Cómo viajar por el mundo sin pagar alojamiento

Última actualización: 30/11/23

Cuando uno piensa en dar la vuelta al mundo, lo primero que se le viene a la mente es cómo mantenerse. Esas son las noches sin dormir donde realmente empieza el viaje, haciendo cálculos, buscando alternativas y dibujando posibles rutas. Transporte y hoteles pueden llegar a ocupar la mayor parte de tu presupuesto, pero si te contamos que hay muchas posibilidades de viajar sin pagar alojamiento, la cosa cambia.

Mientras muchos buscan excusas para quedarse en casa diciendo que viajar es caro, otros encuentran soluciones.

En este artículo te contamos todas las opciones que fuimos probando a lo largo de estos años de viaje para evitar pagar por alojamiento. Si solo alguien nos hubiese dicho todo esto el primer día de esta gran aventura…

Cómo viajar sin pagar alojamiento

Camping

Aunque durante los primeros años de viaje nos negábamos a cargar con una carpa, ahora no nos podemos imaginar viajando sin nuestra «casa». Sí, suma peso en la mochila y ocupa lugar, pero la tranquilidad de tener siempre un techo bajo el cual dormir nos da mucha flexibilidad, sobre todo viajando a dedo.

Nos llegan muchísimas consultas sobre si recomendamos viajar con carpa o no, y se nos hace muy difícil responder. Depende mucho del tipo de viaje, los destinos, y la duración. Si nos remontamos a nuestro primer viaje al Sudeste Asiático en 2009, que duró dos meses y medio y viajábamos en transporte público, la respuesta es que no. Pero si miramos el último viaje que hicimos por la zona, que duró un año y medio y viajamos a dedo, es lo primero que ponemos en la mochila.

Dependiendo del país, van variando las opciones para acampar. En Filipinas, por ejemplo, acampamos durante más de un mes. ¿Cómo? Llegábamos a un pueblo, nos acercábamos a hablarle a algún vecino que estuviera dando vueltas por ahí explicándole quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos, y siempre terminaban ofreciéndonos un lugarcito para poner nuestra carpa. La mayoría de las veces era en el jardín de alguna casa, y otras en un parque, una terraza de arroz abandonada o en la playa.

En Japón nos manejamos con los campings gratis, que hay muchísimos (más info en «Consejos para viajar barato por Japón»), aunque también es muy común el «urban camping«.

En cuanto al equipo, por el bien de nuestra salud preferimos invertir en una carpa súper liviana: pesa menos de 2kg. Sí, es chiquita, pero entramos y con eso alcanza. También llevamos aislante y bolsas de dormir livianas (pesan unos 600 g cada una). Aunque nos gustaría tenerlo cuando estamos acampando, preferimos no llevar nada para cocinar para no sobrecargarnos, ya que tampoco es que acampamos todas las noches. Una linterna también es esencial.

¿Y qué hago con las cosas cuando me quiero ir a recorrer? Seguramente te estarás preguntando. No hay fórmulas ni certezas, solo hay que confiar en el sentido común. Si el lugar nos inspira confianza, generalmente dejamos todo menos el pasaporte, la plata y el disco duro. Tenemos un candado chiquito que también se lo ponemos al cierre de la carpa. Sí, sabemos que estás pensando que es tan inútil como un tacho de basura en India, pero todo suma. Nunca nos faltó nada, pero también depende de dónde viajes.

Otro camping

Uno de los camping gratis en Japón, en un fin de semana largo…

Cuando llegamos, nos recibía esta cajonera con mapas de la zona. ¡Qué tiernos!

Cuando llegamos, nos recibía esta cajonera con mapas de la zona. ¡Qué tiernos!

Acampando en Ocam Ocam

Acampando en Ocam Ocam (Filipinas) junto a la casa de una señora que nos malcrió por unos días…

Viajar sin pagar alojamiento: Couchsurfing

SONY DSC

Así nos recibía nuestra anfitriona en Kanazawa 🙂

Si todavía no lo conocés, Couchsurfing es una red de hospitalidad donde gente de todo el mundo abre sus puertas para alojar a viajeros por el simple hecho de tener un intercambio cultural, sin ningún tipo de costo. Al escuchar esto, muchos dudan del programa y una catarata de preguntas se les viene a la mente: «¿Te vas a alojar en la casa de alguien que ni conocés?», «¿Será seguro?», «¿Pero es totalmente gratis?», «¿Y para mujeres solas también sirve?»

Nosotros también teníamos todas estas dudas antes de tener nuestra primer experiencia, que fue nada más y nada menos que en Irán. Y sí, como todo lo nuevo, también nos generó miedo. Hoy, varios años después de aquella primera experiencia, no nos podemos imaginar otra forma de viajar que no sea confiando en la gente.

Seguramente vas a estar preocupado hasta que tengas tu primer experiencia, pero tené en cuenta que es una confianza mutua, ellos también se arriesgan a que vos seas ese loco que te quedás en su casa para hacerte una copia de sus llaves, robarle las cervezas de la heladera y darle carne picada con vidrio molido de comer al gato.

Más info sobre cómo funciona y consejos para armar tu perfil en ¿Qué es eso de Couchsurfing?

Kk

Hay veces que cuesta creer que alguien que no te conozca te de tanto afecto…

A veces

Haciendo Couchsurfing, a veces te va a tocar dormir en sillones, otras en el piso, y otras…

Otras...

… en una habitación privada tan linda como esta.

OO

Con Kevin, nuestro host en Shanghái, en la cena-despedida.

Si nunca conociste a nadie que se haya alojado por medio de Couchsurfing, es probable que todavía sigas con dudas. Es que crecimos aprendiendo a desconfiar en el otro, en el «no hables con extraños», en el «tené cuidado con ese», que ya nos olvidamos de que la mayoría de los habitantes de este mundo son como vos y como nosotros. 

En China, que es uno de los países de los que más preconceptos se tienen, la hospitalidad que recibimos fue tanta que cuando la contábamos, no nos creían. Un ejemplo fue lo que nos pasó este día:

Cuando llegamos a la casa de Kevin, en Shanghái, nos encontramos con un chico que tenía una «mala noticia» para darnos. Se puso serio y, con un poco de vergüenza, nos dijo: «Les tengo que decir algo, perdón. Yo les dije que los podía alojar y que iba a estar con ustedes, pero me surgió un entrevista laboral en Beijing y me tengo que ir mañana para allá». Le dijimos que no se hiciera problema, que lo entendíamos, y que podíamos irnos por la mañana, pero no nos dejó terminar: «No, no, no se tienen que ir. Yo les dejo las llaves y se quedan en mi departamento. Vuelvo el domingo a las 8, así que les pido que estén por acá para abrirme porque no tengo otra copia». No lo podíamos creer, era la primera vez que nos pasaba algo así. Y como si fuera poco, cuando volvió nos quiso invitar a cenar porque sentía que estaba en falta porque no pudo pasar mucho tiempo con nosotros. Gran eliminador de fronteras…

Pero esto no es todo. En ese mismo país, dos años más tarde, se volvía a repetir la historia. Estábamos en Tianjin y nos sonó el teléfono. Atendimos, pero estábamos seguros que sería equivocado (¿quién podía llamarnos a nuestro número chino?). Era Erik, el chico que nos iba a alojar unos días más tarde en Wenzhou. Charlamos un ratito, nos preguntó sobre nuestro viaje, y nos contó que lamentablemente tenía que viajar por trabajo para la fecha en que pensábamos ir a su ciudad. Sin dejarnos agregar nada, nos dijo: «Igualmente, no se hagan problema, porque le dejo las llaves a una amiga. Ella se puede encontrar con ustedes en el centro y se las da. Ya tienen mi dirección y en un rato les mando un mapita. Cuando se van, solo tienen que dejar la llave arriba de la mesa.» 

Nuestro viaje tuvo un antes y un después desde que conocimos Couchsurfing. Es más, estas líneas las estoy escribiendo desde la casa de Damiana, nuestra host en Cheonju, Corea del Sur. Está jubilada, y con su marido planean dar la vuelta al mundo, viajando 3 meses al año, y hasta se animaron a viajar a dedo por Noruega. Sí, la gente que te podés encontrar en esta red está un poco loca… así que cuidado, es contagioso.

Claro que no tooooodas las experiencias haciendo Couchsurfing son así de geniales, algunas -muy pocas- veces, las cosas no salieron como hubiésemos querido. De eso hablamos en este episodio del podcast «Viaje al Planeta Tierra»:

Para quienes anden en dos ruedas, también está la opción de usar Warm Showers. El mismo sistema que Couchsurfing, pero exclusivo para ciclistas.

Otra opción similar es TalkTalkBnb, con la particularidad de que es para reunirse con gente que quiera hacer intercambio de idiomas.

Viajar sin pagar alojamiento: House-sitting

Si querés quedarte más tiempo en un lugar, una opción excelente es conseguir una casa para cuidar mientras el dueño no está. Sí, esto es totalmente posible y ganan las dos partes: los dueños tiene alguien para que les cuiden la casa, las plantas y las mascotas, y vos te alojás con todas las comodidades de una casa sin pagar alojamiento.

Las páginas más populares para encontrar casas son:

https://www.trustedhousesitters.com/
https://www.mindmyhouse.com/
https://www.housecarers.com/

Trabajo a cambio de alojamiento

Viajar está buenísimo, pero también es verdad que cansa. Tené en cuenta que nosotros trabajamos online mientras viajamos, y llega un punto en que todo lo que está pasando alrededor nuestro nos sobrepasa, y necesitamos parar el mundo por un tiempo para que dejen de pasar cosas y podamos ponernos al día. 

Es en esos momentos cuando frenamos por un tiempo en algún lado que nos guste a descansar trabajar unas horas por día a cambio de una habitación y -a veces- comida. Nos sentimos felices de poder tener un lugar al cual llamar «casa», una cocina, y donde dejar nuestra ropa acomodada. Cuando uno lo tiene todos los días no lo valora, pero viajando es una de las cosas que más extrañamos.

Estos intercambios los hicimos en muchos lugares, como Singapur, Nueva Zelanda, Malasia, Tailandia, Taiwán, Japón y Corea del Sur.

¿Cómo conseguir los voluntariados?

Si bien podés contactar a hoteles y hostels por tu cuenta para ofrecerte, es mucho más simple y seguro hacerlo a través de una plataforma, donde todo está organizado, las horas de trabajo están estipuladas y te brindan asistencia en caso de que la experiencia no sea lo que habían acordado.

Worldpackers es la plataforma con más oportunidades en la mayor cantidad de destinos. Ingresando a este link y colocando el código MARCANDOELPOLO al momento de crear tu cuenta, vas a tener USD10 de descuento en la membresía anual.

Si querés probar conseguir un voluntariado por tu cuenta, a nosotros lo que más nos funcionó fue mandar mails a tooooodos los hostels/hoteles del lugar donde nos queríamos quedar ofreciéndonos para trabajar, contándoles quiénes somos, nuestra experiencia, y un link al perfil de Couchsurfing para que puedan ver las referencias. A veces cuesta más, otras menos, pero siempre conseguimos. Recordá siempre aclarar las condiciones antes de ir para no llevarte ninguna sorpresa.

Nuestra habitación en Nikko, Japón

Nuestra habitación en Nikko, Japón

SONY DSC

Además, es una excelente forma de sumergirte en la cultura de cada país. Acá, con nuestro jefe  y compañeras de trabajo con sus hijos.

Consultores para un hostel en Singapur. Todo es posible...

Consultores para un hostel en Singapur. Todo es posible…

Muy concentrada chequeando las reservas

Muy concentrada chequeando las reservas en el hostel de Taipéi.

Algunas de las tareas que te pueden tocar.

No siempre es trabajo de limpieza y recepción, a veces toca hacer un poco de todo. Pintando en la guesthouse de Melaka.

Trabajar por alojamiento también puede ser ayudarlos con la página web, escribirles un artículo, hacer una serie de fotos del lugar, traducir un folleto... ¡y todo lo que se te ocurra!

Trabajar por alojamiento también puede ser ayudarlos con la página web, escribirles un artículo, hacer una serie de fotos del lugar, traducir un folleto… ¡y todo lo que se te ocurra!

Tu propio vehículo

Si bien ahora que estamos en Asia esta opción ya no aplica para nosotros porque no tenemos vehículo propio, mientras viajábamos por Oceanía nos salvó más de una vez. Nunca tuvimos una combi o uno de esos motorhomes súper equipados, así que las comodidades de dormir estirados en un colchón quedaron descartadas, pero igual nos fuimos adaptando con los autos que tuvimos.

Antes de frenar tu vehículo para pasar la noche, asegurate de que no haya ninguna prohibición para hacerlo. Por ejemplo, en Australia y Nueva Zelanda muchos lugares que parecían perfectos, como estacionamientos con baños y electricidad cercanos a la playa, tenían carteles avisando de las multas por dormir en el lugar.

Shhh

Durmiendo en al auto que nos prestó nuestro jefe en Broome, Australia. Shhhhhhhhhhhh!

Arreglando

El mismo jefe, pero esta vez nos prestó su 4×4 para ir a la Gibb River Road, ruta complicada y de tierra. Obviamente, pinchamos. Fue la primera vez que cambiamos una rueda: viajando se aprende de todo!

Varios

Cuando llegamos a la casa de Pad, quien nos alojó por Couchsurfing en el sur de Tailandia, una de las primeras cosas que nos dijo fue:

«Si llegaban un día antes hubiesen conocido a Taylor, un personaje. Viaja por el mundo hace años, y nunca paga alojamiento, dice que el mundo es demasiado grande y hay suficiente espacio para todos.«

Quizás para algunos Taylor pueda ser un poco extremista, pero es verdad que hay muchos lugares tranquilos en los que se puede pasar una noche sin pagar. En algunos casos solo basta con encontrarlo y hacerlo nuestro por un rato, y en otros, con hablar con los locales y pedir orientación.

Estos fueron algunos de los lugares que se transformaron en nuestro hogar por una noche (o algunas más). Claro que siempre fueron espacios que nos inspiraron confianza, aunque quizás no lo parezcan a simple vista:

sdf

No, no siempre dormimos en la calle, pero en Japón nos salvó un par de veces.

En Japón casi cualquier lugar se puede convertir en tu habitación improvisada, porque es muy seguro. En este caso, viajando a dedo llegamos de noche a las afueras de una ciudad que no teníamos ninguna intención de entrar. Para colmo llovía con todo, así que encontramos este túnel tranquilo y nos quedamos ahí hasta que amaneció, durmiendo un rato cada uno. Siempre confiá en tu sentido común.

Viajar a dedo China: durmiendo en el KFC

¡Qué cómoda está la cama del KFC!

En Indonesia y China, los locales de comida basura abiertos 24 hs nos salvaron más de una vez. En algunos casos hasta tienen enchufe y wifi: nuestra oficina móvil.

El comedor del supermercado no está mal par unas horitas de sueño

El comedor del supermercado japonés no está mal para unas horitas de sueño…

En Japón, los supermercados cierran tarde, muy tarde, y fuera de Tokio tienen mesas y microondas para que puedas consumir lo que comprás adentro. En este caso habíamos ido a ver el partido Lanús vs Kashiwa Reysol que terminó bastante tarde. Como estábamos a más de 100 kilómetros de Nikko, donde nos estábamos quedando, hicimos tiempo hasta que amaneciera para volver a dedo, ya que hacerlo de noche no es algo que nos guste.

Unas horas más en la estación de servicio y estamos para seguir (¡shhhhh!)

Esa misma noche pero un poquito más tarde, en la puerta de un 7-11

Si llegás de noche, una buena opción es dormir en el aeropuerto e ir al centro cuando amanezca, más tranquilos.

Si llegás de noche, una buena opción es dormir en el aeropuerto e ir a la ciudad cuando amanezca, más tranquilos.

Llegar de noche a un nuevo país no es la mejor opción. O bueno, a nosotros no nos gusta. Amamos ir viendo cómo va cambiando el paisaje mientras vamos del aeropuerto a la ciudad, así que preferimos que sea de día, pero eso no siempre se da.

En los aeropuertos grandes, siempre vas a encontrar un rincón tranquilo, alfombrado y calentito para pasar la noche., pero muchos de los aeropuertos chicos no están abiertos las 24 hs. Una excelente página hecha por mochileros como vos y como nosotros es Sleeping in Airports, donde podés encontrar ese consejo que tanto estabas buscando sobre el aeropuerto en cuestión.

Iglesia Filipinas

Las iglesias también son una buena opción. Acá, en la sala de conferencias de una iglesia en Santiago, Filipinas.

En Filipinas es muy fácil conseguir un lugarcito en una iglesia. Están por todos lados y no hay barreras de comunicación, porque todos hablan inglés. Las veces que nos acercamos a alguna contándoles sobre nuestro viaje, no tuvieron problemas en cedernos algún espacio para pasar la noche.

Durmiendo en la iglesia cerca de Napsan.

Durmiendo en una iglesia en construcción en el Sur de Palawan, Filipinas. Con la protección del Santo Niño que estaba abajo del altar (y que tenía un brazo roto), nada nos podía pasar.

Capaz que después de ver estas fotos estás pensando «Pero estos duermen en cualquier lado, ¿disfrutan viajando así?». Aclaramos que estas últimas opciones no fueron las más comunes, sino en ciertas circunstancias en las que estábamos de paso por algún lugar camino hacia otro y solo pasaríamos unas horas.


¿Estas ideas no son lo que estás buscando? Hay más opciones…

Sí, sabemos que viajar no es para todos… y mucho menos viajar barato. No te preocupes, hay opciones para todos los gustos y presupuestos.

Buscadores de alojamiento

Booking.com es el clásico para quienes prefieren tener todos los alojamientos reservados de antemano. La mayoría de las reservas se pueden cancelar sin cargo si tus planes cambian, y los hoteles suelen subir tarifas promocionales para poder resaltar entre tanta competencia, así que es cuestión de buscar y comprar precios.

Agoda es otro buen buscador que podés usar para comparar precios.

¿Alguna duda sobre cómo viajar sin pagar alojamiento? Dejala en los comentarios y te la responderemos.

¿Todavía seguís pensando que para viajar necesitás mucha plata? Entonces te recomendamos este artículo: Cómo mantenerse viajando (y seguir dando la vuelta al mundo)

Novedades

♦ ¿Querés generar ingresos durante tus viajes para poder recorrer el mundo sin fecha de regreso? Sumate al curso online Cómo financiar un viaje largo.

¡Ya está disponible el libro Eliminando fronteras en todo el mundo! 47.000 kilómetros a dedo para descubrir lo que los medios no nos muestran. A través de este libro te llevaremos de viaje a dedo por Asia de punta a punta, derribando la frontera más peligrosa, la que nosotros mismos creamos. Podés conseguirlo en este link.

♦ Si soñás con irte de viaje, podés leer Un Viaje Interior, nuestro primer libro, con el empujón que te falta para pasar de la motivación a la acción.  Se consigue a través de este link.

♦ ¡Ya inauguramos la nueva tienda viajera online! Ahí encontrarás todos nuestros productos inspirados en viajes. Date una vuelta por este link.

Info importante para tu viaje

🌏 Intercambio de trabajo por alojamiento: si querés quedarte algunas semanas en un mismo lugar, podés ver la posibilidad de hacer intercambio de trabajo por alojamiento. En la plataforma Worldpackers hay muchas propuestas en distintos destinos. Ingresando a este link y colocando el código MARCANDOELPOLO vas a tener USD10 de descuento en la membresía anual.

❤️ Colaborá con Marcando el Polo: si reservás tu alojamiento a través de Booking, Agoda o Hostelworld desde estos o alguno de los links que compartimos, estás dando una mano enorme para que el blog siga funcionando. Desde ya que los precios son los mismos.

⛑️ Viajá asegurado/a: por tu tranquilidad, siempre recomendamos que tengas un seguro de viajes. Para decidirte por cuál, pasá por Lo que tenés que saber antes de contratar un seguro de viaje.

Sobre Jota y Dani

Con 19 y 21 años salimos de Argentina para emprender un viaje que creímos sería de tres meses, pero se convirtió en nuestro estilo de vida. Quince años más tarde, seguimos descubriendo los rincones más remotos del mundo para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

¿Ya leíste los libros de Marcando el Polo?

Un viaje interior

Es la palabra amiga que te falta para pasar de la motivación a la acción, una compañía para cuando estás en ruta, y la oportunidad de tomar el viaje como mucho más que una suma de atractivos, sino como una suma de experiencias que te van a transformar para siempre.

Es un libro que te hará comprender que el viaje más importante de tu vida no empieza en un aeropuerto, sino en tu interior.

Eliminando fronteras

¿Y si lo que nos hicieron creer sobre el mundo es mentira?

Por la necesidad de descubrir lo que los medios prefieren ignorar, recorrimos Asia de punta a punta a dedo, desde Filipinas hasta Turquía.

Nos acusaron de terroristas, pasamos una tarde con presos de una cárcel filipina, varios días en una casa de refugiados iraníes, acampamos enfrente de la mansión del presidente de Tayikistán y rezamos con musulmanes en una mezquita de Malasia.

Fueron 47.000 kilómetros a dedo en 926 vehículos distintos durante tres años, con el objetivo de eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos.

Cursos online para ayudarte en tu viaje

Cómo financiar un viaje largo

Viajar durante un tiempo largo sin tener muchos ahorros o ser millonario es totalmente posible. Para lograrlo necesitarás generar ingresos en ruta, y que estos superen a tus gastos. Lo más importante es tener constancia, creatividad y aprovechar al máximo tus conocimientos y habilidades.

En este curso te compartiremos los conocimientos adquiridos durante más de diez años de viaje, en los que aprendimos cómo generar ingresos y reducir los gastos para poder hacer que vivir viajando sea sustentable.

GRATISCómo organizar un viaje largo

Organizar un viaje de forma independiente puede sonar abrumador cuando nos encontramos con todos los detalles que hay que tener en cuenta: visas, vacunas, itinerario, horarios de transporte, vuelos, requisitos de entrada a los países, presupuesto, equipamiento y mucho más. Saber por dónde empezar a abarcar todo esto no es fácil.

Por eso, decidimos crear este curso online totalmente gratuito, con todas las herramientas que fuimos conociendo para organizar nuestros recorridos desde que empezamos con esta vida de viaje en 2009.

Paso a paso, vamos a darle forma al viaje que tenés en mente.