Consejos para viajar a Sri Lanka

Última actualización: 29/11/23

¿Vas a viajar a Sri Lanka? En este posteo vas a encontrar información sobre la visa, salud, clima, transporte, seguridad y más.

Visa de turismo

El sólo hecho de nombrar la palabra visa genera cierto escalofrío entre los viajeros. ¿Me dejarán entrar? ¿Y si me falta algún papel? Para viajar a Sri Lanka hay que tramitar una visa, pero es un proceso bastante fácil.

La aplicación se hace online en esta página, donde al terminar te van a enviar un código de autorización (ETA). El costo es de USD 35 y tenés 90 días para ingresar al país desde el momento en que el código está autorizado.
Una vez que ingresaste a Sri Lanka, la visa es válida por 30 días y doble entrada, es decir que podés salir y volver a entrar al país en ese lapso de tiempo.

También es posible tramitar la visa de turista on arrival en el aeropuerto de Colombo, pero el proceso es más lento y si por alguna razón no te la llegan a aprobar, tenés que irte del país. Es recomendable hacerlo online.

¿Cuáles son los requisitos para tramitar la visa de Sri Lanka?

♦ Pasaporte válido por al menos seis meses

♦ Pasaje aéreo (de entrada y salida del país)

♦ Resumen bancario que demuestre que tenés fondos suficientes para pagar tu viaje por Sri Lanka y no vas a quedar varado ahí. No aclaran un monto, así que es algo que consideres razonable de acuerdo al tiempo que vayas a viajar, y no hace falta tampoco que lo tengas al momento de aplicar, sino que te lo pueden llegar a pedir en el aeropuerto. A nosotros no nos lo pidieron, pero es uno de los requisitos.

¿Cuánto tarda?

Si todo está bien, vas a tener tu visa unas horas después de haber completado el trámite y realizado el pago. Te van a mandar un mail para avisarte, pero si estás impaciente podés entrar a la página de Electronic Travel Authority para ver el estado de tu visa.

Si necesitás información sobre extensiones u otro tipo de visa, consultá la página de Inmigración.

Consejos para viajar a Sri Lanka - visa de turista

Todo listo para entrar a Sri Lanka

Desde Marcando el Polo nos tomamos el tiempo y esfuerzo para brindarte la última información disponible sobre visas y así ayudarte a planear tu viaje. Sin embargo, los requisitos para entrar a ciertos países –sobre todo en Asia- cambian constantemente sin previo aviso. Para cualquier consulta, podés contactarte directamente con la Oficina de migraciones de Sri Lanka

Vacunas

La única vacuna obligatoria para entrar a Sri Lanka es la de Fiebre Amarilla si venís de Latinoamérica o África. Si sos ciudadano de alguno de estos países pero llegás desde, digamos, Nueva Zelanda o Europa, no es necesario que estés vacunado.

Desde ya que hay vacunas clásicas que deberías tener por más que no sean obligatorias, como Hepatitis A y B o Tétanos.

Hay algunas zonas del país que son consideras de alto riesgo de malaria. Nosotros, personalmente, nunca tomamos las pastillas contra esta enfermedad por los efectos secundarios que trae, pero queda en cada uno. Tené en cuenta que lo síntomas pueden no aparecer hasta un año después del viaje. Las lugares que NO son considerados de riesgo son: Colombo, Galle, Gampaha, Kalutara, Matara y Nuwara Eliya.

La diarrea del viajero es lo que más posibilidades tenés de contraer, pero no suelen ser un problema más que varias visitas al baño. Si más que un par de visitas, ya no podés dejar la letrina, entonces probá con Ciprofloxacin y sales rehidratantes. Si aparecen otros síntomas como vómito, mareo, dolor abdominal y/o diarrea con sangre, entonces tenés que consultar con un médico. Es esencial que estés bien hidratado ya que vas a perder mucho líquido, por eso las sales rehidratantes.
Nosotros no sufrimos ninguna diarrea en Sri Lanka, cosa que nos pasó muy seguido en India, y algunas veces en Nepal y Bangladesh.

El agua no es potable, pero muy barata. Mucho mejor que las gaseosas son los cocos que venden en la calle, que te los abren en el momento, aunque no abuses porque son más laxativos que las papayas.

Para más información sobre salud en Sri Lanka, ingresá a este link.

Cuándo ir

Siendo una isla tropical, la lluvia puede llegar en cualquier momento, especialmente en la zona montañosa del centro del país (Hill Country). Para organizarnos, veamos lo mejor y peor de cada mes:

Diciembre a marzo: es temporada alta, los precios y demanda de transporte y alojamiento suben.
Octubre a enero es la época de más lluvias en la costa este, norte y zona de las ciudades históricas (Anuradhapura, Polonnaruwa y Sigiriya).

Abril + Septiembre a noviembre: en términos generales, es cuando hay mejor clima en todo el país. El turismo baja con respecto a la temporada alta, pero tené en cuenta que a mediados de abril se festeja el Año Nuevo y el transporte se llena muy rápido. Si vas a viajar en esa fecha, tratá de reservar los tramos que pienses hacer en tren con anticipación desde esta página.

Mayo a agosto: temporada baja. Por un lado, los precios bajan y los atractivos principales están mucho más tranquilos; pero por el otro, el monzón del sudoeste trae lluvias a las zonas más turísticas (playas de la Costa sur, oeste y Hill Country).

Nosotros viajamos del 14 al 29 de marzo. En la Costa sur y ciudades históricas, el clima estuvo perfecto. En el Hill Country, tuvimos las clásicas lluvias de la tarde; generalmente soleado hasta alrededor de las 3-4 PM, cuando empezaba a llover sin parar… ¡hora del té! (Mmmmm, Orange Pekoe).

Podés ver el resúmen del clima en Sri Lanka en esta página.

Día de sol en las playas de Mirissa

Día de sol en las playas de Mirissa

Transporte

Es muy fácil moverse por el país en transporte público, ya que todos hablan aunque sea un poco de inglés y la mayoría de los buses tienen los carteles indicando el destino en inglés, tamil y cingalés. Aunque las distancias sean cortas, el transporte por Sri Lanka es muy lento.

Buses

La ventaja que tienen es que cubren todo el país, son muy frecuentes y económicos.

La contra es que por lo general van parando por todo el camino, pero lo peor de todo son los conductores suicidas, demasiado apurados por llegar a destino.

Los buses más baratos son muy simples; no tienen aire acondicionado, ni asientos reservados y muy poco espacio para poner tu mochila. Los de compañías privadas cuestan el doble y hacen principalmente largas distancias o entre ciudades grandes; estos tienen aire acondicionado, asientos numerados y son mucho más cómodos y rápidos que los baratos.

Trenes

No tienen tanta cobertura ni frecuencia como los buses, pero los preferimos siempre; primero por la seguridad, y segundo porque ir mirando por la ventana con el ruido de las vías de fondo nos resulta mucho más atractivo que ir al ritmo de los bocinazos. Eso sí, aunque siguen siendo baratos, no lo son tanto como los buses.

El tramo más famoso es el que va entre Nanu Oya y Badulla (pasando por Ella), por los paisajes de montañas y colinas cubiertas por plantaciones de té que recorre.

Hay tres tipos de clase: nunca viajamos en primera, pero la segunda y tercera están muy bien. La diferencia entre ellas es que en 3ª no hay asientos asignados, y si va lleno vas a tener que viajar parado, pero si conseguís sentarte no hay grandes cambios en cuanto a comodidad. Por lo general, la 2ª clase sale el doble de precio que la tercera, pero igual es muy económica.

Para reservar tickets de tren online o ver horarios y tarifas, entrá a la página de Sri Lanka Railways.

Listos para empezar el viaje. Estación Colombo Fort

Listos para empezar el viaje. Estación Colombo Fort

Itinerario de nuestro viaje por Sri Lanka

Tiempo total del recorrido: 15 días

Lugar preferido: Galle

Decepción: Anuradhapura

No te pierdas el detalle de cada uno de los lugares donde estuvimos en Itinerario de nuestro viaje por Sri Lanka

Seguridad

Sri Lanka es un país bastante seguro. No tuvimos ningún problema ni escuchamos de nadie que lo haya tenido, salvo varios sustos en los buses por culpa de los conductores desquiciados. Solamente ser más precavidos por la noche, especialmente en las ciudades.

La gente es muy simpática, aunque los tuk-tukeros pueden sacarte de quicio, en especial cuando estás caminando con la mochila abajo del sol y no dejan de seguirte taldrándote la cabeza con su “tuk-tuk!! Hello mister, tuk-tuk? Hey, where you go, mister?!!!”. Más de una vez nos pasó que nos decían que no había buses a algún lugar para que los tomáramos, pero al rato el bus aparecía y todos se iban frustrados porque no habíamos caído.

Cuando estés buscando alojamiento, seguramente se te va a acercar algún personaje diciéndote que te puede llevar a alguna guesthouse barata. Por lo general son los tuk-tukeros, pero en algunas ciudades también hay gente deambulando las estaciones de tren y bus en busca de turistas. Estos obviamente se llevan una comisión, por lo que si vas con ellos el precio de la habitación va a ser más caro del que pagarías yendo por tu cuenta.

Por veintiséis años el país estuvo envuelto en una guerra civil que parecía de nunca acabar, entre los separatistas Tamil Tigers, con base en el norte de la isla, y las fuerzas del gobierno. En el 2009 los Tigres no pudieron seguir resistiendo y la guerra finalmente terminó. A partir de ahí, el turismo creció a una velocidad increíble.

Mujeres viajeras

Evitá vestirte con polleras cortas o shorts y musculosa fuera de la playa para no llamar demasiado la atención. El único lugar que sentimos que no era seguro para una mujer sola fue haciendo la peregrinación a Adam’s Peak, ya que al ser Poya Day había muchísima gente, y los grupos de jóvenes se pusieron bastante densos.

Al ser una pareja, en trenes y buses no tuvimos ningún problema, pero pueden darse situaciones incómodas para una mujer sola. Las miradas de los hombres no son tan desesperadas como las que se sienten en India, pero igualmente están.

¡Los monos también pueden ser un peligro! No dejes nada desatendido si ves alguno cerca

¡Los monos también pueden ser un peligro! No dejes nada desatendido si ves alguno cerca

Comida

Si venís de India, te vas a llevar una gran decepción con la limitada variedad de la comida en Sri Lanka; y si venís desde otro lugar… es muy probable que también. Estamos hablando sólo de lo que se puede conseguir fácilmente, porque si vas a restaurantes más caros, no como nosotros, vas a tener más para elegir.

Para el almuerzo, la opción casi unánime es el rice and curry, que es un platazo de arroz con distintas selecciones de currys, dependiendo de cuánto cueste. Por lo general son geniales.

El snack que durante el día siempre está son los short eats, unas masas de distintas formas y rellenos (huevo, vegetales, pescado, etc), pero todas con un sabor muy parecido.

Sri Lanka no sería lo mismo sin su plato estrella que aparece a todo ritmo para la cena. Las espátulas repiquetean contra la plancha sin parar, la emoción y el hambre aumentan, tacatacatacataca, es la música singalesa más reconocible, la que acompaña todas las noches… ¡¡¡es el kottu!!! Esta especialidad, que comimos hasta el hartazgo por falta de competidores, es básicamente masa de roti (panqueque) cortada y salteada con vegetales y carne. Está bien para comerlo un par de veces, pero cuando es tu cena casi por quince noches seguidas, lo terminás odiando.

Casi todo se come con la mano, aunque podés pedir cuchara si estás haciendo un enchastre o no querés comerte tantos gérmenes. La técnica para poder comer el resbaloso rice and curry es, primero mezclar el arroz con un poco de curry, hacer un montoncito apelmazado no demasiado grande con la yema de los dedos, y llevártelo rápido a la boca. ¡Ni se te ocurra usar la mano izquierda, esa es para el baño!

Lo gracioso es que los lugares baratos para comer se llaman “hotel”. Los vas a encontrar por todos lados y por lo general sirven rice and curry, short eats y hoppers. Muchas veces los short eats están ya servidos en la mesa, y te cobran dependiendo cuántos comas.

Algunas otras comidas que podés encontrar:

Hoppers o Appam: panqueques finitos con forma de bol que puede pedirse solo o con huevo. Son un acompañamiento.

Watalappam: budín húmedo de crema de coco con castañas de cajú, canela, cardamomo y especias varias. Muy bueno, tal vez lo mejor de la comida esrilanquesa, pero no muy fácil de conseguir. Es típico de las comunidades musulmanas.

Curd con miel de Kithul: yogur de leche de búfalo con miel de una especie de palmera llamada kithul. El yogur es agrio, pero la rica miel salva al postre.

Faluda: bebida muy dulce típica del Subcontinente indio. Es de color rosa (leche o agua + almíbar misterioso) y viene con gelatinas, bolitas de tapioca y helado. Lo venden en las heladerías y algunos restaurantes.

Kalu Dodol: dulce de consistencia y apariencia similar al dulce de membrillo, pero muy lejano en sabor. Está hecho con leche de coco, azúcar de la palmera kithul y harina de arroz. Hambathota, en la Costa sur, es la capital de este postre.

Wood Apple: fruta con cáscara de madera. Muy buena en jugos, pero para nada rica si la comés sola.

Banquetazo de "rice and curry"

Banquetazo de «rice and curry»

Kottu de pollo + hoppers + jugo de wood apple = una cena típica

Kottu de pollo + hoppers + jugo de wood apple = una cena típica

En resumen

Lugar preferido

Galle: Arquitectura colonial portuguesa y holandesa en notable estado de conservación. La parte histórica es un oasis dentro del caos que son las ciudades esrilanquesas.

Decepción

Anuradhapura: Ruinas de la capital más antigua de la isla, totalmente sobrevaluado a USD 30 la entrada.

Plato estrella

Watalappam: Delicioso budín tradicional de las comunidades musulmanas, no muy fácil de conseguir.

Costo

Apto para mochileros, aunque más caro que India o Nepal, y la diferencia aumenta cada vez más.

El transporte en bus es increíblemente económico. Los trenes son un poco más caros, pero igual son muy baratos.

Se puede comer porciones abundantes de rice and curry o kottu, suficientes para una comida, por menos de USD 2. Los short eats están siempre a mano para llenar los huecos y cuestan centavos.

El alojamiento es lo que más te va a asustar si venís de mochilear por India. En los últimos años hubo un aumento muy importante, haciendo que sea difícil conseguir habitaciones dobles por menos de USD 15.

El precio de las entradas a sitios históricos es absolutamente ridículo, en una clara muestra del público que el gobierno está intentando atraer. Sigiriya, Anuradhapura y Polonnaruwa cuestan USD 30 cada uno, y creemos que ninguno lo justifica. Cuando nosotros viajamos se podía comprar un Round Trip Ticket, que por USD 50 te daba acceso a los tres lugares, pero este no existe más, lo que es una lástima porque alejó a muchísimos viajeros.

Lo mejor

+ Cantidad de lugares interesantes en un espacio tan compacto.
+ Moverse por la isla es muy simple y económico.
+ Playas y plantaciones de té (¡el té es lo mejor!).

Lo peor

– Costo de las entradas a sitios históricos.
– Tuk-tukeros pesados y muchas veces engañosos.
– Poca variedad de comida (comparado con India, Nepal o Sudeste asiático).

Antes de viajar, te recomendamos que veas Civil War in Sri Lanka in Faire Eye, un documental independiente acerca de la guerra civil (en inglés).

¡Buen viaje!

Novedades

♦ ¿Querés generar ingresos durante tus viajes para poder recorrer el mundo sin fecha de regreso? Sumate al curso online Cómo financiar un viaje largo.

¡Ya está disponible el libro Eliminando fronteras en todo el mundo! 47.000 kilómetros a dedo para descubrir lo que los medios no nos muestran. A través de este libro te llevaremos de viaje a dedo por Asia de punta a punta, derribando la frontera más peligrosa, la que nosotros mismos creamos. Podés conseguirlo en este link.

♦ Si soñás con irte de viaje, podés leer Un Viaje Interior, nuestro primer libro, con el empujón que te falta para pasar de la motivación a la acción.  Se consigue a través de este link.

♦ ¡Ya inauguramos la nueva tienda viajera online! Ahí encontrarás todos nuestros productos inspirados en viajes. Date una vuelta por este link.

Info importante para tu viaje

🌏 Intercambio de trabajo por alojamiento: si querés quedarte algunas semanas en un mismo lugar, podés ver la posibilidad de hacer intercambio de trabajo por alojamiento. En la plataforma Worldpackers hay muchas propuestas en distintos destinos. Ingresando a este link y colocando el código MARCANDOELPOLO vas a tener USD10 de descuento en la membresía anual.

❤️ Colaborá con Marcando el Polo: si reservás tu alojamiento a través de Booking, Agoda o Hostelworld desde estos o alguno de los links que compartimos, estás dando una mano enorme para que el blog siga funcionando. Desde ya que los precios son los mismos.

⛑️ Viajá asegurado/a: por tu tranquilidad, siempre recomendamos que tengas un seguro de viajes. Para decidirte por cuál, pasá por Lo que tenés que saber antes de contratar un seguro de viaje.

Sobre Jota y Dani

Con 19 y 21 años salimos de Argentina para emprender un viaje que creímos sería de tres meses, pero se convirtió en nuestro estilo de vida. Quince años más tarde, seguimos descubriendo los rincones más remotos del mundo para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

¿Ya leíste los libros de Marcando el Polo?

Un viaje interior

Es la palabra amiga que te falta para pasar de la motivación a la acción, una compañía para cuando estás en ruta, y la oportunidad de tomar el viaje como mucho más que una suma de atractivos, sino como una suma de experiencias que te van a transformar para siempre.

Es un libro que te hará comprender que el viaje más importante de tu vida no empieza en un aeropuerto, sino en tu interior.

Eliminando fronteras

¿Y si lo que nos hicieron creer sobre el mundo es mentira?

Por la necesidad de descubrir lo que los medios prefieren ignorar, recorrimos Asia de punta a punta a dedo, desde Filipinas hasta Turquía.

Nos acusaron de terroristas, pasamos una tarde con presos de una cárcel filipina, varios días en una casa de refugiados iraníes, acampamos enfrente de la mansión del presidente de Tayikistán y rezamos con musulmanes en una mezquita de Malasia.

Fueron 47.000 kilómetros a dedo en 926 vehículos distintos durante tres años, con el objetivo de eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

Cursos online para ayudarte en tu viaje

Cómo financiar un viaje largo

Viajar durante un tiempo largo sin tener muchos ahorros o ser millonario es totalmente posible. Para lograrlo necesitarás generar ingresos en ruta, y que estos superen a tus gastos. Lo más importante es tener constancia, creatividad y aprovechar al máximo tus conocimientos y habilidades.

En este curso te compartiremos los conocimientos adquiridos durante más de diez años de viaje, en los que aprendimos cómo generar ingresos y reducir los gastos para poder hacer que vivir viajando sea sustentable.

GRATISCómo organizar un viaje largo

Organizar un viaje de forma independiente puede sonar abrumador cuando nos encontramos con todos los detalles que hay que tener en cuenta: visas, vacunas, itinerario, horarios de transporte, vuelos, requisitos de entrada a los países, presupuesto, equipamiento y mucho más. Saber por dónde empezar a abarcar todo esto no es fácil.

Por eso, decidimos crear este curso online totalmente gratuito, con todas las herramientas que fuimos conociendo para organizar nuestros recorridos desde que empezamos con esta vida de viaje en 2009.

Paso a paso, vamos a darle forma al viaje que tenés en mente.