que tan emocionados nos tiene. Pensamos quedarnos tres meses, así que de a poco estas sensaciones que tanto nos llaman la atención van a empezar a formar parte de nuestra cotideaneidad. Por ahora seguimos sorprendiéndonos por miles de situaciones, como la cantidad de ancianos que hay, la cordialidad excesiva en los negocios, el silencio hasta en las zonas más transitadas o todas las palabras derivadas del inglés pero que se pronuncian con acento japonés, como hitch-hiku, hotelu o vegetalian. 

Como dijimos, cuando este mundo ya no nos sorprenda, entonces dejaremos de viajar. Japón nos vuelve a confirmar que para eso, todavía parece faltar mucho tiempo.

SONY DSC

¿Planeando un viaje a Japón? No te pierdas todos las entradas y consejos mochileros haciendo click en Viajar a Japón.

Decime Luca, ¿quién está al derecho? ¿quién está dado vuelta? Los murciélagos lucen mejor, cuando la noche es rara. A los murciélagos no les importa, ¡Batman! Revés al panza tu viendo…

Novedades

♦ ¿Querés generar ingresos durante tus viajes para poder recorrer el mundo sin fecha de regreso? Sumate al curso online Cómo financiar un viaje largo.

¡Ya está disponible el libro Eliminando fronteras en todo el mundo! 47.000 kilómetros a dedo para descubrir lo que los medios no nos muestran. A través de este libro te llevaremos de viaje a dedo por Asia de punta a punta, derribando la frontera más peligrosa, la que nosotros mismos creamos. Podés conseguirlo en este link.

♦ Si soñás con irte de viaje, podés leer Un Viaje Interior, nuestro primer libro, con el empujón que te falta para pasar de la motivación a la acción.  Se consigue a través de este link.

♦ ¡Ya inauguramos la nueva tienda viajera online! Ahí encontrarás todos nuestros productos inspirados en viajes. Date una vuelta por este link.

Info importante para tu viaje

🌏 Intercambio de trabajo por alojamiento: si querés quedarte algunas semanas en un mismo lugar, podés ver la posibilidad de hacer intercambio de trabajo por alojamiento. En la plataforma Worldpackers hay muchas propuestas en distintos destinos. Ingresando a este link y colocando el código MARCANDOELPOLO vas a tener USD10 de descuento en la membresía anual.

❤️ Colaborá con Marcando el Polo: si reservás tu alojamiento a través de Booking, Agoda o Hostelworld desde estos o alguno de los links que compartimos, estás dando una mano enorme para que el blog siga funcionando. Desde ya que los precios son los mismos.

⛑️ Viajá asegurado/a: por tu tranquilidad, siempre recomendamos que tengas un seguro de viajes. Para decidirte por cuál, pasá por Lo que tenés que saber antes de contratar un seguro de viaje.

Sobre Jota y Dani

Con 19 y 21 años salimos de Argentina para emprender un viaje que creímos sería de tres meses, pero se convirtió en nuestro estilo de vida. Quince años más tarde, seguimos descubriendo los rincones más remotos del mundo para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

¿Ya leíste los libros de Marcando el Polo?

Un viaje interior

Es la palabra amiga que te falta para pasar de la motivación a la acción, una compañía para cuando estás en ruta, y la oportunidad de tomar el viaje como mucho más que una suma de atractivos, sino como una suma de experiencias que te van a transformar para siempre.

Es un libro que te hará comprender que el viaje más importante de tu vida no empieza en un aeropuerto, sino en tu interior.

Eliminando fronteras

¿Y si lo que nos hicieron creer sobre el mundo es mentira?

Por la necesidad de descubrir lo que los medios prefieren ignorar, recorrimos Asia de punta a punta a dedo, desde Filipinas hasta Turquía.

Nos acusaron de terroristas, pasamos una tarde con presos de una cárcel filipina, varios días en una casa de refugiados iraníes, acampamos enfrente de la mansión del presidente de Tayikistán y rezamos con musulmanes en una mezquita de Malasia.

Fueron 47.000 kilómetros a dedo en 926 vehículos distintos durante tres años, con el objetivo de eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

Cursos online para ayudarte en tu viaje

Cómo financiar un viaje largo

Viajar durante un tiempo largo sin tener muchos ahorros o ser millonario es totalmente posible. Para lograrlo necesitarás generar ingresos en ruta, y que estos superen a tus gastos. Lo más importante es tener constancia, creatividad y aprovechar al máximo tus conocimientos y habilidades.

En este curso te compartiremos los conocimientos adquiridos durante más de diez años de viaje, en los que aprendimos cómo generar ingresos y reducir los gastos para poder hacer que vivir viajando sea sustentable.

GRATISCómo organizar un viaje largo

Organizar un viaje de forma independiente puede sonar abrumador cuando nos encontramos con todos los detalles que hay que tener en cuenta: visas, vacunas, itinerario, horarios de transporte, vuelos, requisitos de entrada a los países, presupuesto, equipamiento y mucho más. Saber por dónde empezar a abarcar todo esto no es fácil.

Por eso, decidimos crear este curso online totalmente gratuito, con todas las herramientas que fuimos conociendo para organizar nuestros recorridos desde que empezamos con esta vida de viaje en 2009.

Paso a paso, vamos a darle forma al viaje que tenés en mente.