¿Cómo es viajar a dedo por Asia Central? (Kazajistán – Kirguistán – Tayikistán – Uzbekistán)

Por Marcandoelpolo
En Asia
Sep 23rd, 2015
6 Comentarios
5020 Views

Planear un viaje por los “stanes” genera miles de dudas, y ni hablar si ese viaje pensamos hacerlo a dedo. “Seguro que allá no funciona el autostop”, nos dijeron muchos. Por dentro, estábamos convencidos de que sería posible, pero una parte de nosotros también estaba llena de dudas. Que todos los autos son taxis, que no nos van a entender, que dicen que son mala onda…

Hoy te podemos decir con certeza que, si bien no es una de las zonas más fáciles ni placenteras para viajar a dedo, es totalmente posible y una forma de viaje que recomendamos al 100%. Después de todo, nadie dijo que tenía que ser fácil…

En este posteo vas a encontrar informacion para viajar a dedo por Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán.

Si nunca viajaste a dedo, resolvé tus principales dudas en
Las 20 preguntas más comunes sobre viajar a dedo

Ránking marcopólico

Hace mucho que no hacíamos un ránking, y ya los extrañábamos. ¿En qué país es más fácil viajar a dedo? ¿Cuál nos costó más? ¿En cuál nos trataron de terroristas? Los nominados son…

Puesto nº 1: Tayikistán

Viajar a dedo por Asia Central 19 tayikistan

Grado de dificultad: FÁCIL

Siiiiiiii, nos llevó la lancha!!! Cuando uno viaja mucho a dedo llega un punto en que quiere ir completando el álbum, pero claro… siempre faltan las figuritas difíciles. Ya nos llevaron los militares, la policía, dos ambulancias, varios buses de línea, y hasta un político en plena campaña que quería hacer una buena acción levantando a los extranjeros, pero la lancha todavía no se había dado hasta que llegamos a Tayikistán, donde cruzamos el lado Iskander Kul con un grupo de amigos que, ante su cara de asombro porque íbamos a darle la vuelta caminando -y con las mochilas-, nos invitó a subirnos.

Es el primer país del ránking porque muchas veces ni siquiera llegamos a buscar un lugar en la ruta para ponernos a hacer dedo que ya nos estaban frenando para preguntarnos si necesitábamos ayuda. No sólo eso: nunca nos faltó un lugar donde dormir, y todos los conductores se aseguraban de llevarnos a su casa o a algún restaurante a comer antes de seguir, sin importar si les decíamos que ya habíamos comido o que no hacía falta. Son persas, y la hospitalidad la llevan en la sangre.

No sólo es el país de Asia Central donde más fácil nos resultó viajar a dedo, también es nuestro “stán” preferido ♥.

Puesto nº 2: Kirguistán

Autostop Kirguistan

Grado de dificultad: MEDIO

Dicen que Kirguistán son dos países en uno; El Norte mirando hacia arriba, y el Sur mirando hacia adentro. No nos dejamos de sorprender al ver cómo la geografía moldea a las personas, y Kirguistán, que es un país cubierto de montañas, lo sabe muy bien.

Al hacer dedo también lo notamos: mientras que en el Norte son más desconfiados e interesados por la plata, en el Sur los tiempos de espera fueron más cortos y los viajes, más amenos.

Puesto nº3: Uzbekistán

Viajar a dedo por Asia Central 18 uzbekistan

Grado de dificultad: MEDIO +

Uzbekistán podría estar en el puesto nº 2 del ránking marcopólico si no fuera por la cantidad de preguntas que nos hacían en cada auto. No conocen el concepto de autostop, ni pueden entender que estés viajando con poco dinero. Los uzbecos que viajan son los ricos que pueden pagar un viaje de lujo, y jamás se imaginarían ir hasta a la otra punta del mundo a frenar un auto para que los lleve gratis. Más de la mitad de los conductores nos pidieron los pasaportes para chequear que nuestra visa estuviera en orden.¿Son criminales?” Nos llegaron a preguntar. “No, señor, quédese tranquilo que vengo en son de paz“. Esta desconfianza parte de que las rutas uzbecas están llenas de controles policiales, y en la mayoría te van a pedir el pasaporte ni bien vean que sos extranjero. Con una sonrisa y cara de turista no te va a llevar más que un par de minutos.

Dicho esto, el tiempo de espera fue muy bajo, con un promedio de unos 10 minutos. 

Puesto nº 4: Kazajistán

Autostop Kazajistan

Grado de dificultad: COMPLICADO 

Cada viaje es un mundo, y más si ese viaje es por Kazajistán. Antes de ir nos habían comentado que era uno de los países más fáciles de Asia para hacer autostop, así que entramos confiados. Error. Ni bien cruzamos la frontera con China supimos que lo que nos esperaba no era una tarea fácil. Los kazajos no se caracterizan por su simpatía, y esto se nota en la ruta. Los pocos que nos frenaban eran taxis que obviamente esperaban plata, así que el tiempo de espera fue de más de una hora en todos los casos. 

Eso sí, nos regaló uno de los atardeceres ruteros más lindos de todo el viaje, con la estepa como escenografía y los camellos como protagonistas. Gracias, Madre Tierra.


¿Quién nos frenó?

Viajar a dedo por Asia Central 16

Viajar a dedo por Asia Central 20

Viajar a dedo por Asia Central 26

Viajar a dedo por Asia Central 12

Viajar a dedo por Asia Central 15

No podemos recordar la cantidad de taxis que nos frenaron. Es que en Asia Central, cualquier auto se convierte en un taxi cuando el conductor tiene ganas, y no alcanza con decirles que no. Van a frenar a tu lado estorbando todo el tránsito para hacerte señas de que subas. Claro, ¿qué vas a estar haciendo si no al costado de la ruta? Igualmente vale destacar que muchos nos terminaron llevando gratis, sobre todo en distancias de menos de 30 km, porque no aceptaban un “no” como respuesta. Es clave que sepas agunas palabras en ruso para que no haya malentendidos, más abajo te compartimos algunas.

Lo demás como en el resto de Asia: autos, camionetas, camiones… y camiones de lujo. ¿No nos creés? Acá te lo mostramos:

Cosas que te pueden pasar si decidís  viajar a dedo por Asia Central

Nunca nos vamos a cansar de decir que viajar a dedo es una fuente inagotable de historias. Mientras muchos piensan que al salir a la ruta a frenar autos es peligroso y que todo lo que te puede pasar es negativo, la experiencia nos demostró lo contrario. Pero quizás, en todo eso que decían había algo de verdad. Cuidado! Te puede pasar que…

♦ …quienes te levanten te inviten a comer, y que pasen dos horas tomando vodka (el conductor no tomó, quédense tranquilos) y sigan al ritmo de Enrique Iglesias por las rutas uzbecas…

♦ … te toque hacer dedo en una ruta donde pasen más camellos que vehículos. Y que te frenen.

¿Y la policía?

Recién llegados a Tayikistán

Recién llegados a Tayikistán

No importa que viajemos a dedo hace años, ni tampoco que tengamos nuestro pasaporte y visas en regla; somos personas normales y también tenemos miedos. En Asia Central, nuestro principal temor era la policía. Si en Sudamérica son corruptos, los de esta zona son sus maestros.

Pero los miedos fueron desapareciendo con los días en la ruta. Frenar autos es algo que hacen todos, porque esa es la manera de parar un taxi, y como acá cualquier auto lleva pasajeros, no llamábamos la atención por estar haciendo algo “fuera de lo normal”.

El único país donde tuvimos algunas demoras fue en Uzbekistán. Primero en la frontera, donde nos tuvieron más de dos horas revisando cada rincón de nuestra mochila (más abajo te lo contamos en detalle), y después en los controles desparramados a lo largo y ancho de todas las rutas del país, en especial en el Sur. En algunos tuvimos que bajar del auto e ir caminando, y en otros sólo se acercaban a la ventana y nos pedían el pasaporte. La cantidad de preguntas que te hagan será proporcional al humor del oficial de turno. Nunca te olvides de sonreir. 

Lo peor de viajar a dedo por Asia Central

Somos fieles defensores del autostop como modo de viaje, pero también tenemos que contarte que tiene su lado oscuro.

♦ Que cualquier auto sea un taxi.

♦ Que a pesar de entender la palabra “avtostop” (autostop en ruso), no puedan creer que quieras viajar sin dinero.

♦ Que nos traten de terroristas (bueno, sólo nos pasó un par de veces en Uzbekistán, pero no es muy lindo).

♦ Que algunos conductores sientan que están en un videojuegos y que piensen que todavía les queda una vida extra.

Cruzando las fronteras

Las odiamos. ¿Ya te lo dijimos? Perdón por ser repetitivos, pero las de Asia Central están entre las peores de las que estuvimos. Acá te detallamos por dónde cruzamos y cómo fue nuestra experiencia.

China – Kazajistán

Frontera: Horgos – Zharkent

¿Dónde cambiar plata? Del lado chino hay “arbolitos” (así llamamos en Argentina a los hombres que cambian plata en la calle) que ofrecen un cambio no tan malo, al menos hasta llegar a Urumqi o Almaty. Del lado de Kazajistán no hay donde cambiar.

Migraciones: Hay mucha gente cruzando y nadie respeta las filas. Nos demoraron bastante porque decían que como argentinos necesitábamos visa para entrar a Kazajistán, y obviamente no nos creían cuando les decíamos lo contrario ni tampoco nos dejaban llamar a la embajada. Después de mucho esperar, consiguieron la información y nos dejaron pasar.

Haciendo dedo: Llegar hasta la frontera del lado chino es bastante fácil, el problema está en que desde el puesto de migraciones chino y el kazajo no se puede caminar, y la única forma de cruzarlo es tomando un bus que sale 100 yuanes (unos USD 15) por persona. Creemos que se puede intentar hablar con algún conductor de los vehículos que están cruzando, pero a nosotros no nos dejaron llegar y nos obligaron a subir al bus.

Una vez en Kazajistán, la ruta es muuuy tranquila, así que toca esperar algún vehículo que haya cruzado la frontera. En nuestro caso, primero frenó un taxi que nos llevó unos 20 km, y desde ahí conseguimos un camión que iba hasta Almaty, pero esperamos bastante.


Kazajistán – Kirguistán

Frontera: Almaty – Bishkek

¿Dónde cambiar plata? Del lado kirguís hay varias casas de cambio.

Migraciones: Del lado kazajo nos demoraron nuevamente porque decían que no teníamos la visa para Kazajistán, así que tuvieron que ir a consultarlo con un superior. Del lado kirguís fue muy fácil y rápido.

Haciendo dedo: Hay muchos vehículos yendo desde Almaty hasta Bishkek, aunque tuvimos que esperar bastante hasta que nos frenara alguno. Ya del lado kirguís fue muy fácil llegar a Bishkek porque es muy cerca.

Cuando empieces a buscar la ruta que va desde el Sur de Kirguistán a Tayikistán, vas a notar que algunos mapas viejos marcan que la única forma de ir es pasando por el énclave que es territorio uzbeco. No te asustes: hay una ruta nueva que lo esquiva, que está en perfectas condiciones y es la que usan la mayoría de los vehículos.

Kirguistán – Tayikistán

Frontera: Batken – Isfara

¿Dónde cambiar plata? En Isfara hay muchas casas de cambio, sobre todo en la zona del mercado.

Migraciones: muy fácil.

Haciendo dedo: La frontera está bastante lejos de Batken, como a 20 km. Caminamos bastante hasta que pasó una camioneta y nos llevó. Ruta muy poco transitada. Del lado de Tayikistán caminamos unos km hasta llegar a una calle con unos negocios, y ahí un auto nos llevó hasta Isfara.


Tayikistán – Uzbekistán

Frontera: Dushanbe – Denov

¿Dónde cambiar plata? Del lado tayico hay varios arbolitos que te van a ofrecer cambiar plata.

Migraciones: Difícil, la peor de todas. Los militares nos separaron, vaciaron las mochilas, revisaron cada una de las cosas que teníamos, nos prendieron las computadoras y se pusieron a mirar fotos y videos, sospechosamente dándole especial importancia a las de Dani con las amigas. Nos encerraron en un cuarto para palparnos e hicieron todas las preguntas que pudieron con la barrera idiomática de por medio. Motivos para que pensaran que somos traficantes no les dimos, pero era evidente que buscaban enojarnos para tener alguna excusa válida para pedirnos plata, algo común de estos personajes nefastos. Cuando terminaron con su juego, nos dejaron todo tirado y nos apuraron para que guardáramos. Fueron un par de horas tensas, pero mantuvimos la calma (y la sonrisa) y seguimos viaje.
Entramos a Uzbekistán con ganas de irnos, pero cuando nos alejamos de los de verde todo lo que encontramos fue auténtica hospitalidad

Haciendo dedo: Desde Dushanbe es relativamente fácil llegar a la frontera. Ya en Uzbekistán, esperamos bastante porque esa parte de la ruta es muy tranquila.


Uzbekistán – Kazajistán

Frontera: Karapalkiya – Beyneu

¿Dónde cambiar plata? De ambos lados se puede cambiar, pero no hay casas de cambio oficiales. Nosotros cambiamos del lado uzbeco, en un puestito que vendía gaseosas.

Migraciones: Fácil. Todo lo contrario de cuando entramos a Uzbekistán. Sólo revisaron la mochila de Jota para hacer algo, pero muy por arriba. No nos pidieron los registros de los hoteles, que en teoría todo viajero debe tener al salir del país. Controlaron el papel donde tenemos que demostrar cuánta plata tenemos, y se fijaron que tuviéramos menos que cuando entramos, pero sólo en el papel, no nos la pidieron para contar.

Haciendo dedo: El tramo desde Nukus hasta la frontera es todo desierto y muy poco transitado, aunque pasan algunos autos y camiones. Ya en Kazajistán, el desierto sigue por cientos de kilómetros hasta llegar a Aktau. Preparate para largos tiempos de espera y para que vuele polvo… mucho.

Una página excelente para tener info actualizada sobre todas las fronteras de la zona es Caravanistan.com (en inglés)

Consejos marcopólicos

Viajar a dedo por Asia Central 23

Aclarar siempre que estás haciendo dedo y que no vas a pagar. Más abajo te compartimos el vocabulario marcopólico para ayudarte en tu viaje.

Salir temprano. Bueno, siempre conviene madrugar, pero en esta zona no hay que confiarse con que en el mapa parece poco, o que no son tantos kilómetros, porque muchas rutas no están en buen estado y lo que lógicamente serían dos horas, pueden ser seis. Además, los conductores suelen hacer paradas laaaaaaaargas, y más si hay un invitado especial, así que más vale ir con tiempo.

Armá tu ruta estratégicamente. No pretendas cubrir demasiado en un solo día. En lo posible, viajá lento. Nosotros tratamos de no tener que hacer más de 300 km en un día, aunque es verdad que hay veces que no se puede evitar.

Si ves que el cartel no te lleva a ningún lado, escondelo. Empemos viajando con cartel y después seguimos sin nada. Creemos que es mejor sin, pero depende de la situación, así que andá testeando.

Cuando puedas, caminá. En otras partes del mundo conviene buscar un buen lugar y quedarse esperando. En Asia Central, si te ven caminando tenés muchas más chances de que te frenen, porque entienden que no querés taxi. No siempre es posible, pero si la ruta lo permite es una opción para tener en cuenta.

Parecer extranjeros lo más posible. Hay países en los que no conviene camuflarse con los locales. Para hacer dedo, cuanto más extranjero parezcas, más chances tenés de que te frenen.

Chequear en Hitchwiki. ¿No sabés de lo que te estamos hablando? Es el libro gordo de los autostopistas. Hay info sobre todo el mundo, y es especialmente útil para saber cómo salir de las ciudades grandes. Acá te dejamos algunos links:

Hitchwiki Kazakhstan

Hitchwiki Kyrgyzstan

Hitchwiki Tajikistan

Hitchwiki Uzbekistan

Vocabulario

Si bien cada uno de estos países tiene su propio idioma (kazajo, kirguís, tayik y uzbeco), todos hablan ruso, y en algunos casos -como en Kazajistán o el Norte de Kirguistán- es incluso más común que la lengua local.

Lo que hacemos siempre es llevar una carta traducida al idioma local donde explica quiénes somos, de dónde venimos y por qué estamos frenando autos en la ruta. Es la forma más fácil para que entiendan y se queden más tranquilos. Para traducirla, posteamos unos días antes del viaje en algún grupo de Couchsurfing, por lo general el de la capital del país, y siempre alguien nos ayuda. Muy recomendable. Si preparás una en ruso te sirve para toda la zona.

Algunas palabras en ruso que son clave a la hora de viajar a dedo: 

– Kudá?: en realidad sólo significa “¿a dónde?”, pero alcanza para que te respondan su destino. La frase completa sería Kuda ti idyosh?

– Dengui niet, problema?: para avisarles que no vamos a pagar. “Dengui” es dinero y “niet” es no

– Taxi ni nada: no necesito taxi (esta la vas a repetir cientos de veces)

– Avtostop: autostop

– Sdrasdvuite: hola

– Spasiva: gracias

– Jarashó: bien/bueno

– Krasiva: lindo

– Daroga: ruta

– Priama: derecho

– Nalieva: izquierda

– Naprava: derecha

Viajar a dedo por Asia Central

Sí, debemos confesar que Asia Central fue la parte más dificil desde que empezamos con “Eliminando Fronteras, pero tambien una de las que más esperábamos. Puede que Paul Theroux tenga razón cuando dice que “los viajes sólo son glamorosos cuando se los mira en retrospectiva”. Cuando uno esta en la ruta la mochila pesa, el calor se siente, el polvo bloquea la respiración, el cansancio desanima y la barrera idiomática agota, pero es lo que nos hace sentir vivos. Después de todo, comprobamos una vez más que para viajar sólo se necesitan ganas. Lo demás se consigue. 

LOGOPNG

No dejes que tu viaje sea solo un sueño...
Mock 1

Pasá de la ilusión a la acción con

Un viaje interior 

Todo lo que pasa antes, durante y después de un viaje largo

Toda la info en este link.

¿Te gustó lo que leíste?
¡Sumate a la Comunidad Marcopólica y recibí las novedades en tu mail! ¡Te esperamos!
 Email 

6 Respuestas a “¿Cómo es viajar a dedo por Asia Central? (Kazajistán – Kirguistán – Tayikistán – Uzbekistán)”

  1. Teresa dice:

    Me encantan vuestros post´s, gracias por compartir tantísima información útil y vuestra experiencia. Un saludo desde España, ¡Seguimos con los preparativos!

  2. Gracias chicos… en breve rodadre por alli en bici y la informacion ha sido muy util…. felicitaciones

  3. Estamos a punto de volver a Kazajistán, pero tenemos una opinión muy distinta de los kazajos. En todo momento nos ayudaron, hacer dedo fue muy fácil y nunca nadie nos pidió plata. Eso sí, sólo estuvimos de Astaná para el norte.
    Abrazo grande y ya le contaremos como sigue.

    • Marcandoelpolo dice:

      Chicos! Qué lindo leer estas líneas! Nos alegramos muchísimo de que hayan tenido una experiencia distinta. Nosotros donde más notamos esto fue en Oeste, que hasta los mismos kazajos nos contaban que ellos tratan de evitar esa zona por la mala onda.
      ¡Buenas rutas! Esperamos cruzarlos pronto :)

  4. Alberto meza dice:

    Viaje d un modo distinto, pero los que hicieron es formidable. Yo viaje en bicicleta. Crucè sudan en guerra. Estuve en gaza durante el bombardeo israeli. Sufri la locura del transito en la india, los terribles frios turcos en invierno. Pero todo lo disfruto a la distancia! Dormí en variaas celdas de comisarìas en centroamerica, en muchas mesquitas, con bufalos, con camellos, cabras, caballos.
    Compartí comida coin los mensdigos en el barrio musulman de nueva delhi y gente muy pobre me regaló dinero para seguir… Los soldados israelies casi me matan dos veces y soportè 4 horas de interrogatorio cuando entrè a israel desde jordania porque me encontraron la visa iraní en el pasaporte! Crucè el desierto del negev sin agua! 50 grados de calor!! Y tomè agua de todos los colores! Muchas diarreas! Malaria en africa.. Pero ahora todo lo recuerdo con mucho cariño! Abrazos! Son grandes y maestros!

Deja un comentario