Los errores más comunes en la fotografía viajera (y cómo mejorarlos)

Última actualización: 18/08/18

Antes de empezar un gran viaje, una de las cosas que uno generalmente anota en la lista de cosas para comprar es «una cámara de fotos profesional». Porque claro, estás a punto de cumplir el sueño de tu vida y querés que tus fotos estén a la altura de lo que se viene. Pero… ¿estás seguro de que gastar cientos -o miles- de dólares en equipo será la mágica solución? En este posteo te compartimos los errores más comunes en la fotografía viajera para que no te pase lo mismo. 

Querer abarcar todo

capturando instantes

Estás emocionado y querés capturarlo todo, pero creenos: muchas veces, menos es más. ¿A dónde se desvían tus ojos? Ahí mismo tiene que ir tu cámara. 

Tener vergüenza

Capturando Instantes

¿Vergüenza? ¿Qué es lo peor que puede pasar? Que te nieguen una foto, y eso no es tan grave… vamos, que en un viaje hay cosas peores para preocuparse. La gente es la escencia de cada lugar que visites, y no recordarlos para siempre en tus fotos es como llegar a un teatro cuando la obra ya terminó. 

Como todo en la vida, es un proceso. Empezá sacando fotos de un grupo de gente, o aprovechá cuando estén ocupadas y no se den cuenta de tu presencia. Fotografiar a las personas trabajando puede ser un excelente comienzo. 

No tener en cuenta la luz

La palabra “fotografía” viene del griego, y significa “pintar con luz”. ¿Hacen falta más palabras para contarte que la iluminación es el factor principal a la hora de sacar una foto? Aprovechar la luz natural es clave para obtener óptimos resultados. Hay dos momentos del día en los que la luz “pinta” el paisaje: después del amanecer, y antes del atardecer. Estos momentos en los que la luz te hace un guiño y te llama a la acción se conocen como “hora dorada” y “hora azul”.

Creer que una cámara cara hará magia

Viajar a Laos: atardecer en el Mekong

La cámara no hace al fotógrafo, sino que éste hace a la cámara.

No sirve de nada comprarte la cámara más cara si no sabés las reglas básicas de la fotografía. Pensá en la cámara de fotos como un auto: si no sabés manejar, por más que te compres una Ferrari, no vas a ser Schumacher por arte de magia. Vimos muchos viajeros frustrados porque habían gastado miles de dólares en comprar un buen equipo y sus fotos no tenían la calidad que esperaban. Es que si no sabés usarla, las fotos van a salir peor que con una cámara compacta. 

Tener la cámara guardada

Nagorno-Karabakh-patentes-en-Vank

Este punto está altamente relacionado con el anterior. La mejor cámara es la que tengas siempre a mano. 

Pasar por alto los pequeños detalles

Viajar a Uzbekistan

Cuando viajás, ya sea dentro de tu país o al exterior, constantemente hay cosas que te llaman la atención. Puede que no te des cuenta, porque después de unos días en destino ya asimilamos esas cosas como “normales”, pero te las vas olvidando a medida que te alejás del lugar. Para recordarlos para siempre, tené la cámara a mano y capturá todo lo que te llama la atención.

No poner cuerpo

capturando instantes

Mercado en Tayikistán

Para sacar una buena foto no basta con levantar la cámara y disparar. ¿O nunca viste a los fotógrafos hacer esas poses ridículas raras? Subir hasta la parte más alta de un mercado para tener otro ángulo, o agacharte a la hora de fotografiar a ese edificio tan particular que no hay forma de que te entre en la foto es la clave para lograr la diferencia. 

No poner alma

SONY DSC

La foto tiene que contar una historia. Una foto de un tanque de guerra en una plaza dice algo, pero si encima de él hay un nene jugando, dice mucho más.

Bajar las fotos y guardarlas directamente

No hace falta pagar para encontrar la belleza de los lugares simples

Con las cámaras analógicas esto no pasaba, pero en la era digital estamos acostumbrados a acumular información innecesaria, total casi no ocupa lugar (ni cuesta dinero). ¿Qué sentido tiene sacar 100 fotos de un destino si después no vas a detenerte a mirarlas y seleccionar las mejores? Ver las fotos en detalle para poder destacar las mejores es un ejercicio que deberías acostumbrarte a hacer cada vez que descargues las fotos de tu cámara. De esta manera podrás ver qué es lo que te gusta y lo que no, y poder trabajar sobre ello.

No tomarse un tiempo para conocer la cámara y mejorar cada día

Sería genial agarrar la cámara y esperar a que ella se encargue de todo el resto, pero la tecnología todavía no llegó a tanto. Cuando uno se compra una cámara nueva, le gana la ansiedad: la saca de la caja, saltea el manual y sale corriendo a empezar a sacar fotos (aunque después viene la gran desilusión). Dicen que las cámaras son como las mujeres, y lleva su tiempo entenderlas. Leé el manual, es quien mejor conoce tu cámara, y dedicá tiempo a practicar en distintas situaciones.

“La vida es como una cámara de fotos. Enfócate solamente en lo importante, captura los buenos momentos y aprende de los negativos. Si no consigues el resultado esperado, simplemente inténtalo de nuevo” – Anónimo

13 Comentarios

  1. ViajesDave

    Gracias por la entrada, me ha servido bastante para tener claro conceptos y pondré en práctica en mi siguiente viaje.

    Responder
  2. Carolina

    Absolutamente cierto lo que dicen! Al momento actual estoy con la siguiente duda…Tengo una nikon D5200 con lente 18-55. Quería comprar un lente de más alcance. Confieso que me da fiaca intercambiar las lentes por lo que quería una medio todo terreno como la 18-135 o 18-200. Algunos me dicen que es mejor la 55-200…Se copan en aconsejarme? No soy profesional pero sí amateur amante de la fotografía! (y de los viajes)

    PD: Me podrían pasar data del curso? Gracias! 🙂

    Responder
    • Marcandoelpolo

      Hola Caro! Si, sabemos que da fiaca estar cambiando los lentes, sobre todo en viaje. Si querés más zoom, el 18-135 seguirá siendo poco, así que te convendría un 18-200 o un 55-200.
      El 18-200 te sirve casi para todo, pero tiene como desventaja que es pesado (por más que no parezca, después de algunas horas se siente), y además confirma la regla «que el mucho abarca poco aprieta». Es decir, la calidad es buena, pero no es excelente como la que te da un lente fijo, por ejemplo.
      Nosotros ahora decidimos usar un 55-210, porque para la fotografía callejera nos conviene ese, pero tiene como gran desventaja que en los lugares cerrados es casi imposible sacar una foto con el encuadre que uno quiere.

      Sabemos que es súper difícil tomar la decisión, porque todos tienen sus ventajas, pero tratá de poner todo en la balanza, pensar en para qué lo vas a usar, y en base a eso elegir uno.

      En cuanto al curso, en este posteo https://marcandoelpolo.com/curso-online-de-fotografia-viajera/ podés encontrar la info general, el contenido de las unidades y las preguntas frecuentes. Si tenés alguna duda, podés preguntarnos en los comentarios o a marcandoelpolo@gmail.com
      Saludos!

      Responder
  3. El hombre que viaja

    Fantástica entrada. He leído muchos post sobre «consejos de fotografía» que se centraban en aspectos teóricos y olvidaban lo fundamental. Creo que vosotros os habéis centrado en lo principal, en lo que, de verdad, no puede faltar. En cualquier curso de fotografía se debería empezar por ese tipo de cosas y, una vez asimiladas por el alumno, saltar a lo técnico. Al revés provoca tipos con grandes cámaras y pequeñas fotografías. Enhorabuena de nuevo y un saludo desde Madrid.

    Responder
    • Marcandoelpolo

      «Al revés provoca tipos con grandes cámaras y pequeñas fotografías»
      Tan cierto!

      Muchas gracias por tu mensaje, saludos desde Turquía!

      Responder
  4. Juan Manuel

    Me gustó la entrada!
    En estos días viajando me he topado con mucho «fotógrafo» usando reflexs en automático y ya sabemos que no son baratas esos bichos para usarlas de ese modo y que «la maquina piense por uno» Pero bueno, es la era de «todos somos fotógrafos» Perdón no quiero ser grosero, pero no les ha pasado de sentir que las calles están llenas de «fotógrafos». Más en lugares turísticos!
    Me gustó el comentario de Rodrigo. Tiene razón en parte. Una reflex atrae miradas, pesa y no por ser un F1 o de competión como dicen ustedes garantizará buenas fotos.
    Para mí, si puedo seguir opinando, diría: -vas a hacer un gran viaje!? Genial, comprá esa cámara que soñás pero si vas invertir tanto, y no sólo por el costo de la máquina, estudiá, hacé un par de cursos. Si podés gastar 1000, estirate y que sean 1100. Verás los beneficios-

    Perdón chicos si me torné quejoso pero insisto que me re gustó la entrada!
    Abrazos y que sigan los buenos rumbos!!!

    Responder
    • Marcandoelpolo

      Hola Juan! Hay de todo, y muchos necesitan gastar toda esa plata en equipo para darse cuenta finalmente que no era ese el problema, pero de todo se aprende, no?

      Buen viaje y qué sigan los éxitos!!!

      Responder
  5. Rodrigo

    Les agregaría uno: el peso y el tamaño de la cámara! Si vas a andar caminando mucho o llevándola siempre encima una hermosa réflex termina siendo un garrón. Las cámaras sin espejo son una buena opción, aparte de que vas a pasar más desapercibido! Abrazos!

    Responder
    • Marcandoelpolo

      Exacto! Gran punto a tener en cuenta! Gracias por recordarlo!

      Responder
        • Marcandoelpolo

          Gracias Cari por tu recomendación!

          Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Novedades

♦ ¿Querés generar ingresos durante tus viajes para poder recorrer el mundo sin fecha de regreso? Sumate al curso online Cómo financiar un viaje largo.

¡Ya está disponible el libro Eliminando fronteras en todo el mundo! 47.000 kilómetros a dedo para descubrir lo que los medios no nos muestran. A través de este libro te llevaremos de viaje a dedo por Asia de punta a punta, derribando la frontera más peligrosa, la que nosotros mismos creamos. Podés conseguirlo en este link.

♦ Si soñás con irte de viaje, podés leer Un Viaje Interior, nuestro primer libro, con el empujón que te falta para pasar de la motivación a la acción.  Se consigue a través de este link.

♦ ¡Ya inauguramos la nueva tienda viajera online! Ahí encontrarás todos nuestros productos inspirados en viajes. Date una vuelta por este link.

Info importante para tu viaje

🌏 Intercambio de trabajo por alojamiento: si querés quedarte algunas semanas en un mismo lugar, podés ver la posibilidad de hacer intercambio de trabajo por alojamiento. En la plataforma Worldpackers hay muchas propuestas en distintos destinos. Ingresando a este link y colocando el código MARCANDOELPOLO vas a tener USD10 de descuento en la membresía anual.

❤️ Colaborá con Marcando el Polo: si reservás tu alojamiento a través de Booking, Agoda o Hostelworld desde estos o alguno de los links que compartimos, estás dando una mano enorme para que el blog siga funcionando. Desde ya que los precios son los mismos.

⛑️ Viajá asegurado/a: por tu tranquilidad, siempre recomendamos que tengas un seguro de viajes. Para decidirte por cuál, pasá por Lo que tenés que saber antes de contratar un seguro de viaje.

Sobre Jota y Dani

Con 19 y 21 años salimos de Argentina para emprender un viaje que creímos sería de tres meses, pero se convirtió en nuestro estilo de vida. Quince años más tarde, seguimos descubriendo los rincones más remotos del mundo para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

¿Ya leíste los libros de Marcando el Polo?

Un viaje interior

Es la palabra amiga que te falta para pasar de la motivación a la acción, una compañía para cuando estás en ruta, y la oportunidad de tomar el viaje como mucho más que una suma de atractivos, sino como una suma de experiencias que te van a transformar para siempre.

Es un libro que te hará comprender que el viaje más importante de tu vida no empieza en un aeropuerto, sino en tu interior.

Eliminando fronteras

¿Y si lo que nos hicieron creer sobre el mundo es mentira?

Por la necesidad de descubrir lo que los medios prefieren ignorar, recorrimos Asia de punta a punta a dedo, desde Filipinas hasta Turquía.

Nos acusaron de terroristas, pasamos una tarde con presos de una cárcel filipina, varios días en una casa de refugiados iraníes, acampamos enfrente de la mansión del presidente de Tayikistán y rezamos con musulmanes en una mezquita de Malasia.

Fueron 47.000 kilómetros a dedo en 926 vehículos distintos durante tres años, con el objetivo de eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

Cursos online para ayudarte en tu viaje

Cómo financiar un viaje largo

Viajar durante un tiempo largo sin tener muchos ahorros o ser millonario es totalmente posible. Para lograrlo necesitarás generar ingresos en ruta, y que estos superen a tus gastos. Lo más importante es tener constancia, creatividad y aprovechar al máximo tus conocimientos y habilidades.

En este curso te compartiremos los conocimientos adquiridos durante más de diez años de viaje, en los que aprendimos cómo generar ingresos y reducir los gastos para poder hacer que vivir viajando sea sustentable.

GRATISCómo organizar un viaje largo

Organizar un viaje de forma independiente puede sonar abrumador cuando nos encontramos con todos los detalles que hay que tener en cuenta: visas, vacunas, itinerario, horarios de transporte, vuelos, requisitos de entrada a los países, presupuesto, equipamiento y mucho más. Saber por dónde empezar a abarcar todo esto no es fácil.

Por eso, decidimos crear este curso online totalmente gratuito, con todas las herramientas que fuimos conociendo para organizar nuestros recorridos desde que empezamos con esta vida de viaje en 2009.

Paso a paso, vamos a darle forma al viaje que tenés en mente.