Del miedo al fracaso a la libertad viajera

Por Marcandoelpolo
En Malasia
Oct 8th, 2013
42 Comentarios
19213 Views

Algunos tienen miedo a viajar solos, miedo al aburrimiento, a no tener una mano derecha cuando las cosas salen mal. Otros le temen a la independencia, a dejar el cobijo de su casa y enfrentarse a la toma de decisiones. Muchos desconfían de sus propias condiciones, convenciéndose de que para vivir viajando les falta “lo que otros viajeros tienen”, como hablar inglés, experiencia o una habilidad particular que les asegure el éxito. Pero hay uno que es el rey de los miedos, el que paraliza a la gran mayoría y les hace cerrar el mapa que venían trazando imaginariamente. Es incontable la cantidad de veces que nos hicieron la misma pregunta: “¿y si se les termina la plata, qué hacen?”. Todos quieren una respuesta tranquilizadora a este acertijo indescifrable y por eso nos lo preguntan tanto.  Tratamos de explicarles que para viajar necesitan mucha menos plata de la que piensan, pero eso tampoco los deja conformes, porque sea mucha o poca, en algún momento se les va a terminar. También les decimos que el viaje, y en especial las ganas de seguir viajando, los van a llevar a encontrar las maneras de cumplir sus sueños.

Todos estos miedos tienen una raíz común, que es el miedo al fracaso. Miedo a que las cosas salgan mal por no ir a lo seguro, por entrar en un terreno desconocido. Miedo a volver y que nos digan “yo te dije que no te tenías que ir” y cuando estemos solos con la almohada pensar “para que lo hice, si hasta yo mismo estaba inseguro”. Nadie está exento a estos miedos. Nosotros los sufrimos más de una vez y los seguiremos sufriendo, pero te podemos asegurar que cuando los venciste una vez, siempre que vuelvan vas a estar listo para enfrentarlos.

Hay una frase que es tan simple como cierta: “el que busca, encuentra”, y cuanto más corazón le pongas a esa búsqueda, más posibilidades vas a tener de encontrar lo que querés. Fue así que las ganas de seguir viajando nos llevaron a encontrar distintas maneras de hacerlo, y para todos los que nos piden EJEMPLOS, el de Melaka tal vez sea uno de los más claros…

Les compartimos un tema que mucho tiene que ver con esto que estamos hablando:

En busca de la libertad viajera

Ya habíamos estado en Melaka en Noviembre del 2009. Fueron tres días intensos. Caminamos al costado del río, exploramos el barrio chino, nos deleitamos con el laksa, y desempolvamos las ruinas del legado portugués. Lo que no sabíamos durante esa visita era que, cuatro años más tarde, íbamos a seguir viajando, y volveríamos a caminar por el mismo río, a comer el mismo laksa y a ver el atardecer en las mismas ruinas. Menos sabíamos que Melaka iba a ser un punto clave para Eliminando Fronteras.

Vivir viajando

Vivir viajando

Vivir viajando

Vivir viajando

Rickshaw a punto de salir de paseo

Estábamos en Mersing, Sur de Malasia, cuando nos llega un mail de Tang, hijo de los dueños de una guest house en Melaka, aceptando nuestra oferta de trabajar unas horas a cambio de alojamiento. Como ya habíamos hecho en Singapur, mandamos mails a todas las guest houses y hoteles para ofrecer nuestros conocimientos viajeros a cambio de que nos dieran un lugar para dormir por un mes. Varios respondieron, pero nos quedamos con la propuesta de Tang, con quien íbamos a poder vivir desde adentro la cultura chino-malaya.

Todo fue muy raro desde un principio. Tang parecía simpático por mail, pero personalmente ni nos hablaba. Tenía mucho miedo, y no sólo a nosotros, sino también a sus padres, a quienes  llamaba “jefes” por el simple hecho de ser los dueños herederos del hotel. Tampoco nos quiso revelar el nombre de su mamá. Fue ahí donde descubrimos que, en la cultura china, un empleado no puede llamar por el nombre a su jefe. Nosotros no lo sentíamos como un trabajo, pero ellos sí, entonces Tang nos dijo que la llamáramos simplemente “Ladyboss”, apodo al que nunca nos acostumbraríamos.

La primer mañana laboral pasó, y salimos a vivir el primer déja vú, aunque Melaka, al igual que nosotros, ya no es la misma. La llegada del Hard Rock Café en la entrada a la parte histórica nos hace dar cuenta que esta ciudad tímida pero seductora le vendió el alma al diablo. Seguimos caminando, y entre templos budistas, hindués y mezquitas llegamos a los callejones donde todavía siguen viviendo las familias chinas tradicionales, donde las puertas están abiertas hasta tarde, y las ofrendas no fueron reemplazadas por puestos de suvenires.

Vivir viajando

Almorzando con Tang y sus padres.

Vivir viajando

Algunas de las tareas…

Vivir viajando

“Ladyboss” y sus alumnos repartiendo dulces tradicionales en el mercado de Melaka.

Vivir viajando

Sintiéndome local en Jonker Walk. Los anteojos sin vidrio son el producto estrella.

Vivir viajando

Vivir viajando

Mientras caminábamos al costado del río, pensamos… ¿te imaginás si nos ponemos acá a vender postales? Antes de la visualización del éxito, lo primero que apareció fue el miedo al fracaso: “No, pero acá eso no lo hace nadie. En Latinoamérica o Europa están acostumbrados a ver mochileros vendiendo artesanías, pero imaginate como nos van a mirar, nadie va a entender nada”. También pensamos que la gente no iba a querer ayudar a un extranjero que hacía “negocios” en su país y que los turistas nos iban a mirar mal por estar “robándole el trabajo a los malayos”.

Había que tomar una decisión: si lo hacíamos había muchas chances de que todos nuestros miedos se cumplieran, pero si no lo hacíamos nos quedaríamos con la duda para siempre . Esa misma noche, seleccionamos 50 fotos de todo este tiempo viajando. No fue fácil hacer la selección entre taaaaaantas fotos, pero reencontrarnos con esas imágenes fue revivir cada experiencia. También fue un momento para frenar, mirar para atrás y darnos cuenta de todo lo que habíamos vivido. Estaban las fotos del primer día de viaje en el aeropuerto, antes de dejar Buenos Aires, las del último día de trabajo en Nueva Zelanda antes de ir a conocer Asia por primera vez, las de los koalas y canguros en Australia, las que nos sacamos en Irán con las familias más hospitalarias que hayamos concido, las que estamos junto a las yurtas mongolas, otras rodeados de fama en Bangladesh, acompañados de ratas en India, y las del día que salimos en la televisión china. La selección fue ardua, fue como hacer un compilado viajero en sólo una noche. Con el pendrive cargado de momentos, fuimos a buscar un lugar para plasmarlos en papel.

Planeando el recorrido...

Planeando el recorrido…

Vivir viajando

Bicicleteando en busca del mejor papel para armar las postales viajeras.

Vivir viajando

El primer día que nos pusimos con la lonita al costado del río con nuestras postales fue un domingo. Había gente por todos lados, y sentíamos que las miradas estaban puestas en nosotros. Debemos confesar que sentimos miedo. Miedo al fracaso, miedo a volvernos con las 50 postales, miedo a pasar el ridículo sentados en la lonita, miedo al qué dirán, miedo a los otros vendedores,  miedo a perder.

Pero cuántas cosas perdemos en la vida, sólo por miedo a perder. Cuántos viajes que nunca se concretan por miedo a romper con la rutina, a perder la seguridad que nos brinda la zona de confort, a estar en un lugar donde nada nos es familiar, ni siquiera nosotros. Y perdemos, porque no nos animamos a ganar.

Si le hubiésemos hecho caso al miedo, la verdad es que no hubiésemos elegido las fotos, ni armado las postales, ni sentado en una lonita con el mapa. Pero lo hicimos, y hoy podemos cosechar lo que sembramos.

Sólo el día que dejes de tener miedo, vas a empezar a disfrutar.

Cuando decidimos no ponerles un precio fijo, sino darlas a donación, otra lluvia de preguntas nos atormentó. ¿Y si no llegamos a cubrir los costos? ¿Y si la gente no entiende el sistema? Bueno, es verdad que algunos no entendían el sistema, pero la ventaja de hacerlo en Malasia es que casi todos hablan inglés, y les pudimos explicar. Antes de hacerlo pensamos que los únicos que podían interesarse eran los turistas no asiáticos, pero justamente sucedería lo contrario. Lo que en un principio nos generaba dudas, sería lo que atraería a tanta gente. Ver a dos turistas con una lonita en una plaza, un mapa y muchas fotos, era algo que a todos llamaba la atención. Como siempre pasa, la gente atrae a más gente y en cuanto uno se acercaba se formaba un tumulto alrededor nuestro interesadísimos en la historia que estábamos contando y en ayudar con el Proyecto. No sólo que cubrimos los costos, sino que después de ese mes en Melaka y un fin de semana en Penang, las postales nos permitieron viajar 5 meses por Malasia, Myanmar y Tailandia.

Vivir viajando

Vivir viajando

Vivir viajando

Vivir viajando

Postales también en Penang!

¿No hay problemas con la policía?

Es un martes cualquiera, está nublado, y dudamos en ir a “postalear” -podríamos agregar esta palabra al diccionario mochilero, ¿no?-. Armamos las postales y vamos a nuestro lugar. Nuestro, porque después de casi dos semanas ya lo sentimos como nuestra casa. Entre los rickshaws que llenan de color las calles de Melaka vemos que vienen hacia nosotros “los hombres de azul”. No son policías, sino que son empleados de la municipalidad. Nos miramos, y decidimos que ante cualquier situación, nunca teníamos que perder la sonrisa, el arma más poderosa.

Les contamos nuestro proyecto, sobre los casi cinco años viajando, les mostramos las postales y les aclaramos que no tienen precio fijo. Nos miran con cara de pocas palabras, nos piden que levantemos campamento, y que al día siguiente fuéramos a la municipalidad. No podíamos seguir ahí sin un permiso.

¿Eso significaría el fin de las postales marcopólicas? De ninguna manera. Siguiendo la norma “dress for success”, nos pusimos la mejor ropa que encontramos en nuestras mochilas, agarramos las postales y el mapa con el recorrido de Eliminando Fronteras, y salimos rumbo a la municipalidad. No hace falta describir una oficina pública: gigante y con muchos empleados sin nada para hacer, donde cada uno de ellos te deriva a otro sector (¿será éste un fenómeno mundial?). Y así fue como que, después de explicar todo más de seis veces, llegamos a la oficina de Ahad, quien quedó súper asombrado cuando le contamos que estábamos cruzando Asia de punta a punta. Nos dijo que no necesitábamos tener un permiso para esto, porque al no haberles puesto un precio fijo no estábamos vendiendo, pero nos hizo una carta para que no tuviéramos problema si nos llegaban a querer sacar otra vez, con sus datos personales para que lo contactáramos por cualquier cosa. La íbamos a necesitar dos veces durante las dos semanas restantes. En agradecimiento, lo mínimo que podíamos darle era una postal de recuerdo con una dedicatoria. No la quiso aceptar sin antes dejarnos su colaboración.

Mientras bajábamos las escaleras de la municipalidad y nos acercábamos a la parada del colectivo, no podíamos creer todo lo que había pasado. Llegamos a Melaka sin planes, terminamos vendiendo postales, nos sacaron por no tener permiso, y ahora nos estábamos yendo con una carta de autorización firmada. Y además de todo eso, habíamos vendido una postal en la municipalidad sin quererlo.

“Quien realmente quiere algo, encuentra la forma. Los demás encuentran razones y excusas”

Pasó el mes en Melaka. Pasaron las tardes de postales junto al río. Nos llevamos mucho más que energía para seguir viajando. Estar sentados con el mapa del recorrido nos permitió conocer muchísima gente que de otra manera ni hubiésemos cruzado. Conocimos la historia de Teresa y Bruno, una portuguesa y un brasilero que llegaron a Malasia desde Portugal viajando en bicicleta y a dedo, siendo la música que creaban en el camino su propio sustento. También conocimos a Oscar, un español que anda dando vueltas por el mundo hace varios años, y nos pudo contar unos meses más tarde su experiencia en Corea del Norte. Nos hicieron una entrevista para un documental de la ciudad, otra para una web de Singapur y otra más para un blog italiano. No nos olvidemos de Thien, un vietnamita que volveremos a ver cuando visitemos su país, ni de Neuman, un pakistaní que estudia en Kuala Lumpur y nos hizo sentir en su país por un ratito. Una chica de Papúa, varios de Taiwán y China y más todavía de Singapur, quienes nos dejaron sus contactos para que los visitemos durante nuestro viaje.

Vivir viajando

Entrevista para un documental de la ciudad

Vivir viajando

Junto a Neuman (remera celeste) y sus amigos

Vivir viajando

Las postales nos hicieron conocer a un chino hincha de Vélez… ¡increíble!

¿Cuál es la formula mágica para viajar tanto tiempo?

Nos hicieron esta preguntara más veces de las que podemos recordar. La respuesta deja desconcertado a más de uno: tener ganas, estar convencidos de que se puede, de que no hay sueños imposibles, por más de que mucha gente quiera hacer creer lo contrario, y tomar las decisiones con el corazón, por encima de la razón.

“Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar” – Paulo Coelho

Vivir viajando

¿Planeando un viaje al Sudeste asiático? No te pierdas todos los consejos mochileros haciendo click en Viajar al Sudeste asiático.

Marcando el Polo. Blog de viajes por Asia y Oceanía

No dejes que tu viaje sea solo un sueño...
Mock 1

Pasá de la ilusión a la acción con

Un viaje interior 

Todo lo que pasa antes, durante y después de un viaje largo

Toda la info en este link.

¿Te gustó lo que leíste?
¡Sumate a la Comunidad Marcopólica y recibí las novedades en tu mail! ¡Te esperamos!
 Email 

42 Respuestas a “Del miedo al fracaso a la libertad viajera”

  1. Cami dice:

    Que lindo que les haya ido tan bien!! Estan en Tailandia ahora? para donde siguen???

  2. Natalia dice:

    GRACIAS! sus palabras me movilizaron mucho. Lo que dicen, cómo lo dicen, lo que vivieron. Todo vivido desde el corazón.
    Ya sé qué (re)LEER cuando los miedos se acerquen…

  3. Giuliana Snt dice:

    Son unos genios chicos. Gracias 🙂
    Voy a tener esto en mis marcadores para leerlo cada vez que me asalte el miedo a seguir con esto en la cabeza! Éxitos y más éxitos!

    • Giuliana, mejor llevate una notita siempre en el bolsillo que diga “no tendré miedo” por si no tenés conexión cuando te amenaza.
      Así que estás leyendo a Kerouac? Grandísima inspiración.
      Éxitos y más éxitos para vos también!!

  4. Karina dice:

    chicos que verdad la que dicen!!! yo también empece en NZ y ahora estoy en Taiwán, igual estar viajando sola para mi fue bien fuerte al principio, pero después aprendes a conocerte, conocer nueva gente y estar abierta a las posibilidades … y nada sólo hay que querer hacer las cosas! les deseo lo mejor chicos, sigan viajando, conociendo y aprendiendo, abrazos gigantes!

    • Hola Karina! haber superado las incomodidades iniciales de estar viajando sola es un gran logro que no todos pueden
      Nosotros también tenemos a Taiwán en carpeta para el año próximo. Vimos que comiste en un restaurante muy famoso, pero sabías de ese donde te sirven en pequeños inodoros y está ambientado como un baño? se llama Modern Toilet, está en Taipei jaja.
      Seguí disfrutando de la vida, tanto en el baño como afuera jaja 🙂 Besos

  5. kurantofunk dice:

    Chicos, sus entradas siempre terminan convenciendome más de que las decisiones que estoy tomando son correctas. Puede sonar cursi, pero es verdad cuando dicen que hay que seguir lo que dicte el corazón, por más que la razón diga lo contrario. Un abrazo!

    • Buenísimo Kuranto que tengas convencimiento de lo que estás haciendo, ya sea antes o después de leer nuestros posteos jaja, es la única manera de lograr lo que querés. De a poco la razón y el corazón se irán poniendo de acuerdo.
      Te deseamos éxitos en lo que sea que estés emprendiendo.
      Abrazo grande!

  6. Luciana dice:

    me encantó, gracias por compartirlo!!!! 😀

  7. Maria M dice:

    Emocionante chicos, de verdad. La manera en que cuentan y viven su vida es una inspiración para muchos, porque no alcanza solo con vivrlo, sino también con saber contarlo. Gracias por compartir esta historia de superación!!

  8. Irina Molina dice:

    Increíble se aplica a cada momento dela vida

  9. pato dice:

    Tienen razon “las dudas son traicioneras y muchas veces perdemos el bien que hubieramos podido lograr por miedo a intentarlo”.que sigan los exitos con el viaje!!!

  10. Chicos, acabamos de leer este post. Nos ha llenado de buena energía. Realmente sois una inspiración a todos los niveles. Muy tracks! Gracias por compartirlo

  11. Hernan dice:

    Dieron en el clavo con el post, las palabras justas!
    Estoy recorriendo Argentina en moto, de punta a punta y dejándome llevar por la ruta… hago cuadernos viajeros con fotos tomadas durante el viaje, y la sensación de la primera vez que tiré el paño y me puse a vender (a orillas del Lago Puelo, nada podía salir mal jaja) fue tal cual la describen ustedes. Los miedos, la inseguridad, escondiéndome del guardaparques por las dudas de vaya uno a saber qué… trabajé de todo pero nunca de vender objetos hechos 100% artesanales por mi, salir de esa zona de confort y ver que es posible, fue una sensación increíble. En fin, el viaje sigue, así que gracias por hacerme volver a ese momento, y tenerlo siempre presente, es la única forma de superarlo si vuelve a aparecer!
    Abrazo grande!

    • Marcandoelpolo dice:

      Hola Hernán! Qué bueno lo que nos comentás!! Felicitaciones por haberte animado, por haber confiado en vos y en tus talentos.
      Por muchos kilómetros más!!!! Esperamos que la ruta nos cruce en algún momento.
      Abrazo grande!

  12. Gabriela dice:

    Qué linda historia, y si, “postalear” es un verbo que los viajeros lo hemos conjugado. Me hacen recordar cuando nos lanzamos igual al “nego” de las pulseritas de macramé. Nunca habiamos hecho eso, pero nos decidimos…en Argentina!! En Tigre. Teniamos un miedo enorrme; porque ademas nos sentiamos “osados” de hacer eso en la meca de los viajeros jajajaja ( Tenemos tantos y grandes hermanos argentinos que recibimos en Couchsurfing en Ecuador o conocido en nuestro viaje y que nos inspiran con su fuerza de voluntad)
    Me encanta leerlos. Abrazos

    • Marcandoelpolo dice:

      Adelante con las pulseras de macramé! Tendríamos que agregar palabras como “postalear” y “pulserear” al diccionario 🙂

  13. LAURA dice:

    MUY INSPIRADOR, ME TRANSMITE MUCHA FELICIDAD Y GANAS DE SEGUIR ADELANTE… CONGRATULATIONS!!!!!

  14. CLAUDIO VALDES dice:

    Que buen ejemplo de que hay que ser fiel a lo que uno quiere!!! que el éxito de sus ideas continúen siempre a los largo de de todos sus viajes!!! ÉXITO Y GRACIAS POR COMPARTIR SUS EXPERIENCIAS!!!

  15. […] que podíamos intentar, se nos ocurrió la idea, entre otras cosas inspirados por los chicos de Marcando el Polo. ¿Y si imprimimos algunas fotos y hacemos postales? ¡Nuevo […]

  16. Mirian dice:

    Chicos, la verdad que son unos genios!
    En mi caso, hace unos años cuando me subí a un avión por primera vez, me dije que era lo que quería, viajar por el mundo! Así lo voy haciendo de a poco y cuando mis vacaciones me lo permiten, pero la insatisfacción de no poderlo hacer tan seguido como quisiera, me está matando! Habrá que soltar los miedos y darle rienda suelta a los sueños!
    Son una verdadera inspiración! Sigan así!

  17. Maya dice:

    Se los agradezco infinitamente, me acaban de regalar una segunda re-vision en la vida.
    Escribí en mi espejo “marcandoelpolo” para que no se me olvide que:
    Hay gente tan loca-linda, maravillosa y guía de vida como ustedes….
    Un millon de gracias
    Besos Abrazos miles de millones jjjajajajajaj

    • Marcandoelpolo dice:

      Hola Maya! Qué lindo leer tu mensaje!!!!! Nos llenaste de felicidad 🙂
      Nunca, NUNCA, te olvides de que en alguna parte del mundo hay alquien haciendo su sueño realidad. El próximo paso es hacer que esa persona seas vos!
      Abrazo enorme desde Uzbekistán!

  18. Mauricio dice:

    Hola amigos, solamente en Malasia postalearon o tambien se animaron en otros lugares? saludos!

  19. Karina dice:

    Gracias por compartir sus experiencias de viaje !!! Y es muy cierto que el miedo es nuestro peor enemigo !!! Perseguir un sueño sólo es posible si lo hacemos desde nuestro corazón venciendo nuestros miedos !!! Namaste !!!

  20. Mabilia dice:

    Me gusto mucho leer su blog, me gustaron los ejemplos que dan. Es la primera vez que leo a alguien que al menos explica de manera concreta cómo se va haciendo dinero en el camino. Todo viene desde adentro, entender que caminos encontraron ustedes es inspirador, y claro que entiendo que la imaginación es el límite! pero leer sobre cómo lo hacen ustedes empieza a abrir mi mente un poco.

    Gracias!

  21. Alba dice:

    Buenos días Dani, me gustaría decirte que me maravilla vuestra manera de vivir tan plenamente cada instante de vuestra vida. Hace poco viajé por primera vez y cuando regresé comprendí perfectamente vuestro deseo de no parar de viajar.

    Pero también me gustaría pedirte consejo sobre la venta de postales. Hece tiempo leí este post y me ha inspirado para hacer yo algo parecido, ya que recientemente me compré una cámara y me gustaría poder ampliar mi “fuente” de ingresos. Quería preguntarte si el papel sobre el que imprimis las postales es papel fotográfico del típico brillante o si bien usáis otro método mas barato y que también quede bien. Mi intención es hacer collages y fotos turísticas y también me gustaría dejarlo a precio libre pero con el gasto de la impresión no se si podría…
    Si me pudieras orientar un poquito te lo agradecería.

    Saludos desde España, de vegana a vegetariana 😉
    ¡Y mucha suerte!

    • Marcandoelpolo dice:

      Hola Alba! Viste que adictivo se puede volver esto de viajar?
      Lo que hicimos nosotros en Asia fue imprimir las fotos de manera convencional y después pegarlas sobre cartulinas de colores, principalmente por un tema de costos.
      Ahora que estamos en Argentina se volvio más profesional jaja. Conseguimos buen precio para imprimirlas como postal en una imprenta, en lugar de una casa de fotos.
      Lo del precio te recomendamos que lo pruebes. A nosotros en Asia (Malasia, Taiwán y Corea del Sur) nos funcionó mucho mejor ponerlas a donación, ya que la gente no compraba una postal, sino que colaboraba con una historia.

      Lo mejor con esta nueva aventura!

      Saludos desde Buenos Aires… de veganos a vegana

      • alejandra dice:

        hola chicos!!!me acorde de ustedes que los lei una vez y pensando como hacer dinero me acorde de las postales mi proposito no es la de viajar por el mundo pero si costearme un tratamiento para curarme el pie que tuve un accidente asi que en vez de quejarme que no tengo ese dinero paso a la accion mi pregunta….cual fue el metodo convencional??papel de foto o papel de papel???y vi que les pusieron un plastico como hicieron mil graciasssss por ser tan cercanos y mira por donde ayudan a gente que yo que necesita abrazos gigantesssssss

        • Marcandoelpolo dice:

          Hola Alejandra, nos parece fantástico que no te quedes de brazos cruzados y busques la manera de superar los obstáculos!
          En viaje lo que hicimos fue imprimir las fotos en una casa de fotografía, pegarlas sobre cartulina de color y ponerlas adentro de una bolsita de plástico de ese tamaño.
          En Buenos Aires las imprimimos como postal en una imprenta porque es más barato que imprimir fotos y queda mejor, pero esto en Asia era muy caro.

          Éxitos!!!

  22. Alexis dice:

    Buenisimo el relato de las postales , yo salgo con postales también y tenia el miedo que no te lo permitieran , es bueno saber que hay soluciones alternativas 🙂

  23. Gera Villa dice:

    Hola! Me encanta leer todas sus experiencias! Enserio que cada día me motivan más a salir y explorar el mundo y enserio que ganas no me faltan, pero sólo tengo como una dificultad que es la barrera del idioma ya que el inglés lo manejo en un 25% y pues en base a su experiencia me recomendarian lanzarme así o primero dominar bien eso del idioma? Y si lo hago por donde me recomiendan ustedes empezar? Saludos desde México y espero su respuesta y buena suerte! ^^

    • Marcandoelpolo dice:

      Hola Gera… no sabemos qué será para vos un 25%, pero conocimos muchos viajeros que hablaban casi nada de inglés e igualmente estaban recorriendo. Claro que el inglés es el idioma que más lejos te va a llevar en los lugares donde no hables el idioma local o alguno parecido, y también te va a limitar a las conversaciones que puedas tener con viajeros de otros países, pero todo lo que tiene solución no deberías verlo como una traba, sino como un desafío. Los idiomas se pueden aprender, o al menos tener un conocimiento como para no sentirte inseguro. Podés empezar a viajar por latinoamérica mientras lo estudias y practicas con viajeros, hasta que te sientas más tranquilo como para ir a otros países.

      Un abrazo!

  24. Lucía Fv dice:

    Hola, mi mejor amiga y yo hemos decidido ir el proximo año a europa y tenemos pensado llevar artesanías para vender allá y cosas muy mexicanas y con eso poder sobrevivir, creen que si es buena idea?

    • Marcandoelpolo dice:

      Hola Lucía; nosotros no hicimos nada parecido en Europa, por lo que no sabría decirte. Por experiencia de otros viajeros conocidos, suelen ser bastante más estrictos con el tema de papeles, pero depende del país.

Deja un comentario