Itinerario de nuestro viaje por Vietnam

Última actualización: 27/03/24

Tres cosas que no te pueden faltar para viajar a Vietnam: paciencia, reflejos para esquivar motos y el itinerario marcopólico…

He aquí, ante todos los viajeros presentes, el itinerario completo de nuestro viaje por Vietnam. Te contamos nuestra experiencia en cada uno de los lugares que estuvimos, costos, alojamiento donde nos quedamos, consejos mochileros, lo que nos gustó, y lo que no tanto.

Empezá a viajar desde ahora con toda esta información que recopilamos en un solo lugar.

Presupuesto para viajar a Vietnam 15

Fecha del viaje: 7 de Febrero al 5 de Marzo del 2014
Nuestro lugar preferido: Tam Coc
Una comida/bebida: Cà phê
Cambio aproximado: USD 1 = VND 23.000 (cambio del día en xe.com)
Información útil: Guía para empezar a planear tu viaje por Vietnam
                               Presupuesto mochilero para viajar a Vietnam
                               Visas y vacunas para viajar a Vietnam

Itinerario

Toda la información de este artículo está basada en nuestra propia experiencia, sobre las cosas que vimos, vivimos y sentimos. La opinión de cada uno de los lugares es totalmente personal.

Itinerario para viajar a Vietnam

Pleiku

De no ser porque viajamos a dedo, nunca hubiésemos frenado en Pleiku. Al entrar a Vietnam por la frontera Noreste con Camboya (cerca de Banlung), Pleiku nos quedaba de paso, y al encontrar en Couchsurfing a una chica de 18 años que podía alojarnos, no dudamos en que esta fuera nuestra primer parada en nuestro segundo viaje por Vietnam.

Como te contamos en ¿Quién nos manda a volver a Vietnam?, de nuestra primer experiencia en el país, en el 2009, las imágenes que nos quedaron grabadas fueron de estafas, un tour desastroso a Ha Long Bay, los vendedores más agresivos que hayamos conocido y el gol agónico de Palermo contra Perú para clasificar al Mundial 2010. Pero igualmente queríamos volver, para darnos una segunda oportunidad; esta vez buscando un acercamiento mayor a los locales, a los otros locales, no a los que nos habíamos limitado a conocer al hacer la típica ruta turística. Viajando a dedo y haciendo Couchsurfing, tuvimos una experiencia muy distinta a la de cinco años atrás, que te contamos en Sensaciones de nuestra vuelta a Vietnam.

Hotikana fue quien nos dio la bienvenida, para que desde el primer día una partecita de Vietnam se guardara en nuestros corazones. Esta chica, tan joven pero tan madura por los durísimos golpes de la vida, fue una de las personas que más enseñanzas nos dejó. Conocé más de su historia en Del infierno al cielo en 18 años.

Los pocos viajeros que frenan en Pleiku son los que hacen el recorrido Ho Chi Minh City – Hanoi en moto o bicicleta y prefieren ir por el tranquilo interior antes que por la caótica ruta de la costa; o los que, como nosotros, entran o salen de Camboya por la frontera que está entre Banlung y Pleiku.

Tips viajeros

♦ No dejes de darte una vuelta por el Mercado Central y frenar a probar el riquísimo douhua (postre de tofu dulce con almíbar de jengibre) que venden las señoras en la entrada.

♦ A la tarde, cuando los estudiantes ya salieron del colegio y los adultos del trabajo, el mejor plan es frenar en alguna de las cafeterías que se llenan de gente y después darte una vuelta por Solidarity Square, la plaza con la imponente estatua de bronce de Ho Chi Minh, la más grande del país.

♦ Otro lugar que nos gustó mucho es Minh Tanh Pagoda, en el centro de la ciudad. Además de la pagoda, en el complejo hay un templo con dibujos bien explícitos de lo que te espera en el infierno si en esta vida te portás mal. ¡Seguro que encontrás tu pecado!

Alojamiento

Hacer Couchsurfing te puede cambiar enteramente la experiencia que tengas en un lugar. Para la mayoría, Pleiku es una ciudad de paso sin nada interesante. De habernos quedado en un hotel, muy posiblemente para nosotros también lo hubiera sido.

Distancias

Pleiku está a 145 kilómetros de Banlung (Camboya).
370 km de Hoi An.
517 km de Ho Chi Minh City.

Viajar a Vietnam - Pleiku

Por el Central Market

Viajar a Vietnam - Tofu dulce, Pleiku

Comiendo el delicioso “douhua” con Hotikana

Hội An

Con Hoi An tenemos sentimientos encontrados. Por un lado, es una ciudad muy fotogénica, agradable para caminar a la tarde por las callecitas angostas y a la noche cuando las luces se prenden o alquilarte una bicicleta y recorrer sin miedo a que una avalancha de motos te mande a casa antes de tiempo. Por el otro, es lo que llamamos una “turistada”, donde todas las casas tradicionales del barrio antiguo (y muchas más) se convirtieron en calcados negocios de suvenires, restaurantes, bares y centenares de sastrerías donde hacerte ropa a medida. El resultado que sentimos es que estás caminando por un circo armado exclusivamente para los turistas y no en un lugar donde vive gente.

Si estuviste en Luang Prabang, Chiang Mai o Pai, vas a entender de lo que te estamos hablando; Hoi An es una ciudad en la que tenés que alejarte bastante de la zona turística para empezar a ver un poco cómo viven los locales, porque si no, vas a estar casi exclusivamente rodeado por extranjeros y vietnamitas queriéndole vender algo a estos, a los precios más altos del país.

A pesar de que estos lugares donde la diferencia entre nosotros y ellos es tan grande no son los que más disfrutamos, Hoi An es uno de los lugares más característicos de Vietnam y nos parece un lugar recomendable para quedarse unos días. Sí, aunque no quieras hacerte un “vestidito a medida”.

Tips viajeros

♦ ¿Tícket o no tícket?

Hay un tícket para visitar ciertos atractivos históricos en la parte antigua de Hoi An. Éste cuesta VND 120.000 y te permite elegir cinco de los veintiún lugares para los que hay que pagar entrada, que incluyen templos, museos, centros de asambleas, puentes, casas históricas, entre otros.
Que no pagues este tícket no significa que te vayas a perder lo mejor de la ciudad, ni mucho menos, porque pasear por las calles lo vas a poder hacer igual, y sacar fotos a la tarde aprovechando la mejor luz, también. Nosotros no pagamos la entrada ninguna de las dos veces que estuvimos y todavía no nos arrepentimos.

♦ El duo culinario de Hoi An:

Cao Lau es un plato de fideos único de Hoi An, así que probalo acá o esperá a encontrar algún restaurante “Hoianés” en algún otro lugar. Las dos diferencias que hacen único al Cao Lau respecto a otros platos de fideos vietnamitas, es que no es una sopa y que los fideos son una variedad especial que se usa sólo para esta comida. Hay muchas versiones distintas, pero la clásica es con fetas de cerdo, piel de cerdo frita (como el chicharrón mexicano) o masa frita, brotes de soja y hierbas frescas. La forma correcta de comerlo es mezclando todos los ingredientes cuando te traen el bol. Según dice la leyenda urbana, los mejores fideos de cao lau se hacen con el agua de un aljibe oculto en las afueras de la ciudad.
El puesto 34 (EO34) de Ms. Chien, en el Central Market, tiene fama de tener uno de los mejores; nosotros no lo probamos, así que vos nos contarás qué tal está.

Banh Bao Vao, para los vietnamitas, o White Rose, para los turistas; son unos mini raviolitos de masa bien finita rellenos de langostinos. Particularmente, no fueron nuestros preferidos.
En el Central Market vas a poder comer estos platos y muchos más, pero los que atienden los puestos son bastante persistentes para que los elijas, algo que se torna incómodo al no poder mirar las distintas opciones con la tranquilidad que querrías. A pesar de esto, a nosotros nos pareció una mejor opción que los restaurantes del Old Town donde te cobran por la ubicación más que por la comida.

En el Central Market también vas a poder probar el Mi Quang, un plato emblemático en todo Vietnam, pero que nació en esta provincia central (Quang Nam). Es una sopa de fideos de arroz en caldo de pollo, cerdo, langostino o pescado con hierbas frescas, maní, galletas de arroz y sésamo partidas y condimentada con cúrcuma, salsa de pescado, pimienta y ajo. Uf… sí, todo eso tiene. Acordate que mi significa fideo, así que puede ser que la encuentres como Quang noodles.

♦ Recomendaciones gastronómicas de las que nos gustan a los marcopólicos, por Andrés:

Lo confirmo, el puesto 34 de Ms Chien (para comer Cao Lau) está muy rico, recomendado. Y por tan sólo 20.000 VND. Aunque no os libraréis de que sus amigas estén revoloteando alrededor tratando de encasquetaros alguna bebida o ropa barata.

Pero, ¿Qué es lo que te pide el cuerpo después de una buena comida? Por supuesto, un fantástico ca phe.
El Cafe 99, en 99 Tran Cao Van Street, lo tiene (está hacia la mitad de la calle, Google no lo indica correctamente). Es de los sitios que nos gustan, donde raramente verás turistas. Austero, tanto que ni es una cafetería. Básicamente es el recibidor de la casa del dueño, donde ha puesto cuatro mesas y sirve buen café.
Lo lleva un tipo llamado Long que es extremadamente amable y os deleitará con su especialidad, el ca phe sua da (café helado), acompañado con té amargo muy rico. 20.000 VND.
Los locales pasan horas jugando a las cartas aquí, y vuestra presencia no pasará desapercibida.

¿Queréis algo único?
Al cruzar el puente de Cau Cam Nam, si giráis a la derecha en la primera calle (Luong Nhu Bich) está QUAN MC, justo antes de llegar al Sleepy Gecko Chillout Bar. Deleitaos cenando a la orilla del río, relajados en un lugar exclusivamente para los locales (tanto que no tienen menú en inglés, por lo que podéis terminar comiendo algo tan exótico como piel de rana frita), comiendo y tomando una cerveza bien fría sin que nadie os moleste (aparte de los mosquitos) y viendo como los turistas son estafados al otro lado. 20.000-100.000 VND.

♦ De sastrerías para hacer ropa a medida en Hoi An

En el 2009, Dani se hizo un blazer a medida por USD 35 en una de las tantas sastrerías idénticas del centro de Hoi An. Yo, que hasta ese momento no diferenciaba entre un blazer, chalequito, saquito o lo que fuera que me mostraba diciendo “¡mirá qué lindo éste!”, después de dos días terminé opinando sobre si la gabardina era mejor que el lino con algodón o si convenía el paño, todas cosas que me olvidé apenas dejamos Hoi An.

Esos días de esperar a Dani en la puerta de cada negocio no fueron los más memorables del viaje, pero al menos el blazer quedó como ella quería… con las dos mangas del mismo largo. Chiste aparte, la prenda quedó muy bien y, según ella, a precio de oferta.

Cinco años después volvimos a Hoi An, y esta vez nos encontramos con que las sastrerías habían tomado la ciudad. Con tantos negocios haciendo exactamente lo mismo, encontrar uno que haga prendas que no se desarmen al segundo lavado y encima a buen precio, puede ser más difícil que viajar por Vietnam sin que te estafen.

El lugar donde Dani se hizo el blazer no te lo podemos recomendar porque no pudimos ubicarlo, y es probable que ya ni siquiera exista. Buscar sin ninguna recomendación y sin saber nada del tema te va a dejar librada a la suerte. Si pedís recomendaciones al personal del hotel donde te estás quedando, te van a mandar a donde ellos tengan comisión. Al haber tanto trucho metido en cualquier negocio donde haya turistas de por medio, lo mejor que podés hacer es hablar con otras viajeras que hayan comprado algo y no hacerte ninguna prenda formal si no estás muy segura de la reputación del lugar. Si no tenés ninguna referencia, mejor dejá pasar la tentación; y si estás viajando con tu novio, ¡no le pidas que te acompañe!

Alojamiento

Bed Station Hostel es uno de los hostels más populares de Hoi An por su desayuno buffet, pileta y ambiente de fiesta. Cuando averiguamos, el precio en los dormis de seis era USD 8 por persona. Está en 397 Cua Dai Street, la calle que sale a la playa.

Antes de llegar a Bed Station (camino a la playa), si doblás a la izquierda en Pham Ngu Lao, está Memories Homestay, un alojamiento familiar mucho más tranquilo, que es donde nos quedamos nosotros. El dormi de 3 personas con baño privado cuesta USD 6. Como le quedaba una sola cama nos dejó estar a los dos en la misma por USD 4 cada uno, pero fue como estar en una pieza privada porque nuestra cama estaba dividida de las otras dos por una pared y teníamos el baño de nuestro lado.

Si vas con un poco más de presupuesto, o te querés dar un gusto, Orchid Garden Villas es el lugar. Ya son varios los viajeros marcopólicos que se fueron de luna de miel y nos escriben para pasarnos el dato.

Recomendación de Irina: Después de un buen rato buscando por la zona donde te dejan los buses, dimos con el hotel Phuc Bao, con la sensación de estar en un cinco estrellas asiático 😉 Por fuera no tiene muy buena pinta, pero las habitaciones son gigantescas y están limpísimas. La señora que lo lleva es un amor y no hace más que recomendarte los sitios donde comer barato en la ciudad, te deja un paraguas cuando llueve, te pregunta si has dormido bien… Ha sido como nuestra mamá! 🙂 Aquí dormimos por USD 9 con un tanque con agua para rellenar incluido, lo que creemos que está genial después de preguntar precios por toda la zona.

Muchas más opciones de alojamiento en Hoi An vas a encontrar en este link.

Distancias

Hoi An está a 30 kilómetros de Da Nang.
140 km de Hue.
805 km de Hanoi.
850 km de Ho Chi Minh City.

Huế

Hmmmmm, no, Hue no nos terminó de convencer ninguna de las dos veces que estuvimos, por más que sea una de esas paradas aparentemente “obligadas” para los que viajan por primera vez a Vietnam. Se nos hizo siempre la histérica, capaz si al menos nos regalaba un día soleado ahora la querríamos un poco más, pero creo que nosotros tampoco le caímos simpáticos a ella.

Cuando la conocimos por primera vez, le buscamos el lado más turístico, como hacíamos con todos los lugares que visitábamos. Fuimos a la Ciudadela Imperial, a los túneles Vinh Moc y al puente Dak Rong; pero nada que nos haya hecho mandar un mail diciendo “¡¡¡Noooooo sabés en el lugar que estuve!!!”. El clima, cansancio y precio de la entrada, complotaron para que ni barajáramos la posibilidad de ir a las Tumbas de los Emperadores.

En esta segunda cita nos olvidamos de la cara con la que Hue se vende, y nos dedicamos a caminar sin demasiado rumbo por la ciudad. Por momentos encontramos el encanto en la parte antigua (del lado del río Perfume donde está la Ciudadela), pero definitivamente no sería una parada que elegiríamos de tener poco tiempo en el país.

Como siempre decimos, lo mejor que podés hacer es juzgar los lugares por vos mismo. Después de leer esto seguro vas con menos entusiasmo y terminás diciendo que estos de Marcando el Polo no entienden nada.

Tips viajeros

♦ Pocos de los turistas que visitan la ciudad se van sin pasar por la Ciudadela Imperial. Es el gran atractivo de la ciudad, si no, ¿para qué venir? Bueno, nosotros también creíamos lo mismo la primera vez, así que nos dimos una vuelta para ver las grandes maravillas imperiales.

Después de un rato recorriéndola, nos quedamos pensando cuándo llegaría el impacto grande. Seguro que una sorpresa fuerte tenía que llegar; pero no llegó. En el momento nos sentimos un poco culpables por estar en un lugar que supuestamente debería volarnos la peluca pero que no nos estaba moviendo ni un pelo. Tal vez fuimos nosotros que no supimos apreciar el legado histórico, a pesar de ser conscientes de las destrucciones tras años de guerras; tal vez fue el día lluvioso que tampoco ayudó; tal vez porque fuimos con muchas expectativas. Como sea, cuando no hay química con un lugar, no hay muchas explicaciones que buscar.

La entrada cuesta VND 150.000 (febrero 2018).

Thien Mu Pagoda es un símbolo de Hue, además de ser el lugar donde se exhibe el auto en el que el 11 de Junio de 1963 llegó el monje budista Thich Quang Duc al centro de Saigón para inmolarse prendiéndose fuego frente a una multitud como protesta por la persecución a los budistas que estaba llevando el gobierno de Vietnam del Sur. El ejemplo de Thich Quang Duc lo siguieron varios monjes más el mismo año para llamar la atención internacional.

En la famosa foto de Malcolm Browne que ganó el World Press Photo of the Year y el Pulitzer Prize, se ve a Thich Quang Duc en llamas y el auto de fondo.

Está a 4,5 kilómetros de la entrada de la Ciudadela Imperial, sobre la misma calle que bordea al río (Le Duan). Entrada gratis.

♦ Hue es famosa en Vietnam por sus platos únicos. Si es tu primera vez en Vietnam todos los platos van a ser únicos de todas maneras, pero hay dos que los locales no te van a perdonar si no probás:

Bún bò Huế es el imperdible. Hay versiones con distintos ingredientes, pero básicamente es una sopa de fideos de arroz hecha con caldo de carne de vaca y cerdo, lemongrass, pasta de langostinos, chilis, un poco de azúcar y finas fetas de carne; algunas vienen con el agregado de cubos de sangre coagulada, común en muchas sopas vietnamitas. Si no te gusta el phở, es muy probable que esta tampoco, y si no tolerás la comida picante o el sabor del lemongrass, mejor dejala pasar. Aunque suene bastante duro, este es un desayuno, así que mejor comela a la mañana para que esté fresca.

El otro plato típico son los distintos tipos de bánh que se comen como snack, unas finas y gomosas masas de harina de arroz o tapioca con distintos rellenos. Los más populares son bánh loc goi, una especie de mini raviolitos al vapor rellenos de cerdo y langostinos caramelizados envueltos en hoja de banana (¡tenés que sacar la hoja para comerlos, eh!) y bánh bèo, que son una masa redonda de harina de arroz tipo canastita rellenas, por lo general con mini langostinos disecados, shalot, cebolla de verdeo y otros ingredientes que van cambiando, además de la infaltable salcita para mojarlos hecha con vinagre o jugo de lima, salsa de pescado, agua, azúcar y chilis.
Un buen lugar para probar varias especialidades locales es el Dong Ba Market.

Si te entusiasmaste con la comida de Hue, podés armar tu recorrido culinario con las recomendaciones de esta página.

♦ El río Perfume, la Ciudadela Imperial de la Dinastía Nguyen, la comida y… ¡el clima! Hue es conocida por ser la ciudad con el peor clima de Vietnam. Los seis días que estuvimos en la ciudad entre los dos viajes (noviembre 2009 y febrero 2013), no tuvimos ni un solo día soleado completo. Seguro que vos tenés mejor suerte, pero por las dudas tené el paraguas a mano.

♦ A 100 kilómetros de Hue, casi a mitad de camino entre ésta y Dong Hoi, están los túneles Vinh Moc, en lo que era la zona desmilitarizada (DMZ) que separaba Vietnam del Norte y Vietnam del Sur. Estos túneles no fueron usados por militares, sino por las familias de la zona para poder refugiarse de los bombardeos de la Guerra entre 1966 y 1972. Originalmente habían planeado hacerlos 10 metros bajo tierra, pero como las bombas estadounidenses llegaban hasta esa profundidad, tuvieron que construirlos en tres niveles que llegaron hasta 30 metros de profundidad. Las familias vivieron hacinadas por años, pero al menos todos sobrevivieron, e incluso nacieron 17 chicos.

Habiendo estado también en los Cu Chi Tunnels, nos quedamos con los de Vinh Moc. La gran diferencia es que éstos son mucho más amplios y cómodos para recorrer y definitivamente menos visitados, lo que significa que hay menos chances de cruzarte con turistontos emocionados después de demasiadas películas de Hollywood. El lado menos atractivo es que en Vinh Moc no vas a poder sacarte esa foto que a todos les gusta metiéndote bajo tierra por la diminuta entrada de los Cu Chi Tunnles, pero eso debería preocuparte sólo si querés ir a estos lugares para sacarte fotos y no para entender más de la historia del país.

Como es la parada estrella en los tours organizado del DMZ, puede que cuando llegues haya un grupo de turistas, pero no te pongas loco, esperá a que se alejen y recorré tranquilo.

La mayoría visita los túneles desde Hue en un tour que incluye otros regalitos que dejó la guerra, pero podés hacerlo por tu cuenta sin problemas. La ciudad que más cerca está de Vinh Moc es Dong Ha, a 40 kilómetros, que tiene alojamiento por si querés pasar la noche y recorrer más tranquilo otros lugares como el Puente Hien Luong, a 25 kilómetros y el Mine Action Visitor Center, un interesante museo de la guerra que hace foco en la consecuencia de los UXO (explosivos sin detonar) que siguen enterrados, y el trabajo de varias ONG para limpiar la zona de éstos. La entrada al museo es gratis.

♦ A 150km de Hue (80 desde Dong Ha), hay una frontera para cruzar a Laos. Hay buses que te dejan en Lao Bao (pueblo cercano a la frontera) y otros que van hasta Savannakhet (Laos).

♦ Grandes aportes de Andrés:

• Si os interesa la guerra podéis visitar el Aeropuerto de Hue. Fue una base aérea americana durante el conflicto, y excepto la terminal, los demás edificios se conservan tal y como los dejaron los americanos, aunque han sido adaptados para uso civil. Este lugar no está incluido en los tours de la DMZ.

• No hay gran diferencia en el coste del DMZ Tour o alquilar una moto y hacerlo por vosotros mismos a vuestro ritmo, así que lo segundo a mí me parece más interesante. Aunque tened muchísimo cuidado, conducir en Vietnam es extremadamente peligroso. (Ver Guía para viajar en moto por Vietnam)

• Si visitáis la Base aérea Ta Con, en Khe San, veréis algunas partes de la pista de aterrizaje (es lo único original que queda de la base) en las que no crece vegetación. Son restos de agente naranja que aún permanecen en el suelo. ¡Tratad de no comer esa tierra eh!

• Consejo culinario: buscando buen ca phe en Hue, llegué a la cafetería de Thu, donde por VND 10.000 tomé uno de los mejores ca phe sua da (café helado) de todo mi viaje. Además ella es un amor y se sentará con vosotros para satisfacer su curiosidad. Casi no habla inglés, pero ni falta que hace. Se llama Cafe 159. Está en 159 Huynh Thuc Khang, en un callejón, es un lugar pequeño y acogedor, como nos gusta.

Alojamiento

Nos quedamos en Binh Minh Sunrise Hotel, donde pagamos USD 6 la habitación doble con baño, wi-fi, TV y hasta heladera. Según nos dijeron, el precio original de la habitación es USD 8 sin desayuno o USD 10 con desayuno, pero como estaba tranquilo nos hicieron un descuento.
Está sobre la calle Nguyen Tri Phuong, casi en la esquina de Hung Vuong. Si caminás por Hung Vuong y llegás al río Perfume es porque te pasaste; tenés que volver unos 400 metros y doblar a la derecha en Nguyen Tri Phuong, la quinta calle viniendo desde el río (Ver mapa).
La altura original es 36 Nguyen Tri Phuong, pero en el mapa lo marca como 44.

En Booking y Agoda hay más opciones de alojamiento en Hanoi para que busques alguna oferta antes de llegar.

Distancias

Hue está a 140 kilómetros de Hoi An.
190 km de Lao Bao (frontera con Laos)
390 km de Savannakhet (Laos).
670 km de Hanoi.

Đồng Hới

¿Dong Hoi? ¿Dong… Hoi? ¡Sí, Dong Hoi! ¿Y qué? Ya sabemos que no la tenés en los planes, y que ni siquiera la habías escuchado, pero viajando a dedo fue acá a donde llegamos desde Hue.

Si no estás viajando a dedo o con tu propio transporte, lo más probable es que Dong Hoi sea una ciudad más de las que veas pasar por la ventanilla del bus. Los pocos viajeros que se quedan lo hacen para ir a la cueva Phong Nha, según dicen, una de las más espectaculares del Sudeste Asiático, que está a 45 kilómetros.

Nicolás, viajero marcopólico, nos comentó esto sobre Dong Hoi: “nos gustó porque fue el único lugar de los que visitamos en Vietnam en que no nos atosigaron vendedores ni nos sacudieron precio turista (mala nuestra por no andar más en el interior no turístico… para la próxima será ).”

Tips viajeros

♦ En un parque de la calle costanera (Nguyen Du) que bordea el río Nhat Le, está lo poco que quedó de la fachada de la Iglesia Tam Toa, después de que un bombardeo estadounidense la destruyera en 1965. Está a 1 kilómetro del otro gran atractivo de la ciudad, las Puertas de la antigua Ciudadela. Tomá con pinzas lo de “grandes atractivos”.

Alojamiento

Se complicó bastante encontrar una pieza barata. Preguntamos en varios hoteles de la calle principal, pero todos estaban arriba de los VND 200.000. Finalmente encontramos Nha Nghi Xuan Long Guesthouse, donde pagamos VND 140.000 por una habitación doble con baño, wi-fi y TV. Podés preguntar por el nombre, porque la verdad que no nos acordamos dónde estaba exactamente (sabemos que no está sobre la ruta).

El más popular de Dong Hoi es Nam Long Hotel. Tienen dormis por alrededor de USD 8 por persona incluyendo desayuno.

Recomenación de Raúl: Nhat Le Memories (25 Duong Van An street) Habitación doble USD 7 con desayuno. Habitaciones limpias con aire acondicionado, wifi y agua gratis. El personal muy amable y servicial.

Distancias

Dong Hoi está a 175 kilómetros de Hue.
400 km de Ninh Binh.
500 km de Hanoi.

Alojamiento en Dong Hoi, Vietnam - Nha Nghi Xuan Long Guesthouse

Nha Nghi Xuan Long Guesthouse

Tam Cốc y Ninh Bình

Cuando después de siete horas juntos, con almuerzo y siesta de por medio, el camionero que estaba yendo camino a Hanoi nos dio la mano para despedirse, señalándonos que habíamos llegado a Ninh Binh, nos preguntamos si había entendido el lugar que queríamos ir o habría dos ciudades con el mismo nombre. Esta tendría que ser la hermana fea, desprolija, gritona; mientras que la chica linda de la que habíamos leído debería estar no muy lejos.

Decepcionados, asumimos que como es casi ley en Vietnam, habría que soportar la pelusa si queríamos comer el durazno. Tendríamos que hacer base en el caos de la ciudad y durante el día salir a recorrer los alrededores en busca de la hermana agradable, la que nos saludara al pasar en vez de tocarnos bocina.

Esto es lo que creímos durante dos días, hasta que nos dimos cuenta que Tam Coc, a menos de siete kilómetros de Ninh Binh, nos estaba llamando para que nos relajáramos…

“Oh, Ninh Binh, olvidaros de ella. Aquí tendréis todo lo que necesitéis; comida exquisita y a precios de oferta, morada económica y un vasto parque por el cual merodear a la vera del río entre inspiradoras torres kársticas, y no torres de cemento como… mejor ni nombrarla. Además, os regalaré tres días de llovizna y viento, así los foráneos se mantienen alejados y vosotros podéis tener unos días más apacibles que jubilado de Nueva Zelandia. Oh amorosos, os espero… oh, oh, oh… eh, eh, eh”.

Mi charla imaginaria con la voz en off de Tam Coc que venía de las montañas, producto de una sobredosis de crocantes spring rolls, fue tan premonitoria que volvimos a la innombrable, agarramos nuestros petates y nos mudamos. Los tres días siguientes fueron como la voz me lo había anunciado; lejos del caos, cerca de la naturaleza. Incluso los días de viento, bruma y llovizna, con las banderas rojas del socialismo flameando a toda velocidad y los hombres que vivieron la Guerra vestidos de punta en verde con el clásico casco a tono, como si todavía fueran épocas de buscar refugio en la selva, le dieron un ambiente místico al pueblo, ideal para filmar una película, o escribir una novela.

Tam Coc fue el lugar de Vietnam que más disfrutamos, y ocupa un puesto en el selecto ranking de Nuestros 10 lugares preferidos del Sudeste Asiático.

Tips viajeros

♦ Si por alguna razón te estás quedando en Ninh Binh, no caigas en la trampa de los restaurantes para turistas de la zona de la estación de trenes. No decimos que todos sean iguales, pero los que tienen menú en inglés suelen ser más caros y servir porciones chicas.

En la intersección principal de la ciudad (unión de la ruta que va a Hanoi con la calle que cruza el río acanalado), de la mano de enfrente del río y al lado de un supermercado, hay un restaurante muy grande que se llena de locales. No esperes la atención de un puestito familiar, pero al menos el menú tiene los precios marcados, con lo que no se dan las típicas “confusiones” que suele haber con los turistas. Es barato y los platos son bien abundantes. Está en el primer piso subiendo por una escalera.

♦ La mayoría de los que visitan Tam Coc hacen el tour en bote por el río y se van. Nosotros tuvimos la “suerte” de que nos tocaron días muy feos y casi no había turistas, pero si no, es un lugar que por momentos desborda de gente. Quedarte a dormir en el pueblo es la mejor opción para poder disfrutarlo sin las multitudes, y que no hagas el costoso tour (y lleno de estafas) no significa que te pierdas de la belleza natural de la zona. Todo lo contrario, alquilar una bicicleta y salir a recorrer tal vez sea la mejor manera para apreciar el lugar alejándote de tanta explotación comercial.

♦ Llamemos a las cosas por su nombre: “Tam Coc” significa tres cuevas, y se llama así al conjunto de cuevas y torres kársticas que son cruzadas por el río en el que se hace el tour en bote.
El pueblo que está en la zona del muelle, y donde te vas a estar quedando, se llama Van Lam.

♦ El Restaurant Tuan Tu, que muy orgullosamente pone en su cartel que fue nombrado en la Guide du Routard 2013, fue nuestro gran compañero en Tam Coc. Sus exquisitos nem song (spring rolls vegetarianos fritos) son los que me hicieron alucinar. Las porciones son generosas, es barato y la señora, feliz al ver que le éramos fiel, nos traía arroz y té gratis para acompañar las comidas.
Los spring rolls vietnamitas están en el ránking de Nuestros 10 platos preferidos del Sudeste Asiático.

♦ Uno de los lugares por los que te recomendamos te des una vuelta mientras estés en Tam Coc, es Bich Dong Pagoda, un grupo de tres pequeños templos construidos en el año 1428, hechos en cuevas a distintos niveles de altura. Está a unos 2 kilómetros del muelle y es gratis.

Alojamiento

Ninh Binh

Viniendo por la ruta desde el Sur, antes de llegar a la intersección principal (entre la ruta y la avenida que cruza el río), en la calle Đường Nam Thành, vas a ver el cartel que te indica doblar a la izquierda para llegar a Hai An Hotel. Cuando doblás son unos 50 metros hasta encontrarlo a mano derecha. Acá pagamos VND 150.000 por una habitación doble con baño, pero regateando por dos noches. El precio original es VND 200.000. Si necesitás wi-fi asegurate que en la pieza que te dan agarre porque al tercer piso no llega la señal.

Otro lugar barato en la zona del centro es Thanh Thuy’s Guesthouse and Hotel. Cuando preguntamos nos dijeron que tenían habitaciones doble sin baño y wi-fi únicamente en la recepción por USD 6.

Muchos alojamientos mochileros de nombre parecido están en la zona de la estación de tren y buses, que seguramente es a donde vas a llegar.

Pero como te dijimos, olvidate de Ninh Binh y andá directamente a Tam Coc que está a 7 kilómetros y es una belleza de lugar.

Tam Coc

Muy cerca del muelle de donde salen los botes, a mano izquierda, vas a ver el restaurante y guesthouse Lang Khanh. Las dobles con baño y wi-fi están USD 10, pero pedile una habitación “one bed” que son más baratas. Cuando nosotros fuimos estaban USD 7.

En esta página vas a encontrar más opciones (si bien están todos dentro de la categoría Ninh Binh, también incluye los alojamientos de Tam Coc).

Distancias

Ninh Binh está a 94 kilómetros de Hanoi.
580 km de Hue.
710 km de Hoi An.

Hanoi

La amamos… la odiamos… no, la amamos… sí, pero también la odiamos.

Hanoi es una ciudad con muchísimos problemas; de tráfico, contaminación ambiental, visual y sonora, sobrepoblación, estafas y demás, pero con una energía y personalidad única, como muy pocos lugares que conozcamos. Es difícil de tolerar al principio, en especial si nunca estuviste en un lugar tan caótico, pero si lográs acostumbrarte a su prepotencia, vas a tomar lo mejor de su locura.

La amamos, cuando nos sentamos a deleitarnos con un orgásmico café viendo los personajes que forman esta película de acción. La odiamos, cuando una moto atropella a Dani. La volvemos a amar, cuando en una esquina el bia hoi nos espera con una cerveza helada. Y la odiamos con el alma, por sus veredas que funcionan como extensión de negocios o estacionamiento para motos más que para que la gente camine.

Después del cachetazo inicial, entendimos que esta es una ciudad donde buscar atractivos turísticos no tiene sentido, sino que se aprecia con caminatas espontáneas. No te quedes sólo con la gente que trabaja en turismo, relacionate con los que no piensan en tu plata y vas a poder disfrutar de lo que hay más allá de los carteles de Sinh Café.

Viajar a Vietnam - Hanoi

Tips viajeros

♦ Ho Chi Minh… ¿sos vos?

Si estuviste en Beijing y te frustraste con la inmensa fila de gente para ver a Mao, en Hanoi seguramente tengas más chances con el Mausoleo de Ho Chi Minh.

La fila para ver el cuerpo del Padre de la Patria es muy larga, pero avanza bastante rápido. Los horarios de apertura son:
Diciembre a marzo: días de semana de 8 a 11 AM; fines de semana 8 a 11:30 AM; viernes cerrado.
Abril a septiembre: días de semana 7:30 a 10:30 AM; fines de semana 7:30 a 11 AM; lunes y viernes cerrado.
Octubre a noviembre: mala suerte como nos pasó en nuestro primer viaje, el cuerpo se lo llevan a Rusia para restaurarlo, o vaya a saber uno qué le hacen.

Según uno de esos cuestionables ránkings de CNN, el edificio es uno de los 10 más feos del mundo.  Después de ver su ránking de las 50 mejores comidas del mundo, me queda claro que ni siquiera en esto se les puede creer (¡pusieron American ice cream en el puesto 9 y el gelato italiano ni aparece!)

♦ De agencias de viaje y tour a Ha Long Bay

Necesitar los servicios de una agencia de viajes en Hanoi puede ser realmente muy agotador, y en lo posible, tratá de evitarlo. Vas a ver que hay cientos por todo el Old Quarter, muchas de ellas con el mismo nombre (en su mayoría Sinh Café) para confundir a los turistas sobre cuál es la real. Si son tan inescrupulosos de copiar los nombres y publicitarse como “la original”, te podés imaginar el servicio que pueden ofrecer. Lamentablemente hay tantas chances de que te topes con un chanta que te arruine buena parte de tu viaje, que con alguien honesto.

Para nosotros, sin dudas lo mejor que podés hacer es evitar las agencias completamente. Si querés ir a Sa Pa podés hacerlo por tu cuenta tranquilamente, sin necesidad de un tour. Los pasajes de bus o tren podés comprarlos directamente en la terminal, y encima más baratos. Para ir a Tam Coc, te tomás un bus y vas, no necesitás un paquete armado.

El problema que tiene la mayoría es cuando quieren reservar el tour a Ha Long Bay. Hacerlo por tu cuenta es posible, aunque como termina saliendo prácticamente lo mismo, y tampoco evitás las frustraciones de lidiar con varios chantas en el camino, casi todos lo hacen por agencia.

Nosotros lo hicimos en nuestro primer viaje y fue realmente desastroso. Lo reservamos en la guesthouse que nos estábamos quedando porque nos pasaron un precio muy barato (2 días 1 noche USD 27 cada uno, algo impensado ahora). Seguro que estás pensando que no podíamos esperar primer nivel con ese precio, pero con nosotros vinieron otros pasajeros que habían pagado el doble y recibieron exactamente lo mismo. Que el guía no hablara inglés fue lo de menos, pero no haber recibido ni la mitad de los servicios por los que habíamos pagado, fue muy decepcionante. Como es común con muchos de los que viven del turismo en Vietnam, ante la primer queja se ponen violentos. Reclamamos en la guesthouse, pero desde ya que nadie se hizo cargo de nada. Cuando la discusión se puso tensa, aparecieron varios personajes para echarnos a los gritos.

De lo que te queremos advertir es que nuestro caso no es algo inusual con los tours a Ha Long Bay. Para reducir las chances de una mala experiencia, averiguá bien antes de comprar. Escuchamos de muchos viajeros que tienen buenas experiencias haciendo tours por el día, sin pernoctar. Preguntá en foros y a otros viajeros que cruces. No vayas simplemente de agencia en agencia comparando precios, porque dar con una de buena reputación puede ser muy difícil.

Para que no te pase lo mismo que a nosotros, juntamos las recomendaciones de varios viajeros marcopólicos en el post Evitando la estafa: agencias recomendadas para el tour a Halong Bay.

♦ Ojalá que llueva cà phê en el campo…

Si hay algo que extrañamos de Vietnam es su paradisíaco café. No sólo por su chocolatoso y puro sabor, sino también por el ritual de sentarse en una mesita en la vereda y disfrutar del show que son las calles de Hanoi cuando las podés apreciar como espectador.

El cà phê clásico, con leche condensada si te gusta, es por lejos el mejor que hayamos tomado en todo Asia y Oceanía, pero también hay otras versiones. Tal vez no te suene muy tentador, pero dale una chance al café con huevo (cà phê trứng). No pongas cara de asco hasta no haberlo probado, porque seguro te va a sorprender como a nosotros. De hecho nuestra intención era pedir un café clásico, así que miramos la lista de precios y señalamos el primero, ya que siempre es el más barato. Cuando nos trajeron un café espumoso en una taza adentro de un vaso de agua caliente, pensamos que la señora no había entendido, pero como estaba muy bueno lo tomamos sin problemas. Nos fuimos creyendo que habíamos tomado café con espuma de leche, pero cuando le preguntamos a un local nos dijo que esa rica espuma que se te queda en los bigotes era yema de huevo batida con azúcar o leche condensada. Lo bueno que a veces tiene no entender el menú.

En Hanoi hay más de una cafetería que lo sirve; algunas muy chic que te cobran por la decoración del lugar, y otras mucho más simples donde la no preocupación por el estilo le dan una atmósfera especial.

El más famoso es Giang Café, aparentemente el lugar donde fue inventado el cà phê trứng. Está en 39 Nguyen Huu Huan, a 400 metros del lago en dirección al río.

Tenemos que advertirte que el café vietnamita, como lo toman los locales, es bastante fuerte. Si no estás acostumbrado hay muchas chances de que nos odies por recomendarlo tanto.

♦ Cà phê, le presento a su compañera…

Y hablando de café, nada mejor para acompañarlo que unas buenas masitas. Buscando los puestos que venden carne de perro, nos encontramos con una sorpresa mucho más tentadora. Donde se juntan las calles Hàng Cót y Hàng Lược (2 Hàng Lược), antes de pasar por abajo del viaducto (viniendo todo derecho por esta misma desde el lago Hoan Kiem), está la panadería Banh Ngot Hong Kong. Las masitas son muy ricas y baratas.

♦ Perro amor explota

A la vueltita de la panadería, encontramos la zona donde los “machos” se juntan a comer carne de perro. Según creen, comer esta especialidad, siempre acompañada por unas cervezas, aumenta el libido hasta ponerlos como adolescentes y atrae la buena fortuna. Comparada con carne de cerdo o pollo, es bastante más cara, por lo que no es algo que se coma todos los días.

Con el aumento del consumo de esta carne, también aumentaron los robos de mascotas y se creó un gran mercado negro, especialmente con perros traídos desde Tailandia. Un expat italiano en Tak (centro de Tailandia), nos contó cómo hasta hacía muy poco un camión pasaba todos los días por su barrio dando contenedores de plástico a los vecinos a cambio de que estos le dieran perros, para después traficarlos a Camboya y Vietnam.

Si ver un perro entero rostizado arriba de una mesa te hace acordar a tu mascota, te recomendamos que pases lejos de la calle Phùng Hưng, porque la verdad es bastante duro de asimilar. Hay un mercado callejero y restaurantes de clase alta por la zona. 

Particularmente nosotros creemos que la única diferencia entre ver la cabeza de un perro o de un chancho o un pescado en exposición, es una cuestión de costumbres y diferencias culturales. En un principio nos cuestionamos si lo que nos movía a conocer este lugar era el morbo, pero la principal razón fue sin dudas la curiosidad de conocer costumbres totalmente ajenas a las nuestras; en definitiva, lo mismo que nos inspira cada día a seguir viajando.

Por si tenés miedo que te metan el perro, el nombre de esta carne en vietnamita es thịt chó. No nos preguntes por el sabor porque no la probamos.

Más sobre este tema en ¿Los chinos comen carne de perro?

♦ Un asunto entre el Phở y yo

Pasemos a un plato más convencional y por lejos el más famoso de Vietnam: Phở. Si en tu país no hay inmigración vietnamita quizás nunca la hayas escuchado, pero esta sopa ya tiene gran fama internacional. Honestamente, y por más que me costó mucho admitirlo, para mí fue una gran decepción. La probé más de una vez y siempre me pareció insulsa, pero todavía no descarto que haya sido mi error por no buscar más.

Básicamente, la sopa está hecha con caldo de ternera (cada restaurante tiene su receta secreta porque esto hace la diferencia), fideos chatos de arroz, fetas de carne (phở bò) o pollo (phở gà) y distintas hierbas como menta, cilantro y albahaca. A partir de ahí hay tantas variantes como maneras en la que los turistas pronunciamos el nombre. Pó, Fó, Fú, Fá, Fou, Pou…

Hanoi es el lugar para probarla, ya que es la especialidad local. Hay cientos de restaurantes que la venden para todo espesor de billetera, aunque se disfruta más como hacen los locales, en algún simple puestito con mesas en la calle.
Uno de los puestos con mejor reputación es Pho Thin. La clave mágica del dueño parece ser la de saltear la carne con ajo antes de ponerla en la sopa. Está en 13 Lò Đúc, a 1,5 km del lago Hoan Kiem.

Así es cómo debería pronunciarse.

Andrés tuvo el mismo problema que yo con el phở, pero no se rindió y finalmente parece haber encontrado el bueno en Hanoi, en un simple restaurante donde según las pistas parece que el dueño no habría lavado la sartén desde que la compró, y eso le da el sabor que a otros le falta:

Está en 206 Đội Cấn, frente al templo Chua Bat Thap. Hacen Pho Xào (frito) con ternera, además de otros. Un poco de salsa de soja le dará el toque final. VND 35-45.000.

♦ ¡A llenarse con los locales!

Rico, barato y muy abundante; en 118 Đội Cấn hay un puesto de comida que se llena de locales a la hora del almuerzo. El sistema es tan simple como la decoración del lugar; te dan un plato con arroz y vos elegís entre todas las opciones que quieras ponerle. Es muy barato y seguro te vas a ir con la panza bien llena. Se llama Nhà Hàng Tám Thu.

En esta misma zona, nos encantó perdernos por los angostísimos pasillos que se están saliendo de la calle principal, esquivando motos, bicicletas, basura y carnicerías callejeras.

♦ De copas al estilo vietnamita

Si cuando alguien te dice “vamos al Bia Hoi”, no sabés si te está invitando a un templo taoista o a un restaurante, es porque todavía no estás en sintonía vietnamita. Un bia hoi es un bar muy simple con mesitas en la vereda, por lo general en las esquinas, donde sirven cerveza tirada muy barata (y muy liviana). Son toda una institución del país, donde la muchachada se junta a pasar un buen rato, hablar de fútbol, cómo están creciendo los nenes y criticar a sus esposas.

Estos lugares están por todo el país, y en Hanoi hay una gran concentración en el Old Quarter. Al ser la zona de los hostels, vas a ver que en muchos hay más extranjeros que locales, pero para tener una experiencia auténtica buscá alguno donde el idioma que te rodee sea vietnamita y no inglés.

♦ Mamá, me voy al bar con los pibes

Un lugar de salida entre los jóvenes hanoienses son los barcitos que se arman en las veredas de la zona de la Catedral St. Joseph. Cuando nos invitaron, pensamos que sería algo más parecido a nuestra idea de “ir al bar”; pedir unas cervezas, algo para picar, otra ronda de cervezas, más cosas para picar, y así sucesivamente. Pero la salida resultó ser bastante más sana, con todo el bar tomando té frío con limón y picando semillas de girasol hasta la medianoche. Las mamás deben estar tranquilas sabiendo lo que hacen los nenes.

Una experiencia muy recomendable, en especial si la compartís con locales. En Couchsurfing seguramente encuentres más de un candidato.

♦ Menos turistas y más locales

Muchos de los turistas que pasan por Hanoi nunca salen del Old Quarter, sin conocer qué hay más allá de las agencias de viajes y hoteles.

Un lugar que nos gustó mucho para dar un paseo como los locales hacen, es el West Lake (Tây Hồ).
Desde el lago Hoan Kiem, la parte más cercana del West Lake está a 3 kilómetros. Ahí vas a encontrar la entrada a la pagoda Tran Quoc, la más antigua de Hanoi (gratis), que es hasta donde la mayoría de los turistas llega. Seguí caminando y estos van a cambiar por pescadores, tortolitos pedaleando en los bote-cisnes, nenes emocionados con su helado, familias haciendo un picnic y muchísima gente simplemente disfrutando del aire relativamente fresco y una vereda por la que se puede caminar.

Alojamiento

La mayoría de los días que estuvimos en Hanoi fueron haciendo Couchsurfing en dos casas distintas. No podríamos decir que la pasamos de diez con quienes nos alojaron, pero tuvimos la inolvidable experiencia de coincidir con el gran Derek.

Aporte de Andrés para que no te quedes sin guesthouse barata:

Lo más asequible que encontré es el Hanoi Lucky Guesthouse, en 14 Bat Su Street, Old Quarter. Las habitaciones más baratas cuestan USD 11. Probablemente se pueda rebajar algo regateando.

Otra opción puede ser Green Hanoi Backpacker Hostel o, si buscás algo un poco mejor, Josephs Hotel.

Buscá ofertas entre todas las opciones de alojamiento en Hanoi en Booking y Agoda.

Distancias

Hanoi está a 180 kilómetros de la frontera con China.
315 km de Sa Pa.
325 km de Viengxay (Laos).
810 km de Hoi An.

Lạng Sơn

Si estás interesado en lo que escribamos sobre Lang Son debe ser porque estás viajando en bicicleta, o algún transporte lento, entre Vietnam y China, porque de otra manera es una ciudad muy poco frecuentada por los viajeros.

La razón principal por la cual pasar una noche acá es para cruzar al día siguiente a China, pero habiendo buses y trenes directos desde Hanoi, no hace mucha falta. En nuestro caso fue porque viajando a dedo preferíamos salir temprano para cruzar la frontera con tiempo y tener todo el día en las rutas chinas.

Tips viajeros

♦ Cambiá tus Dong a Yuanes en Hanoi o en algún banco de Lang Son, porque en la frontera el cambio es malo y una vez en China es muy complicado encontrar quién los acepte. Nosotros los guardamos porque no tuvimos tiempo en Vietnam y además pensábamos que en los bancos chinos los aceptarían sin problemas, pero fueron más duros de matar que Bruce Willis.

Al final, después de preguntar en bancos y casas de cambio de seis ciudades, en la Embajada de Vietnam en Beijing y hasta en negocios vietnamitas, pudimos cambiarlos en el bendito Travelex del Mercado de la Seda (actualmente Travelex cerró todas sus oficinas en China).

Paralela a la vía del tren y a la ruta que viene desde Hanoi, sobre la calle Lê Đại Hành, está Nha Nghi Dream, que es el hotel donde nos quedamos. Pagamos VND 150.000 la habitación doble con baño, tv y wi-fi.

Distancias

Lang Son está a 17 kilómetros de la frontera con China.
160 km de Hanoi.
230 km de Nanning (China).

Viajar a Vietnam - baños

¡Me apuro ahora que no hay nadie! – Baño comunal en Lang Son

Cruzando la frontera con China

Mucho más fácil de lo que esperábamos terminó siendo el día en el que dejamos Vietnam para empezar una nueva etapa de Eliminando Fronteras. Bien temprano dejamos el hotel, preparados con nuestros carteles en vietnamita y chino y las cartas en los dos idiomas para darle a los conductores.

Fuimos hasta la ruta y en cinco minutos frenó un auto. Se rió cuando terminó de leer la carta y entendió que esperábamos que nos llevara gratis y, sin mucho protocolo, levantó la ventanilla y se fue. Fue la única vez que algo así nos pasó en Vietnam.

Poco importó, porque unos minutos más tarde, en nuestro camino se cruzó un oficial de migraciones que estaba yendo a trabajar a la frontera y nos llevó con gusto, incluso acompañándonos hasta la línea misma donde cambiaríamos de país.

Una vez en China, recibimos el ataque de “change money, change money”, pero al escuchar las ridiculeces que nos decían, los ignoramos y seguimos caminando. Como te contamos, cambiar los Dong en China fue un dolor de cabeza.

Al vernos ir a pie, fueron los taxistas los que vinieron a la carga. “Where you go?!”, nos gritaban. El camino, rápido se convirtió en autopista, y un enorme cartel de “No peatones” nos dejó sin la opción de alejarnos de su vista. Sabíamos que al vernos haciendo señas a los autos vendrían otra vez a buscarnos, y de tardar mucho perderían la paciencia. ¿A dónde iríamos cuando nos encontráramos rodeados por taxistas y “change money” enojados, si no había ruta por la cuál seguir caminando? No quería darme vuelta a mirarlos, era como sentir que Freddy Krueger se estaba acercando, a paso lento pero seguro. ¿Cuánto más podríamos esperar…?

¡Nada! Porque en el momento que escuchamos “Changzuo!”, refiriéndose a la ciudad que querían llevarnos los taxistas, apareció un superhéroe en cuatro ruedas. No podíamos creer que no fuera uno salido del grupo que nos impacientaba, y que al leer la carta, se riera, señalara los asientos traseros, y nos llevara hasta un peaje donde militares con escopetas cruzadas en el cuerpo nos esperaban…

Cómo siguió el viaje en Pekín Express: todo lo que te puede pasar viajando a dedo por China.

Nuestro viaje a Vietnam del 2009

No nos cuesta mucho elegirlo como nuestra peor experiencia viajera. Más relajados, de ese primer encuentro fatídico con Vietnam, pudimos rescatar varios aprendizajes. El más importante, dar una segunda oportunidad.

En resumen, esto fue lo que sentimos aquella vez:

Hanoi (4 noches): la usamos como base para ir a Sa Pa y Ha Long Bay y no salimos mucho del Old Quarter. No es de extrañar que la hayamos odiado.

Sa Pa (2 noches): todos días de lluvia y neblina. Más que montañas y terrazas de arroz, lo que vimos fueron turistas en exceso y vendedoras disfrazadas persiguiendo a estos con la ranita y collares.

Aporte sobre Sa Pa, por Andrés:

Me quedé en Son Ha Hotel, en 025 Fansipan Str, Sapa Town. Habitación doble con baño, ventilador y agua caliente.
Oficialmente cuesta VND 200.000, pero yo lo rebajé a VND 150.000 sin demasiado esfuerzo. No tiene Wifi, pero podéis pedirle que os ponga en una habitación que agarre de los hoteles vecinos. Son unos avinagrados, parece que les molesta hasta que vayáis a pagarles, pero por ese precio…

Frente a las pistas de atletismo hay un supermercado, aprovechad porque es donde únicamente vais a pagar precios locales.

Ha Long Bay (1 noche): la peor experiencia de todo el viaje al Sudeste Asiático. Escuchamos el nombre y… brrrr… nos agarra escalofrío. Los problemas con el tour y la sobreexplotación del lugar nos dejaron un mal recuerdo.
Pero el pueblo hizo justicia y la eligió entre Los 10 lugares más decepcionantes del Sudeste Asiático.

Hoi An (2 noches): una turistada pintoresca… ¡y Dani haciéndose un blazer!

Hue (2 noches): creo que a la ciudad no la favorece la lluvia… lástima que fue de la única manera que la vimos.

Nha Trang (2 noches): una recepcionista nos aseguró que era “la mejor playa del mundo”. Error no haberle preguntado cuántas más conocía. Para playas, mejor cualquier otro país de la zona con costa.

Ho Chi Minh City (3 noches): cuando pensamos que no podía existir ciudad más caótica que Hanoi, llegamos a HCMC. No pude hacer mucho más que ir a los Cu Chi Tunnels y me enfermé. Lo que faltaba para irnos de Vietnam pidiéndole la revancha.

Aporte sobre Ho Chi Minh City, por Andrés:

En la calle Bui Vien, en el distrito 1, se encuentra el Phoenix 25, el lugar más barato que pude encontrar. Los precios están entre USD 6-13. Yo lo descarté porque tiene un bar al lado que está dando guerra hasta tarde, así que descansar… poca cosa. No os puedo dar referencias.

En el 40/5 de Bui Vien hay un restaurante mexicano que no recuerdo cómo se llama, pero como es el único es fácil. Dentro (sí, dentro) del restaurante hay una guesthouse llamada MiMi Backpackers Hostel. Ahí es donde yo me quedé, especialmente porque el dueño es muy atento y súper buen tipo. Habitación doble con A/C, baño privado, agua caliente, wifi y hasta frigorífico USD 10. Conseguí bajarlo a USD 9, pero casi sudando sangre.
Justo al lado del restaurante hay un callejón. Ahí veréis un letrero chiquito con el nombre. Igualmente en una de esas guesthouses (dentro del callejón) hay habitaciones por USD 8. Podéis preguntar.

Al final de ese mismo callejón (sí, parece el centro del universo), casi en la esquina hay un pequeño restaurante que sirve platos de fideos y arroz por VND 35-45.000. Y si el dueño tiene un buen día hasta os incluye sopa y té gratis.

Está difícil hacer un viaje al Sudeste Asiático todos los años para actualizar los itinerarios, así que si tenés información útil para aportar (alojamientos, precios actualizados, errores que hayas encontrado, etc), no te hagas el misterioso, ¡compartila con todos los marcopólicos que están planeando un viaje como vos!

¡Buenas rutas!

¿Planeando un viaje al Sudeste Asiático? No te pierdas todos los consejos mochileros haciendo click en Viajar al Sudeste Asiático.

Novedades

♦ ¿Querés generar ingresos durante tus viajes para poder recorrer el mundo sin fecha de regreso? Sumate al curso online Cómo financiar un viaje largo.

¡Ya está disponible el libro Eliminando fronteras en todo el mundo! 47.000 kilómetros a dedo para descubrir lo que los medios no nos muestran. A través de este libro te llevaremos de viaje a dedo por Asia de punta a punta, derribando la frontera más peligrosa, la que nosotros mismos creamos. Podés conseguirlo en este link.

♦ Si soñás con irte de viaje, podés leer Un Viaje Interior, nuestro primer libro, con el empujón que te falta para pasar de la motivación a la acción.  Se consigue a través de este link.

♦ ¡Ya inauguramos la nueva tienda viajera online! Ahí encontrarás todos nuestros productos inspirados en viajes. Date una vuelta por este link.

Info importante para tu viaje

🌏 Intercambio de trabajo por alojamiento: si querés quedarte algunas semanas en un mismo lugar, podés ver la posibilidad de hacer intercambio de trabajo por alojamiento. En la plataforma Worldpackers hay muchas propuestas en distintos destinos. Ingresando a este link y colocando el código MARCANDOELPOLO vas a tener USD10 de descuento en la membresía anual.

❤️ Colaborá con Marcando el Polo: si reservás tu alojamiento a través de Booking, Agoda o Hostelworld desde estos o alguno de los links que compartimos, estás dando una mano enorme para que el blog siga funcionando. Desde ya que los precios son los mismos.

⛑️ Viajá asegurado/a: por tu tranquilidad, siempre recomendamos que tengas un seguro de viajes. Para decidirte por cuál, pasá por Lo que tenés que saber antes de contratar un seguro de viaje.

Sobre Jota y Dani

Con 19 y 21 años salimos de Argentina para emprender un viaje que creímos sería de tres meses, pero se convirtió en nuestro estilo de vida. Quince años más tarde, seguimos descubriendo los rincones más remotos del mundo para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

¿Ya leíste los libros de Marcando el Polo?

Un viaje interior

Es la palabra amiga que te falta para pasar de la motivación a la acción, una compañía para cuando estás en ruta, y la oportunidad de tomar el viaje como mucho más que una suma de atractivos, sino como una suma de experiencias que te van a transformar para siempre.

Es un libro que te hará comprender que el viaje más importante de tu vida no empieza en un aeropuerto, sino en tu interior.

Eliminando fronteras

¿Y si lo que nos hicieron creer sobre el mundo es mentira?

Por la necesidad de descubrir lo que los medios prefieren ignorar, recorrimos Asia de punta a punta a dedo, desde Filipinas hasta Turquía.

Nos acusaron de terroristas, pasamos una tarde con presos de una cárcel filipina, varios días en una casa de refugiados iraníes, acampamos enfrente de la mansión del presidente de Tayikistán y rezamos con musulmanes en una mezquita de Malasia.

Fueron 47.000 kilómetros a dedo en 926 vehículos distintos durante tres años, con el objetivo de eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

Cursos online para ayudarte en tu viaje

Cómo financiar un viaje largo

Viajar durante un tiempo largo sin tener muchos ahorros o ser millonario es totalmente posible. Para lograrlo necesitarás generar ingresos en ruta, y que estos superen a tus gastos. Lo más importante es tener constancia, creatividad y aprovechar al máximo tus conocimientos y habilidades.

En este curso te compartiremos los conocimientos adquiridos durante más de diez años de viaje, en los que aprendimos cómo generar ingresos y reducir los gastos para poder hacer que vivir viajando sea sustentable.

GRATISCómo organizar un viaje largo

Organizar un viaje de forma independiente puede sonar abrumador cuando nos encontramos con todos los detalles que hay que tener en cuenta: visas, vacunas, itinerario, horarios de transporte, vuelos, requisitos de entrada a los países, presupuesto, equipamiento y mucho más. Saber por dónde empezar a abarcar todo esto no es fácil.

Por eso, decidimos crear este curso online totalmente gratuito, con todas las herramientas que fuimos conociendo para organizar nuestros recorridos desde que empezamos con esta vida de viaje en 2009.

Paso a paso, vamos a darle forma al viaje que tenés en mente.